PUBLICIDAD Billboard

“Kawazuki”, la curiosa híbrida Kawasaki KLV1000

Si no tienes recursos o no quieres invertir dinero en crear una nueva moto, nada mejor que tomar prestada una moto de una marca rival y crear una nueva, esta es la breve historia de la Kawasaki KLV 1000.

A mediados de la década del 2000 la marca verde no tenía ninguna maxitrail en su catálogo, y para solucionarlo se le ocurrió una brillante idea.

En lugar de comenzar a diseñar una nueva moto desde cero, crear un nuevo motor y acarrear con un montón de gastos, ¿por qué no tomar prestada una moto ya hecha?

PUBLICIDAD Content_1

Dicho y hecho nació una inédita sinergia entre fabricantes rivales: en Kawasaki simplemente llegaron a un acuerdo con Suzuki para tomar prestada su maxitrail.

Y así tomaron una V-Strom 1000, la pintaron de un naranja bastante cantón y la rebautizaron como KLV 1000, tal cual, aunque también podía haberse denominado kawazuki, medio Kawasaki y medio Suzuki.

Imagen de la Kawasaki KLV 1000.
Era casi idéntica a la Suzuki V-Strom 1000 salvo por dos detallitos.

La Kawasaki KLV 1000 fue el primer intento de la marca por tener una maxitrail en su catálogo

Por lo tanto, el chasis de fundición de aluminio, la horquilla de 43 mm, el monoamortiguador trasero, las llantas de aleación de 19 y 17”, o el par de discos de freno delanteros de 310 mm con pinzas de dos pistones paralelos eran los mismos.

PUBLICIDAD Content_2

El motor también era el de la V-Strom, evidentemente, el conocido V2 a 90 grados longitudinal -4T, LC, 8V, DOHC- que entregaba 98 CV que, por cierto, es casi el mismo que monta actualmente la V-Strom 1050.

La instrumentación era mixta analógica digital, encajada en el interior del semicarenado dotado de doble óptica.

Imagen de la Kawasaki KLV 1000
Fue la primera maxitrail de Kawasaki, y no fue un éxito…

Las únicas diferencias visibles con la Suzuki venían de una pantalla regulable manualmente en altura en tres posiciones, cubremanos de mayor tamaño, intermitentes, tapas laterales de motor y pintura en negro satinado de chasis y parrilla portabultos trasera, además del color naranja, el único en el que se ofreció.

PUBLICIDAD Content_3

En 2004 tenía un precio de 11.000 euros, y estuvo a la venta solo dos años, hasta 2006 -fue suficiente para corroborar que la idea no fue brillante-. Fue la primera escaramuza antes de que naciese su Versys 1000 en una amplia familia de versiones, su propia maxitrail dotada de motor tetracilíndrico.

No cabe duda que esta “Kawazuki” no “coló” y es que si tiene pinta de SV 1000, suena como una SV 1000 y funciona como una SV 1000, ¿para qué voy a comprarme una Kawasaki?

PUBLICIDAD Mobile_Pos7
Deslizando el slider podéis comparar ambos modelos.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario