Kawasaki Z650: Nueva vida…
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Kawasaki Z650: Nueva vida…

Publicado

el

La cilindrada media siempre ha sido bien cuidada por la marca de Akashi. Todos recordamos la veterana GPz 500 de motor bicilín­drico, deportiva de iniciación indestructible… Aquella moto fue la puerta de entrada a la poderosa sport-turismo ZZR 600, que a su vez era el paso intermedio para llegar a la bestial ZZR 1100… La naked ER-6n, de la que deriva –parcialmente– esta Z650 que hoy nos ocupa, también era el paso intermedio para llegar hasta la ZX-6R o la Z800, pero con otro estilo, quizás demasiado bonachón comparada con la familia Z.

Las ER no fueron top sellers, contrariamente a lo que significa la Z800, la moto más vendida de nuestro país –está casi cada mes en el top ten–. Por ello, en Kawasaki, sabiamente, han decidido cambiar de familia a la ER –a pesar de vender 121.161 unidades– y convertirla en una Z, para intentar igualar el éxito de la Z800. A ver si se mete también en el top ten mensual…

La Z650 es una moto totalmente nueva, de arriba abajo, y que no apro­vecha prácticamente nada de la ER-6, solo el motor y solo una parte, porque también ha sido remodelado para adaptarlo a la normativa Euro 4. El silencioso de escape se mantiene ubicado bajo el motor, a pesar de que es ligeramente más voluminoso.

Con chasis multitubular Trellis de acero –10 kilos más ligero–, nuevo basculante de chapa de acero –2,6 kg más ligero que el actual–, monoa­mortiguador trasero horizontal con bieletas por encima del basculante, horquilla convencional sin reglajes, los mismos discos de freno de la ER-6, lobulados de 300 mm con nuevas pinzas y con ABS Bosch 9.1 M, está muy bien preparada. Y estéticamente es una pequeña maravilla. Con un asiento a 790 mm de altura, cualquiera llegará bien al suelo con am­bos pies, y además la zona del arco –el punto de unión entre el asiento y el depósito– es más estrecho que en la ER-6n.

El manillar también cae en su sitio, así que la ergonomía está bien resuelta, y la instrumentación es digital, de nuevo diseño, muy completa y atractiva, con ordenador de a bordo. Su peso de 187 kg también es un punto a su favor, para llegar a cualquier tipo de cliente. Ligera, compacta y accesible, está basada en el motor bicilíndrico en línea transversal de la ER 650 –4T, LC, 8V, DOHC, IE, Euro 4, 649 cc, embrague antirrebote–. Es una moto sencilla, ligera y atractiva, pensada como la nueva moto intermedia de la saga Z. Vamos a ver cómo va…

Reserva tu prueba de la Kawasaki Z650 aquí

¡Bruuummmm!
 

Salimos del hotel tempranito, con niebla y algo de frío. El motor ense­guida muestra que es brioso, alegre cuando se le solicita, y tiene mucho par motor a bajo y medio régimen. Buena para ir a comprar el pan y para hacer alguna que otra salidita caliente por la sierra… El twin empuja con fuerza y si algo no le falta, es par. Probé a dejarlo caer en 5ª hasta las 2.500 rpm y responde bien, sin los traqueteos de su antecesora. Eso sí, si quieres aceleración de la buena, deberás llevarlo por encima de las 5.000 vueltas. La respuesta al puño de gas es más enérgica que en la ER-6, pero es más suave desde el primer golpe de gas. Agresividad pero también con amabilidad.

La Z650 corre más de lo que aparenta, y es que los 68 CV de la Z650 dan para mucho si sabes utilizarlos. El motor de la Kawasaki es lo bas­tante elástico como para no tener que volverte loco con el cambio, que por cierto, aunque no sea deportivo, sí que es preciso.

Las suspensiones son blanditas –la horquilla tiene un muelle blando y no puede ajustarse en precarga–, pero no se descomponen y la moto no es un flan, y atacando uno de los puertos de montaña por los que pasamos, la Z650 mantenía la trazada sin meneos. El pack del chasis multitubular-motor se nota sólido y hace que, a pesar de que las suspensiones puedan subir y bajar más de lo que es habitual en motos más deportivas, no flanee. En este enlazado de curvas rápidas se podía inclinar notablemente y solo llegamos a rozar las estriberas en el suelo en un par de ocasiones.

Para frenar emplea un doble disco delantero lobulado de 300 mm con pinzas Nissin de dos pistones, con un tacto y una potencia inesperados. No falta el ABS Bosch 9.1M, que durante la prueba se mostró invisible.

A la hora de la comida consulté el ordenador de a bordo en la nueva ins­trumentación digital, muy completa, con una forma que recuerda a la de la ER-6, y arrojó un consumo medio de 4,8 litros, después de una sesión de conducción deportiva muy alegre de vueltas…

La familia Z ahora tiene una nueva arma para luchar contra otros exitosos modelos de media cilindrada, una moto ligera, muy atractiva, con un brioso motor bicilíndrico en línea transversal, bien equipada, estable y accesible a un amplio espectro de posibles compradores. Si a todo ello le sumas un pre­cio de 6.960 euros, te ayudará a comprender por qué en los concesionarios Kawasaki europeos han pedido a Japón 12.000 unidades para este 2017…

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos