PUBLICIDAD

La Ducati da miedo… y la de 2022 aún dará más

Triplete histórico de Ducati en un circuito de los que no le eran favorables a priori… A estas alturas nadie duda de que la Desmosedici es la moto a batir, y ya no solo en aquellas pistas con largas rectas. Las motos italianas ganan en cualquier circuito y condición, y con diferentes pilotos.

Las anteriores GP eran conocidas por su potencia y velocidad punta, pero también por ser difíciles de domar y por no ser muy fáciles de llevar en circuitos sinuosos. La que hemos visto estos últimos años sigue siendo la moto que más corre y acelera, pero también es mucho más manejable.

Incluso los novatos, como Enea Bastianini, Luca Marini o especialmente Jorge Martín, han demostrado que la moto italiana ya no es un hueso duro de roer.

Antaño, un piloto de conducción fina y precisa como es Jorge Lorenzo se encontró con una moto muy ruda, pero a base de peticiones a fábrica consiguió ganar carreras, justo en el momento que Claudio Domenicali ya había decidido prescindir del mallorquín. Sin embargo, la moto inició entonces una evolución de cara a hacerla más manejable que no ha cesado.

Así lo contó Jack Miller en Valencia:

“Si echamos la vista atrás, la historia de dificultades es muy larga, pero ahora tenemos una moto que va bien en todos los circuitos”, admite Miller. “Hace algunos años era una moto complicada, pero ahora todos los pilotos quieren tener esta moto. Es fantástico formar parte de tan importante evolución”.

Respecto a por qué estas Ducati 2021 han logrado el triplete este año en Valencia, Miller dice que:

“La moto no ha variado mucho respecto a la de 2020, sólo hemos cambiado los ajustes”, explica. “El año pasado las condiciones no eran muy buenas aquí, quizás por eso este año hemos ido algo más rápido. Hay muchas variables para entender esas diferencias”, cuenta, e insiste: “La moto no ha cambiado drásticamente desde el año pasado”.

“Este fin de semana no funcionaron los ajustes del año pasado y volvimos a los de Portimao, sin tocar nada más, tan sólo un par de reglajes. Nos hemos sentido muy cómodos con la moto: no hay que hacer muchos ajustes, funciona bien todos los fines de semana”, dice el australiano, y remata: “En 2022, cuidadito con nosotros…”, avisa.

Porque si esta Ducati da miedo… la de 2022 aún dará más, según Jack:

“He probado algunas de las nuevas piezas en el test de Misano, así que el resto de fabricantes ya se pueden poner a temblar… es algo que ya corre como la pólvora por el paddock”, concluye el de Townsville.

Sigue el Mundial de MotoGP en DAZN

Deja un comentario