Connect with us
Publicidad

Comparativos

Kymco Super Dink 300i ABS – Sym Maxsym 400i: De buenas familias

Publicado

el

Este comparativo lo protagonizan dos de los fabricantes de scooters más importantes de Taiwán, ambos cuentan con dos numerosas y completas gamas que incluyen multitud de modelos de las más diversas y variadas tipologías. Durante años, uno prácticamente ha calcado los movimientos del otro, dando lugar a una tremenda pero sana rivalidad, gracias a la que hemos podido ver en muchas ocasiones los enfrentamientos más interesantes del mundo del scooter. Dicha rivalidad gana en expectativa y magnitud cada año que pasa; en estos momentos se centra en la categoría media del mercado del scooter, donde ambos participan con modelos real­mente interesantes que pasamos a presentaros a continuación.

Los contendientes
La llegada del Kymco Super Dink 300i a nuestro mercado en 2010 fue todo un impacto, rompía con lo establecido hasta el momento en el segmento de los gran turismo de cilindrada media. Su concepto, a medio camino entre un 250 c.c. y un 400 c.c., le sirvió para hacerse con el beneplácito de un montón de seguidores que encontraron en la fórmula que ofrecía el compromiso perfecto para sus desplazamientos diarios.

El caso del Maxsym 400i, su rival de hoy y motivador de este comparativo, es algo distinto. Para comenzar, apuesta por una cilindrada y un estilo que a la mayoría les puede resultar más familiares. Son muchos los que afirman que existen muchas similitudes con todo un coloso de la cilindrada como el Suzuki Burgman 400i, lo que, de ser cierto, tampoco podría ser considerado un inconveniente, pues todos sabemos de las excelencias del scooter japonés. Lo cierto es que las similitudes entre ambos saltan a la vista, pero también lo es que Sym ha trabajado muy duro para igualar e incluso superar, en muchos aspectos, al Burgman 400i.

Potencia de sobras
Nuestros rivales de hoy son de ese tipo de scooters que no se conforman con circular exclusivamente por ciudad. Aunque obviamente su comportamiento urbano es del todo correcto, limitar sus excelentes cualidades únicamente a este medio sería un gran error.

Para comenzar, poseen dos motores geniales tanto en lo que se refiere a su respuesta como en todo lo que tiene que ver con prestaciones. Los dos monocilíndricos desarrollan unas potencias que se sitúan sobre los 30 CV que, como pudimos comprobar, fueron más que suficientes para mover con bastante soltura y sin apenas esfuerzo sus corpulentas carrocerías. De hecho, sorprende muy especialmente el caso del Super Dink, que a pesar de su algo menor cilindrada no mostró el menor signo de inferioridad ante todo un 400 c.c. como el Maxsym.

Para ello echa mano de un explosivo motor con una aceleración brutal para tratarse de un scooter, además, es algo más ligero, por lo que debe arrastrar bastante menos peso en los metros iniciales. Su transmisión en muy progresiva y sin grandes saltos, lo que le permite salir muy rápido desde parado, disfrutando en todo momento de un empuje muy lineal y sin apreciables perdidas de potencia. Peca de cierta brusquedad, especialmente en el primer golpe de gas que, sumado a su notable retención al soltar el acelerador, hacen que el Super Dink sea algo desagradable de conducir a poca velocidad.

En el caso del Maxsym nos encontramos ante un propulsor de respuesta algo más suave, aunque igual de eficiente a la hora de restar tiempo al crono en las aceleraciones. Algo que se aprecia desde el primer momento es que vibra bastante menos que el de su rival y, aunque el sistema de transmisión no está tan escalonado como el del Kymco, nos obsequia con una entrega mucho más dulce y con un tacto de acelerador más agradable.

Ambos son capaces de lograr grandes cosas, sin ir más lejos, de alcanzar velocidades muy superiores a las máximas permitidas en autopista, lo que nos da a entender que estamos ante megascooters capaces de realizar desplazamientos de largo recorrido a diario, sin pestañear.

En perfecto equilibrio
De hecho, el que piense que podrá disfrutar de ellos los fines de semana, realizando largos paseos por carretera o, por qué no, darnos alguna que otra alegría de vez en cuando en una revirada carretera de curvas, está totalmente en lo cierto. Y es que en lo referente al comportamiento, estamos ante dos de las mejores opciones que podemos encontrar hoy en día en la categoría media de los scooters GT. Kymco y Sym han desarrollado una excelente fórmula basada en dos robustos bastidores multitubulares, especialmente reforzados en su zona central, y cuyo comportamiento pretende alcanzar la máxima rigidez a la torsión y estabilidad posible. Para ello, se les ha otorgado una distancia entre ejes muy destacable (en los dos, superior a los 1.550 mm), se ha intentado situar el centro de gravedad lo más cercano al suelo y, en lo que se refiere a las ruedas, se han seleccionado unas llantas de buena altura (14 y 15 pulgadas delante y 13 y 14 pulgadas detrás), acompañadas por unas gomas de gran sección que, en el caso del Maxsym, además son de tipo radial. Por si fuera poco, la horquilla telehidráulica del Sym dispone de anclaje doble tija, lo que le confiere al tren anterior una mayor precisión de movimientos y, sobre todo, proporciona en todo momento a su conductor una mayor información de lo que le sucede a la rueda delantera.

Comparativamente, el Maxsym disfruta de un mayor aplomo en lo que se refiere al eje anterior. Esto nos hace sentir más seguros en la entrada de las curvas y en plena inclinación, al poder realizar una conducción más suave y, en ocasiones, sorprendentemente rápida.

El caso del Super Dink es algo distinto, su eje anterior es algo más liviano y parece cargar bastante más peso en los cuartos traseros que el Sym, que nos dio la sensación de tener el peso mejor repartido.

Distintas posibilidades
En cuanto a las suspensiones, ambos scooters están muy bien trabajados, llegan con muy buenos materiales y soluciones muy aptas para todo tipo de usos, aunque cada fabricante ha optado por un reglaje de serie algo distinto. En cuanto a la carrera no hay mucho que decir, los dos poseen horquillas y amortiguadores con recorridos considerables (rondan los 100 mm en cada eje), que por mucho que lo intentamos no llegaron nunca a su máxima compresión. Esto se debe a un reglaje de serie bastante consistente en los dos. Es cierto que las suspensiones del Maxsym reaccionan de forma algo más bondadosa, en especial en asfalto más bacheado, donde comprimen con un poco más de progresividad que el Super Dink. Las suspensiones del Kymco son un poco más recias, reaccionan con mayor severidad ante los baches y quizás no se comporten con la comodidad de las utilizadas por el Maxsym, pero os podemos asegurar que mantienen las ruedas pegadas en el asfalto en todo momento para disfrutar al máximo de una conducción, en ocasiones, considerablemente deportiva. Ese sería el resumen, que las del Sym son más confortables, mientras que el Kymco se muestra claramente más sport.

Seguridad
Uno de los aspectos más cuidados de nuestros invitados es el de la frenada. Debido al volumen, peso y las tan altas prestaciones que son capaces de desarrollar, es prácticamente imprescindible que disfruten de unos dispositivos de frenada capaces de detenerlos en el menor espacio de tiempo y, cómo no, con la mayor seguridad posible.  Mientras Kymco se decanta por la solución habitual al montar únicamente dos discos, Sym, dado el mayor tamaño y peso, ha decidido proporcionar a su Maxsym una combinación de tres discos.

Los del Super Dink son de 260 y 240 milímetros con pinzas de dos pistones para cada uno de ellos, mientras que el Maxsym disfruta de dos discos delante de 275 mm acompañados por unas impresionantes pinzas de dos pistones de anclaje radial y, detrás, un tercer disco de 275 mm que se conforma con pinza convencional de dos pistones.

Por si fuera poco, el scooter de Sym llegará con frenada combinada de serie, mientras que en el caso del Super Dink, por un poco más de dinero, podremos escoger la unidad con sistema antibloqueo de frenada (ABS) como la que participó en este comparativo.

Como podéis imaginaros, en ninguno de nuestros invitados vamos a echar en falta una mayor dosis de potencia, es cierto que, comparativamente, el Super Dink posee un mayor mordiente y la acción de las pinzas de freno es mucho más directa, por lo que puede dar la sensación de que frene un poco más, pero en la práctica no es del todo cierto. También ha que destacar que ambos scooters lleguen con latiguillos metálicos inextensibles, ya que ellos son los directos responsables de su magnífico tacto y la extraordinaria capacidad de dosificación que poseen.

Sea como sea, los dos son muy buenos frenadores, debido también a que sus chasis y suspensiones son capaces de soportar el gran poder de retención de sus frenos sin descomponerse, lo que obviamente le confiere una mayor efectividad.

Gran protección
Nuestros invitados lo tienen todo para disfrutar del placer de circular sobre dos ruedas, no sólo por todo el esfuerzo realizado en el apartado técnico, sino también, como veremos a continuación, por su cuidado diseño y nutrido equipamiento.

Para comenzar, como todo buen GT que se precie de serlo, deben ser capaces de proporcionar a su conductor las máximas comodidades para realizar el mayor número de kilómetros sin que aparezca el cansancio. Uno de los puntos más directamente relacionados en este aspecto es la protección aerodinámica, sin lugar a dudas una cualidad que nuestros invitados tienen muy bien desarrollada.

En los dos casos se ha sabido conjugar a la perfección una buena protección para el conductor con unas formas que no afecten excesivamente al coeficiente aerodinámico del scooter. Los escudos (especialmente envolvente el empleado por el Super Dink) y los parabrisas de ambos forman un binomio casi perfecto que nos mantendrá perfectamente a salvo de la lluvia, la incidencia del viento e incluso la suciedad. El nivel de protección no solamente es muy destacable en la parte superior del cuerpo, la buena labor realizada se extiende hasta la parte baja del escudo, donde por su amplitud, nuestras piernas disfrutarán de una protección aerodinámica prácticamente igual de buena.

Posición de conducción
Como buenos GT, la posición de conducción es uno de los puntos más importantes de nuestros invitados, disponer de un asiento amplio, espacioso y confortable es un requisito imprescindible al que ninguno de ellos puede renunciar. Verdaderamente ambos participantes están muy bien dotados en este aspecto, debido a que su diseño logra una interesante triangulación entre manillar, asiento y plataforma reposapiés.

De los dos, el Maxsym es el que nos obsequia con una posición de conducción más espaciosa a todos los niveles, con un asiento con apoyo lum­bar, regulable, con un acogedor mullido, muy ergonómico y de muy buenas proporciones. Su manillar, muy amplio, está un poco más alejado que el del Kymco, y su plataforma, situada un poco más baja, lo que al contrario que el Super Dink nos deja estirar bastante más cómodamente las piernas.

El maxiscooter de Kymco tiene una posición de conducción un poco más particular. Para comenzar su asiento dispone de un mullido más reducido, especialmente por la parte anterior. Del mismo modo también resulta bastante más ancho, lo que nos obliga a abrir excesivamente las piernas en los semáforos y, al mismo tiempo, llegar con mayor dificultad al suelo. Su baqueta es más corta y nos hace ir sentados más cercar del manillar y con los brazos más recogidos. Por otro lado, también dispone de apoyo lumbar, aunque no nos sujeta con la misma comodidad que en el caso del Sym, que es un auténtico lujo en este apartado. En cualquier caso estamos buscándoles las pegas a ambos, porque se trata de modelos sumamente confortables, que no ofrecen inconvenientes en este aspecto en el día a día.

Equipamiento de lujo
Un aspecto muy interesante de nuestros invitados, en especial para lo que gustan del mayor número de exquisiteces posibles, es el asombroso equipamiento que nos ofrecen de estricta serie. Está claro que éste es uno de los puntos más importantes en los scooters de esta categoría, pero hay que reconocer que, a pesar de ello, nuestros invitados nos ofrecen un plus añadido.

Obviamente uno de los detalles más valorados es el cuadro de instrumentos que, en ambos casos, son muy destacables. Los dos siguen la misma arquitectura (dos esferas y pantalla de cristal líquido multifunción), aunque en cuestión del diseño el Kymco se decanta por una línea muy deportiva pero sobria, y el Sym, por un mayor colorido con un buen número de cromados que aumenten la sensación de lujo.

Como ya hemos dicho, el nivel de información es realmente bueno en los dos, aunque quizás el Sym nos presenta una imagen un poco más ordenadaal agrupar sus numerosos testigos luminosos en un punto concreto y no situarlos de forma algo más anárquica dentro de las esferas del cuentavueltas y el velocímetro, como sucede en el caso del Super Dink.

Lujos tendremos los que queramos en nuestros invitados, gozaremos de detalles tan buenos como las manetas regulables, el freno de estacionamiento del Sym, tomas de corriente e incluso de USB en el caso del Maxsym. La verdad es que no falta prácticamente de nada en nuestros invitados.

Buena capacidad
Si de lo que se trata es de proporcionar las máximas comodidades posibles, qué hay más cómodo en un scooter que poder llevar el máximo número de objetos con nosotros o, al llegar a nuestro destino, no tener que llevar el casco encima. Pues bien, nuestros participantes poseen unos habitáculos bajo el asiento con capacidad (más o menos ajustados) para dos cascos integrales; todo un lujo.

Además, para poder guardar objetos de menor tamaño, también se han dispuesto una serie de guanteras (tres en el Sym por una sola en el Kymco) que nos facilitarán un poco más las cosas.

Son muchos los detalles que se nos quedan en el tintero, muchos los detalles capaces de sorprendernos y que, por cuestión de espacio, no podemos descubriros. De todos os hemos dado argumentos más que suficientes para que, como mínimo, tengáis al Maxsym y al Super Dink en vuestra mente. Aunque si por algún motivo todavía queda alguna duda, únicamente tendréis que va­lorar todo lo que nos ofrecen al precio que lo hacen. ¿No es para pensárselo?

 

Kymco Super Dink 300i
A favor
Protección aerodinámica
Relación calidad-precio
Respuesta mecánica
Frenada ABS
Prestaciones
En contra
Espacio bajo asiento
Dureza asiento
Espacio pies
Sym Maxsym 400i
A favor
Comportamiento en carretera
Equipamiento de serie
Capacidad de carga
Confort de marcha
En contra
Movilidad en parado
Acceso pasajero

Artículo publicado en el número 150 de Solo Scooter

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.045

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos