KTM 250 EXC-F, con ella volvió el título
Connect with us
Publicidad

Off-Road

KTM 250 EXC-F, con ella volvió el título

Publicado

el

Cuando KTM mostró sus novedades de motocross y enduro para 2013, la marca apuntaba a título en la mayoría de las especialidades y categorías en las que participa de forma oficial. Ninguno de sus pilotos era todavía campeón del mundo, aunque, visto lo visto, era sólo cuestión de tiempo. Una de estas coronas, la de Enduro 1, se la adjudicó en Suecia Antoine Meo, y es precisamente la base de la moto con la que el francés ha debutado como piloto naranja la que se ha convertido en la estrella de este número posvacacional de Solo Moto Off Road.

Como ya apuntamos tras la primera toma de contacto, la 250 EXC-F no es una moto que haya recibido cambios espectaculares este año, aunque sí un buen paquete de mejoras que le han permitido dar un notable paso adelante. Su motor ha ganado en bajos, es muy dulce y regular en todos los regímenes y el rendimiento del chasis y de las suspensiones es realmente bueno -mejor que en sus antecesoras-, a la vez que conserva ese punch de carreras y esa ligereza que la vienen caracterizando desde sus primeras versiones.

Dulzura y progresividad
Empezando por el motor, es sabido que la inyección electrónica Keihin no es nueva y ya hemos tenido toda esta temporada para conocerla a fondo, después de que el año pasado se convirtiera en el sistema de admisión de todos los modelos de 4T de KTM; sin embargo, en este caso le da un carácter muy especial al propulsor de 250 c.c. Además de la extrema suavidad y de un funcionamiento especialmente redondo, el motor consigue una progresividad que resultaba más difícil de lograr cuando el pequeño de los motores de las EXC-F montaba carburador. Tras mencionar este aspecto, la verdadera novedad del modelo por lo que respecta al motor se encuentra en los nuevos cárteres, fabricados en fundición a presión, en lugar de los habituales producidos en moldes de arena. Esta innovación, que comparte con su hermana 350, permite aumentar la resistencia de la base del motor y consigue algo tanto o más importante en esta categoría: rebajar de peso y la cantidad de material utilizado. Por si fuera poco, la aleación de metales utilizada resulta más duradera y consigue un rendimiento superior.

En el momento en el que los dos aspectos anteriormente comentados se trasladan a la acción, el resultado es un motor especialmente suave de repuesta, con un tacto del gas muy sensible –tanto, que si se acciona con demasiada brusquedad, el motor tiende a calarse- y con una capacidad para subir de vueltas de primer nivel. En frío le cuesta un poco aguantar el ralentí, pero en cuanto gana temperatura esta tendencia desaparece por completo y surgen todas sus bondades; es muy lleno en la parte media y alta del arco de potencia y tiene una elasticidad envidiable. De hecho, por caminos rápidos se pueden apurar al máximo las marchas y cuando parece que llega al final de su “zona de vida”, el motor sigue estirándose aún más. Quizás éste es el hecho más llamativo de las mejoras del motor, ya que los nuevos componentes han permitido ganar potencia e incrementar el rendimiento en las franjas de funcionamiento que resultaban más críticas de las versiones anteriores.

Por lo que respecta al cambio, en cronos reviradas y senderos complicados, la primera se nota un tanto corta y la segunda queda algo larga, lo que exige tirar un poco de embrague para evitar que el motor pierda potencia, algo que se repite en las relaciones más largas. En cronos rápidas, la respuesta es buena, aunque la relación de cambio es en general bastante corta. Debido a ello, se requiere jugar bastante con el embrague y las marchas, y para ir rápido en curva es recomendable entrar con una marcha más corta para cambiar de relación en la salida y avanzar lo más rápido posible. De todos modos, para un aficionado o un piloto amateur, el conjunto trabaja de forma impecable, y sólo si tu objetivo es la competición, quizás requerirás un poco más de trabajo de preparación y de ajuste.

Nueva vida a la horquilla
En la parte ciclo, el principal cambio es que se ha dado un paso adelante sin sustituir demasiadas cosas. Como ya nos demostró la 125 EXC el mes pasado, los pequeños retoques introducidos en la horquilla delantera y los nuevos ajustes generales de suspensiones también han sentado de maravilla a esta 250. Es cierto que las KTM tienden a ser un tanto nerviosas por el funcionamiento del PDS y el ajuste de las barras delanteras, pero en este caso diríamos que se ha avanzado y que los dos modelos 2013 que han pasado por nuestras manos se han mostrado bastante más aplomados y con unas horquillas notablemente mejores que las de las versiones precedentes.

De entrada, merece la pena recordar que de cara a 2013 prácticamente no hay modificaciones ni en el bastidor fabricado en acero al Cr-Mo -mantiene la espina central desdoblada con una cuna simple desdoblada- ni en el basculante de aluminio, así como tampoco en la suspensión posterior WP con sistema PDS. Todo ello es común en toda la gama, como también lo es el nuevo ajuste de la horquilla delantera (también WP) y el nuevo aceite de alto rendimiento (SAE 5 ‡ SAE 4) de que dispone. Realmente, ofrece una mejor sensibilidad y sus características de amortiguación resultan más constantes, algo a lo que, suponemos, también contribuyen los nuevos retenes de horquilla SKF, cuya principal característica es que reducen la fricción de las barras. Gracias a todo esto, en cualquier tipo de terreno endurero la EXC-F se muestra especialmente estable y su excelente equilibrio permite que el conjunto rinda a muy buena altura. En general, por caminos brilla por la ya mencionada capacidad de absorción y por su mejor aplomo, mientras que en zonas con saltos resulta más difícil hacer topes, como sucedía hasta ahora. A todo ello también ayuda el propio motor de 4T, ya que la sensación es que siempre avanzas y es más fácil de encontrar tracción.

Retoques acertados
El compuesto de los nuevos neumáticos Maxxis Enduro 7314 resulta bastante blando, y en terreno con buen agarre o bastante arenoso rinden a muy buena altura, aunque también es cierto que sobre terreno duro y con muchas piedras sufren bastante más, ya que pueden degradarse con rapidez. Al igual que las cubiertas, los bujes mecanizados de alta resistencia también son nuevos y los firma CNC, mientras que el tratamiento anticorrosión en color negro de los nuevos radios da una nueva imagen a las ruedas.

Otro aspecto que nos gusta, y no sólo estéticamente, son los nuevos puños con doble compuesto de goma, ya que tienen más grip y mejoran el agarre. En este sentido, hay que mencionar que la colocación del manillar resultaba un tanto elevada al conducir sentado. Aunque sus torretas son las habituales de KTM -de por sí, bastante altas-, en este caso forzaba algo más los brazos que de costumbre; efecto que desaparece al pasar a pilotar de pie, ya que ayudan a encontrarse algo más cómodo, de modo que podríamos decir que el equilibrio es bastante bueno. En resumen, la posición de conducción está bien conseguida, ya que aunque es cierto que la moto resulta algo ancha en la parte delantera a causa del depósito de gran tamaño que ya se introdujo el año pasado, en este punto no resulta ni incómoda ni molesta para la conducción. Finalmente, la plástica y el encaje de todos sus componentes es excelente y no se nota ningún punto que sobresalga.

El arranque es perfecto a botón, y a pedal arranca bien, quizás no a la primera, pero sí a la segunda y tercera patada. En este punto, hay que mencionar que KTM ha mejorado el apartado eléctrico con nuevas terminaciones de goma y conexiones eléctricas, algo que, según los técnicos, debe permitir una mejor protección y fiabilidad en condiciones de agua. Por si fuera poco, el conjunto adopta un alternador de 196 W para asegurar la alimentación.

Los frenos Brembo son los conocidos de la marca, con el tacto habitual, bastante esponjoso, y el nuevo pistón trasero ha ganado en efectividad y tacto. Respecto al embrague, su bomba también es Brembo/Magura y su accionamiento y rendimiento son, como siempre, excelentes.

Por último, hay que mencionar dos detalles que no nos convencen al cien por cien. Uno es el segundo filtro de gasolina, que dispone de conector rápido y permite mejorar la calidad del combustible que llega al inyector, pero el hecho de haber buscado que sea de muy fácil acceso hace que quede notablemente expuesto en caso de caídas. En cuanto al segundo, se trata del asiento, ya que gustará a aquellos que disfrutan de largas salidas de fin de semana y buscan un buen mullido, aunque resulta algo blando para quienes prefieren una buena consistencia.

Lo más

  • Ligereza general
  • motor suave y progresivo

Lo menos

  • Cambio muy escalonado

Por Xavi Subirana / David Prats 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2057

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos