La aventura continúa
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

La aventura continúa

Publicado

el

Yamaha peesentó la nueva Ténéré el pasado mes de abril en Marruecos, un escenario muy apropiado debido al hechizo de sus paisajes y a la variedad de carreteras y pistas que ofrece. De aquella primera toma de contacto recuerdo que se probó una moto extraordinariamente polivalente, acertada, estética, funcional y fácil; sobre todo fácil.

Ahora que hemos tenido la oportunidad de rodar con ella en nuestro ambiente, la idea de Marruecos se ha confirmado y entran ganas de volver al norte de África para recuperar el sentido de la libertad del que cada vez es más difícil empaparse en la vieja Europa…

La nueva Ténéré destaca por su facilidad de conducción más que por sus prestaciones, antepone el sentido práctico a las sensaciones, se desenvuelve con sorprendente facilidad en cualquier ambiente, incluyendo el tráfico urbano, donde se muestra una moto muy manejable, pero excesivamente alta de asiento.

Heredando el motor de la familia XT, un monocilíndrico con culata de cuatro válvulas, SOHC, inyección electrónica y cárter seco, al que se le ha modificado el sistema de escape y el airbox, se abre una nueva etapa en la familia Ténéré.

Nacida en 1983 y con clara inspiración africana, la Ténéré de 2008 está condicionada por un motor limitado en cuanto a prestaciones y con un escape de doble salida que supedita la altura del asiento -bajo él sólo queda espacio para la bolsa de herramientas. En cuanto al comportamiento del motor, los responsables de Yamaha
anteponen el sentido práctico y la fiabilidad a una moto a la que le falta algo de punch en la parte alta del cuentavueltas para hacerla un poco más excitante. Con los 48 CV de potencia se queda por debajo de sus rivales.

Tiene una buena dosis de par motor (más que en las XT), nos invita a conducir con marchas largas (el cambio tiene buen tacto) y se muestra suave y elástico, pero sería más divertida si entre las 5.000 y las 7.000 rpm fuera más briosa. Si tuviera algo más de patada, permitiría llegar más deprisa entre curva y curva y sería una moto más divertida.

En realidad, tiene las limitaciones propias de un monocilíndrico; de montar un bi, tendría mejores prestaciones, pero también sería más voluminosa y más cara.

(Sigue leyendo en Solo Moto número 1.671)

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos