PUBLICIDAD

La moto eléctrica del futuro de Kawasaki

Kawasaki Heavy Industries es un gigante industrial que construye desde un submarino hasta un helicóptero, pasando por un tren bala o una turbina de avión. Sí, también fabrican motos, pero es solamente la pequeña punta de un enorme iceberg. Y se permiten el lujo de fabricar cosas como ésta, y de bautizarla con nombres exóticos. «J», como el agente de la conocida película «Men in Black».

Lo que se pudo ver en el pasado salón de Tokio fue la avanzadilla de lo que la marca verde pretende, aplicar la tecnología de su gran grupo industrial a las motos. Así se pudo ver el proyecto J, una moto de tres ruedas –en realidad cuatro- de 17 pulgadas, con dos delanteras y una trasera gemela, que más bien parece más una mantis religiosa que una moto.

PUBLICIDAD

La Kawasaki J es una idea de moto de tres ruedas –por llamarlo de alguna manera- de ergonomía transformable, como aquella Yamaha Morpho de mediados de los ochenta. Esta tres ruedas puede variar la posición de sus manillares y estriberas para que el piloto pase de estar sentado como en una naked –modo urbano- a estar estirado sobre la moto, como en una deportiva –modo sport-. En realidad la moto se “estira” y se aplana, gracias a sus suspensiones electrohidráulicas, que varían su extensión y su ergonomía. No se parece en nada a una moto puesto que la doble rueda anterior trabaja sobre brazos oscilantes independientes, y el manillar no es tal, sino dos extensiones de las ruedas delanteras.

Interesante echar un vistazo a la rueda trasera gemelaNo tiene eje, ya que usa el concepto aplicado por el preparador Sbarro hace ya un par de lustros. ¿Y el motor? Pues deberá ser un motor eléctrico movido por una batería Kawasaki Gigacell, un tipo de batería que ya se usa en los tranvías Swimo de la marca. En la galería de fotos que os ofrecemos puedes fijarte en todos sus detalles, como el «depósito de energía» bautizado como Kawasaki Energy Tank.

PUBLICIDAD

Te preguntarás dónde están los faros o los pilotos posteriores. Los faros están en los brazos del sistema de suspensión anterior, dos estilizadas y delgadas filas de diodos led que pasan prácticamente inadvertidas. En cuanto a los pilotos posteriores también son de led y están situados entre las dos ruedas gemelas posteriores. El único elemento común con una moto actual es el sistema de frenado compuesto por discos lobulados y pinzas de freno de anclaje radial. 

La verdad, si construyen un prototipo funcional yo no me subiría en ella. ¿Y tú?

PUBLICIDAD

La J es un curioso prototipo que nunca veremos rodar. ¿O a lo mejor sí?

Deja un comentario