Kymco Agility City 125 Euro 4: Mucho mejor
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Kymco Agility City 125 Euro 4: Mucho mejor

Publicado

el

Kymco ha decidido poner al día tecnológicamente y actualizar con un es­pectacular restyling a su sencillo y resultón Agility City, un cambio de tal magnitud que prácticamente podemos decir que es un scooter nuevo.

Aunque los cambios estéticos son bastante aparentes, la esencia del Agility City de primera generación, nacido en 2009, sigue muy presente en esta nueva versión. En la vista frontal destaca el faro situado en el escudo, con una forma que recuerda a la anterior versión, aunque con un tamaño algo mayor y con mejores acabados (la bombilla halógena es una HS1 en lugar de la actual H4). Además, dispone de unas luces de posición de tres leds situadas en el mismo espacio que los intermitentes.

Los últimos diseños de la marca coreana son obra del estudio italiano Arkema, capitaneado por Massimo Zaniboni, y eso se nota. El Agility City es una de sus obras; ahora tiene un aspecto más actual, con líneas muy angulosas y una carrocería con mayor volumen, un diseño que resulta también más elegante y con mayor presencia. Sin embargo, el tamaño es más reducido que en la anterior versión, ya que gracias al nuevo bastidor, la distancia entre ejes se ha reducido 15 mm –1.355 en lugar de 1.340 mm–, aunque la longitud máxima crece en 5 mm.

También se le ha dotado de una mayor capacidad de carga bajo el asiento –un 75 % mayor, 28,5 l– gracias a una llanta trasera de 14” en lugar de la actual de 16. Aun y así no cabe un casco integral pero, para solventarlo, de serie viene equipado con un baulete trasero Shad –con una llave diferente–. El espacio extra bajo el asiento también se ha logrado desplazando el depósito de gasoli­na, que pasa de la parte trasera a estar bajo la plataforma –con entrada por el contraescudo–.

Ello mejora el centrado de masas y ha permitido un aumento en su capacidad del 16,6 %, hasta los 7 litros. El nuevo reparto de pesos es ahora de un 40 % delante y un 60 % detrás, en lugar del 38 % y 62 % del Agility City anterior

Otro cambio se ha producido en la ergonomía, con un asiento más acolchado situado más alto (820 mm), que permite ir sentado con las rodillas a 90º –ahora quedaban flexionadas–. Pero se hace buen pie igualmente, ya que el arco del asiento es más redondeado. Otro buen detalle son estriberas escamoteables para el pasajero, con mejor apoyo.

Más ergonómico


Una curiosidad es que en este nuevo Agility City parece que haya más espacio para las rodillas, pero la marca declara que no hay tal cambio… Más detalles interesantes son un gancho portabolsas y una pequeña guantera con llave y toma de 12V.

Por cierto, el que se haya cambiado de llanta hace que también los amortigua­dores de atrás dispongan de una carrera 6 mm mayor. Eso sí, tanto estos como la horquilla –con barras de 33 mm y una carrera de 95 mm– han cambiado su tarado interno para nuestro mercado a petición expresa de Kymco España, que busca con ello un comportamiento más suave ante las irregularidades del piso; en el caso de la horquilla se ha cambiado el muelle.

Y para terminar este análisis de la parte ciclo, hablaremos del cambio más importante y que le da sentido a todo este restyling: los frenos. Y es que el sis­tema recibe ahora, y a consecuencia de la nueva homologación Euro 4, frenada combinada. Pero Kymco no se ha quedado a medias tintas y ha ido a buscar el referente de uno de los mejores CBS del mercado, si no el mejor. La marca a la que Kymco emula no la diré, pero sí diré que se trata de una japonesa que basa su sistema en una pinza de tres pistones en el tren delantero y una de dos pistones para el trasero.

¿El funcionamiento? Cuando apretamos la leva de freno derecha, es decir, la del freno delantero, la pinza delantera frena con los dos pis­tones exteriores, mientras que si apretamos la leva izquierda, la del freno trasero, entonces la pinza posterior actúa con sus dos pistones y el pistón central de la pinza delantera también frena (la frenada se reparte en un 65 % delante y un 35 % detrás cuando apretamos la leva izquierda). Hay que reconocer que la frenada con esta leva resulta muy segura y muy efectiva. Poniéndola a prueba pudimos notar cómo el tren trasero llegaba a bloquear la rueda mientras que el delantero todavía seguía rodando.

Más ecológico
 

La obligatoriedad de la entrada en vigor de la Euro 4 el 1 de enero de este año ha obligado a modificar el motor de manera muy notable; tanto, que no solo supe­ra la Euro 4, sino que tiene un nivel de emisiones muy por debajo de las exigidas por Bruselas –emite un 45 % del CO máximo permitido, un 38 % del nivel máximo de hidrocarburos y un 50 % del máximo permitido de óxido de nitrógeno–. Estos extremadamente bajos niveles de emisiones contaminantes los logra gracias a la adhesión de un nuevo sistema de alimentación por inyección electrónica, firmada por Synerject, y a la de un catalizador de tres vías.

Estas incorporaciones acostumbran a ir de la mano de una considerable caída de las prestaciones. Sin embargo, en este caso la caída ha sido prácticamente nula; no llega a perder ni medio caballo de potencia respecto a la versión Euro 3, y el par motor ha caído de los 9,3 a los 9 Nm. Eso sí, tanto para lograr la cifra de potencia máxima como la de par máximo el régimen de giro aumenta en tor­no a las 1.000 vueltas. Aunque también es cierto que al disponer de inyección electrónica, la curva de potencia resulta más lineal que antes, al eliminar los característicos valles de potencia que aparecen en los motores con transmisión automática y alimentados por carburador.

Otro elemento a favor de la nueva planta motriz y de la incorporación de la inyección es el considerable descenso en el consumo. Ahora Kymco anuncia un consumo medio de 2,6 litros a los 100 km, un 21% menos que antes, lo que le otorgaría una autonomía teórica de 270 km.

Así pues, motor, parte ciclo y estética se han mejorado de manera sustancial en esta nueva generación del Agility City 125, lo que obliga a que el precio también aumente ligeramente, y se sitúa actualmente en los 2.199 euros (con seguro a todo riesgo el primer año y financiación a medida), 200 euros más que el modelo Euro 3, que, por cierto, se seguirá comercializando durante este año.

Con este precio, el restyling, el menor consumo y la mayor autonomía, no cabe duda de que el nuevo Agility City Euro 4 va a dar guerra en el mercado

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2051

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos