PUBLICIDAD

La carretera no es un circuito ¡cuántas veces lo hemos dicho!

En el titular lo dejamos claro, las carreteras son para conectarnos de un sitio a otro y si se quiere correr o retar a los amigos a una carrera, están los circuitos. No parecen tenerlo muy claro los protagonistas de este vídeo que, el primero a lomos de una Ducati Monster y el segundo en un Ariel Atom, se pican de forma amistoso por una carretera de curvas excediéndose considerablemente de la velocidad permitida.

En estos casos siempre existe un riesgo, y el riesgo llega cuando, saliendo de una curva, el de la Ducati se encuentra de frente con un coche parado incompresiblemente en medio de la carretera. Por suerte, el primero invadiendo el carril contrario y el segundo por el arcén, consiguen sortear al vehículo.

Evidentemente, el coche no debe estar parado en medio de una carretera con tantas curvas, pero si hubieran circulado a menor velocidad, los dos amigos no se hubieran llevado un susto tan grande.  

¡Gas y cabeza!

Deja un comentario