Kawasaki Vulcan S: Cruiser universal
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Kawasaki Vulcan S: Cruiser universal

Publicado

el

Patrocinado por www.maquinamotors.com

Noticia patrocinada por:

Patrocinado por www.maquinamotors.com

Presentada en la última edición del Salón de Milán, la Vulcan S causó entonces una gran expectación. Una moto atractiva, con un diseño atrevido, vistoso chasis de tubos salpicado de metal, motor twin en paralelo con una culata que brilla con luz propia, faro característico, enorme guardabarros trasero, bajita de asiento, agresiva y a su vez elegante. Y la verdad es que, después de hacer una ruta bajo el sol de Almería y un ambiente frío, me ha quedado claro que es una moto que se puede ganar su propio espacio, pues a buen seguro gustará tanto a motoristas que estén de vuelta como a jóvenes con ganas de descubrir nuevas sensaciones, además del cada día más numeroso público femenino. Estoy seguro de que las chicas se encontrarán cómodas debido a su peso y medidas reducidas, además de su facilidad de conducción.

Una combinación acertada

No vamos a descubrir el bicilíndrico DOHC de 650 cc de Kawasaki, que en este caso no se ha anclado con los mismos silentblocks que hemos visto en la última versión de la Versys, pero sí que hay que señalar que en esta Vulcan S se presenta con una serie de modificaciones en la admisión, el perfil árbol de levas, unas toberas de admisión más largas y la masa del volante de inercia más pesada. Un motor compacto con el eje de entrada de la transmisión, el de salida y el tambor del cambio, formando un conjunto muy compacto con el silencioso situado en la parte baja y muy centrado.

Tiene unos buenos medios, bastante carácter y un generoso par motor que le permite desenvolverse bien tanto entre el tráfico urbano como en carretera abierta, con un consumo que de media suele estar por debajo de los cinco litros a los cien kilómetros.

Al margen de este motor conocido, en la estética de la Vulcan S destacan unas placas metálicas en imitación de aluminio en el radiador de generosas dimensiones, la culata con aletas pulidas y dos chapas en los laterales del bastidor que brillan en todas las versiones monocromáticas. El faro en forma de triángulo con la luz de posición en la parte superior, su depósito en forma de lágrima con 14 litros de capacidad y un guardabarros trasero de generosas dimensiones con el piloto de diodos led forman un conjunto armonioso y atractivo.

El chasis perimetral con vigas de acero de sección redonda forma parte de la estética del conjunto y también destaca visualmente el único amortiguador con bieletas anclado en el lateral derecho –regulable en precarga (siete posiciones)–; la horquilla de corto recorrido lleva barras de 41 mm. Con un lanzamiento de 31º y 120 mm de avance, el manillar y los reposapiés van montados sobre gomas. Las llantas de 18” delante y 17” detrás equipan neumáticos de 120 y 160, unas medidas razonables que facilitan la conducción de esta nueva Vulcan S.

Un detalle interesante es que las estriberas se pueden adelantar o retrasar 25 mm modificando de posición el soporte de las mismas y el manillar se puede retrasar 44 mm. Además, el asiento se puede elegir con una opción que lo adelanta 53 mm, una segunda opción más bajita y una tercera alternativa con más mullido y confortable recomendada para tallas grandes. Entre las opciones hay una pantalla desmontable que dispone de un cierre con llave, la misma que sirve para extraer las maletas laterales.

Reserva tu prueba de la Kawasaki Vulcan S aquí

Buen comportamiento

La nueva Vulcan S de Kawasaki no es una custom de manillar exageradamente ancho, estriberas muy adelantadas y un propulsor arisco. Se trata de una custom equilibrada, con una posición de conducción en la que los brazos quedan ligeramente flexionados, y con ello se tiene sensación de control en el tren delantero.

Bajita de asiento, con las estriberas regulables que sitúan los pies adelantados pero sin exagerar y un motor brioso con un medio régimen especialmente brillante, se anuncia un peso de 228 kg para una moto fácil de conducir, agradecida, que gira bien y que, desde mi punto de vista, va a tener una muy buena aceptación por un amplio sector de público, incluido el femenino.

Sería exagerar si decimos que en Kawasaki han descubierto un nuevo estilo de moto, pero no me parece pasado de tono afirmar que es esta una custom refinada capaz de transmitir las sensaciones que este tipo de motocicletas ofrecen, pero sin llegar a extremismos. En las reviradas carreteras de la costa de Almería, incluyendo el Parque Natural del Cabo de Gata y con el Mediterráneo alborotado de mudo testigo, descubrimos una moto cuyo comportamiento es casi el de una roadster, a pesar de su estética custom. Se llega al suelo con mucha facilidad y los mandos son suaves. Desde el asiento se divisa un cuadro de instrumentos sencillo pero legible y, en nuestra versión, equipada con un indicador de la marcha engranada vistoso pero no demasiado preciso y una toma de corriente. Con el pulsador de la izquierda situado en el tablier, se puede acceder con facilidad a una información que me parece suficiente (consumo real incluido).

El tacto de esta versión DOHC ocho válvulas de 650 cc es agradable y a su vez, con respecto al de la Versys (es el mismo), parece ser más brillante a medio régimen y estirarse un poco menos arriba. En cualquier caso, no es un motor que te deja indiferente, sino que transmite sensaciones y con unas prestaciones y sobre todo carácter que están por encima de lo que se puede esperar de una moto de estas características.

En un breve recorrido semiurbano, me pareció ágil y fácil de conducir a nivel de parte ciclo, y la progresividad y respuesta del bicilíndrico es sorprendente. En carretera abierta tiene un carácter casi deportivo y a la hora de dibujar una carretera revirada, las estriberas en su posición intermedia llegan a rozar el asfalto, pero con un poquito de cuidado se puede evitar fácilmente en una situación en la que con otras custom de su categoría saltarían chispas.

Por carretera general o autopista y por debajo de las 6.000 rpm te encuentras cómodo sobre los 125 km/h de marcador, y entre las 6.000 y 7.000 rpm (sube hasta las 9.500 rpm), alrededor de 140 km/hora, la Vulcan es más cansada, con las limitaciones propias de este estilo de moto y ligeras vibraciones en las manos. Al ser una custom, su posición de conducción no es la ideal en este terreno, y ahí tu capacidad de sufrimiento y edad (¡maldita sea, me hago mayor!) decidirán qué cantidad de kilómetros estás dispuesto a aguantar con el viento de cara… Ver la vida pasar a 120/130 kilómetros por hora es agradable y relajado sobre el asiento, que te deja encajado con las lumbares apoyadas, aunque sería más cómoda si el amortiguador trasero fuera menos seco, más progresivo.

Entre curvas me sorprendió agradablemente, pues el motor tiene carácter, la posición de conducción no me parece la de una custom radical y es bastante ágil en los cambios de dirección. Por lo que respecta al equipo de frenos de Nissin, tiene suficiente potencia pese a montar un solo disco lobulado delantero y la versión con ABS precisa de más presión en la maneta en las frenadas fuertes, pero en cualquier caso está a buen nivel.

En definitiva, Kawasaki apuesta por una Vulcan atractiva y con buen feeling, que me atrevo a pronosticar que puede tener una buena acogida en nuestro emergente mercado.

Se sirve en tres versiones cromáticas: Flat Ebony (negro), Peral Crystal White (blanco) y Metallic Royal Purple (morado).

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2058

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos