PUBLICIDAD

La letra… ¿con sangre entra?

Las nuevas generaciones es probable que nunca lo hayáis escuchado, pero los que ya contamos con unos añitos hemos escuchado en más de una ocasión eso de «la letra con sangre entra».

Un viejo dicho que algunos profesores desalmados ponían en práctica, y que parece haberse trasladado hasta la policía de la capital inglesa.

El robo de motocicletas en Londres sigue tan ‘descontrolado’, que al final la policía acaba a golpes con los ladrones.

En este caso, los golpes son desde el coche patrulla, y dirigidos al ladrón motorizado.

La solución, por supuesto, no está libre de polémica. Y es que esta práctica es muy peligrosa.

Ahora bien, pese a las críticas, y ante los resultados (los robos se han reducido más del 40%), parece que seguirán combatiendo los robos con la misma táctica.

Deja un comentario