La recaudación por multas cae un 20 % en dos años
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

La recaudación por multas cae un 20 % en dos años

Publicado

el

El esfuerzo realizado durante los últimos años por la Dirección General de Tráfico por incrementar hasta límites insospechables el nivel de control sobre los conductores condujo hasta el año 2010 a un espectacular crecimiento del monto total recaudado por multas. Así, de los 385 millones de ingresos registrados en 2008 se pasó al año siguiente a 472, para alcanzar en 2010 la friolera de 510,5 millones de euros.

Esta tendencia al alza se truncó en 2011, con un descenso del 8,5 % que dejaba la recaudación total en 467 millones. En 2012, los ingresos que las multas representaron para las arcas del Estado alcanzaron la nada desdeñable cifra de 412,7 millones, que sin embargo representa un descenso del 11,7 % respecto al año anterior. Así, en los dos últimos años, el descenso ha sido del 19,2 %.

Hasta aquí unas cifras que, por cierto, no se hacen públicas a través de la web o de los comunicados de la DGT ni del Ministerio del Interior. Las conocemos por el Boletín Oficial de las Cortes Generales, puesto que el diputado Félix Lavilla, del Grupo Socialista, se interesó por el volumen de sanciones impuestas en la provincia de Soria. El Gobierno le respondió por escrito con una tabla donde, además del total recaudado en Soria, aparecía la evolución de la recaudación nacional desde el año 2008.

El origen del descenso
Vistos los datos, toca analizarlos, y es aquí cuando la interpretación puede ser múltiple y variada. Una de las claves que podríamos encontrar para explicar el descenso de la recaudación por multas es la menor movilidad registrada en los últimos años. Sin duda, este factor habrá contribuido, pero ni mucho menos de una forma tan determinante como para explicar la magnitud de la caída. En 2012, por ejemplo, los desplazamientos de largo recorrido cayeron un 4,5 %, cuando la recaudación lo hizo en un 11,7 %. Y eso si analizamos sólo el año pasado, puesto que si comparamos los datos de multas con los de movilidad durante los últimos ejercicios, vemos cómo en 2009 la movilidad creció un 1 %, mientras que la recaudación por multas lo hacía en un 22,6 %; en 2010 la movilidad caía un 1,42 % mientras las multas crecían un 8 %, y en 2011 la relación era de un descenso del 3 % en la movilidad por una caída del 8 % en los ingresos de la DGT en concepto de multas.

Con estos datos no vamos a negar que exista ninguna relación entre recaudación y movilidad, pero en cualquier caso se trata más bien de un tema que puede ayudar o acentuar el cambio de tendencia que se ha producido en los últimos años.

Seguimos, pues, buscando los motivos que han provocado que la recaudación por multas haya pasado de crecer de forma desmesurada a caer de manera evidente. Y vamos a hacerlo con un análisis de las reformas legislativas aprobadas recientemente, todas bajo la dirección de Pere Navarro al frente de la DGT.

La primera de ellas, en julio de 2006, fue la entrada en vigor del permiso por puntos, que tenía como objetivo penalizar a los conductores reincidentes. No tenemos datos de aquella época, así que no podemos valorar cómo influyó en la recaudación su entrada en vigor, pero lo que sí es cierto es que en 2009, cuando todavía no se había aprobado ninguna otra reforma legislativa, las multas crecieron en un 22,6 %, con lo que su efecto disuasorio quedaba en entredicho. Fue en 2010 cuando la tendencia empezó a cambiar, en un año marcado por dos nuevas leyes de gran magnitud. La primera que entró en vigor fue la Reforma de la Ley de Tráfico, que pretendía precisamente agilizar el proceso de recaudación con elementos como la imposibilidad de recurrir por vía administrativa si el conductor se acogía al prontopago con descuento o como la flexibilización hasta extremos insospechables de las obligaciones del Estado para asegurarse la correcta comunicación de la sanción al infractor. Esa reforma, cuyo objetivo era dotar a la DGT de más recursos para hacer efectivo el pago de las multas, no tuvo pues el efecto esperado. Y si no lo tuvo, es posiblemente por la entrada en vigor unos seis meses más tarde, el 23 de diciembre de 2010, de la Reforma del Código Penal en materia de seguridad vial.

Muchas infracciones de tráfico pasaron a ser delito, y a pesar de que se criticó la nueva ley por su carácter recaudatorio, la verdad es que a diferencia de las anteriores añadía castigos mucho más allá de lo meramente económico a los conductores que cometían infracciones. Y fue precisamente al año siguiente, el primero de aplicación de la reforma, cuando la recaudación por multas sufrió un duro revés.

Así pues, está claro que la reducción de la movilidad habrá tenido algo que ver con la caída de la recaudación por multas, pero también han influido una crisis que hace que las cuentas de muchos de nosotros no se puedan permitir el revés de afrontar una sanción económica y el hecho de que según qué infracciones sean consideradas delito, medida que provoca que a los bolsillos más acomodados no les sea tan sencillo como tirar de cartera para financiar sus actitudes al volante.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2065

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos