La Honda CTX 700 es una chica fácil
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

La Honda CTX 700 es una chica fácil

Publicado

el

La más rápida de reflejos para el recién estrenado carnet A2 –en Europa– ha sido Honda, ya que ha sido prácticamente la única marca que ha creado un buen montón de modelos –NC 700, CB 500, desdoblados en tres modelos cada uno– en un par de años. La última de estas creaciones pensadas para el A2 es la familia de motos que hoy probamos. Y así es, porque la CTX nació como una moto fácil y asequible para el mercado americano, sencilla de pilotar, sencilla de mantener, sin olvidar el estilo cruiser custom que tanto gusta allí.
 
Puede que sea una de las familias más extrañas desde el punto de vista del conductor europeo, una familia formada por modelos tan llamativos como la Goldwing F6B o la inminente CTX 1300. Su particular configuración, al más pulo estilo USA, posee unas reconocibles señas de identidad, como su asiento y trasero muy bajos, una alargada distancia entre ejes y el original diseño caracterizado por un semicarenado coronado por un minúsculo parabrisas y, sobre todo, unas compactas maletas perfectamente integradas en la carrocería.
 
La más asequible de todas éstas es la nueva CTX 700 que hoy os presentamos, una versión mucho más económica, que mantiene el mismo estilo y clase de las dos primeras, con una tecnología más asequible, aunque no por ello menos avanzada.
 
La CTX utiliza la base de las ya conocidas Honda NC, el motor bicilíndrico en línea transversal de 670 cc –4T, LC, DOHC, 8V, PGM-FI–, con los cilindros inclinados 62º hacia delante, pero no comparte chasis, ya que en esta CTX no existe el hueco para guardar el casco –sólo hay una pequeña guantera–, y el depósito de combustible está colocado en la posición habitual, no bajo el asiento, como en las NC. Suspensiones, instrumentación, frenos y algunos otros componentes sí son compartidos con las NC.
 
La CTX 700 es, ante todo, una moto fácil. Muy bondadosa con el conductor, al ofrecerle una posición de conducción que por la colocación de todos los elementos que intervienen nos recuerda muchísimo a una custom. Como en ellas, el puesto de mandos es muy espacioso y acogedor, gracias a un asiento con una banqueta enorme, un mullido cómodo y unas formas ergonómicas que nos sujetan y mantienen muy estables en marcha. El manillar, que se asemeja al típico cuerno de vaca, es especialmente amplio, pero, aunque es un dos niveles, no está colocado a mucha altura y se inclina hacia el conductor, lo que nos hace llevar los brazos algo abiertos pero en una postura muy natural.
 

Baja y cómoda

Otro detalle muy al estilo custom son las estriberas, que se encuentran muy adelantadas respecto al asiento, lo que nos obliga a llevar las piernas bastante estiradas y relajadas, una posición que nos invita a recorrer grandes distancias sabiendo que el cansancio no hará mella en nosotros.
 
Desde el puesto de mandos, la CTX da la sensación de ser una moto muy baja y larga entre ejes. Lo segundo quizás sea cierto, pues su asiento está a sólo 720 mm del suelo (gracias a que el depósito de gasolina se ha desplazado a su posición natural), pero lo primero, si nos fijamos en los datos proporcionados por Honda en su ficha técnica oficial, veremos que no es del todo exacto. En lo que se refiere a la batalla, la CTX es sólo 5 mm más larga que por ejemplo la NC 700 S, lo que no es una diferencia considerable. A pesar de ello, el peso está tan bajo y centrado en nuestra invitada, que la sensación de estabilidad es enormeademás, no tiene una geometría de dirección especialmente abierta y el efecto palanca de su ancho manillar es brutal, por lo que podemos hablar de una moto con una facilidad de conducción y comportamiento excelentes a ritmo pausado. Resulta obvio que se trata de una moto para tomarse las cosas con calma, no es amiga de las prisas y, aunque su paso por curva es muy estable, su escasa distancia libre al suelo es tan reducida, que los estribos tocan con demasiada facilidad a la que aceleramos un poco el ritmo. Pese a todo, conducirla es todo un placerla conducción desde el manillar, además de muy fácil y cómoda, es totalmente aconsejable, no necesita de grandes esfuerzos para dirigirla al vértice de la curva y, una vez dentro de ésta, podremos mantener una trayectoria fluida y constante sea cual sea su radio.
 
Las suspensiones, que respetan los recorridos iniciales que podemos encontrar en el resto de los modelos de la familia NC, tienen un tarado de serie bastante blando: la suavidad de compresión de la horquilla, sumado a la progresividad del Pro-Link, brinda la sensación de circular sobre algodones. Sólo en algunas ocasiones hemos podido detectar cierta brusquedad en el amortiguador posterior al extenderse.
 
Para frenar sí cuenta con el mismo material que las NC, con un disco delantero y otro trasero, lobulados de 320 y 240 mm, dotado de ABS pero sin frenada combinada. Tanto si accionamos el pedal como la maneta, el tacto es de calidad y bastante preciso a la hora de sacar el máximo potencial a sus pinzas Nissin de dos y un pistón respectivamente.
 
Si por algo destaca este funcional propulsor bicilíndrico, es por su solidez, fiabilidad y economía de mantenimientoComo es sabido, tiene un escaso régimen de uso y su corte de encendido llega un poco pronto, pero a pesar de ello es innegable que tiene su encanto y sentido en una moto con la filosofía de la CTX, una moto tranquila y fácil. Su buen comportamiento y respuesta en bajos y medios la convierten en la mecánica perfecta para una moto que por cilindrada y concepto se encuentra en las categorías de iniciación, pero si además equipa el DCT, la conducción es aún más simple. Pocas cajas de cambios pueden aunar la facilidad de manejo y la polivalencia con tanta naturalidad como el DCT. Gracias a él, en la CTX podremos realizar un abanico de conducciones muy amplio, desde una tranquila y supersimple escogiendo una de las modalidades totalmente automáticas (D y S) hasta otra de tipo manual-secuencial si nos queremos divertir un poco en tramos revirados subiendo y bajando marchas y aprovechando un poco más la retención del motor.
 
La firma del ala dorada parece haber dado con una nueva fórmula que, si bien es cierto que no está llamada a ser un fenómeno de masas, hay que reconocer que tiene su encanto y puede ser la respuesta a las necesidades de un target de usuario muy concreto. Es como una custom, pero con un dinamismo y comportamiento muy superiores a estas últimas.

 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos