PUBLICIDAD Billboard

Moto Histórica Kawasaki GPZ 900 R Ninja: Top Gun

La Kawasaki GPZ 900 R Ninja fue una deportiva revolucionaria, la mejor y más rápida de su
momento. Una línea afilada y deportiva, un potente motor refrigerado por líquido y con varias
innovaciones tecnológicas, rueda delantera de 16”, excelente parte ciclo, sistema
antidive… 

PUBLICIDAD Content_1

1984 fue descrito por George Orwell como un año apocalíptico y, de algún modo, no fue maravilloso: era un momento de gran tensión entre los países de la OTAN y los del Pacto de Varsovia, es decir, entre Este y Oeste. Ese año se estrenaba una película de James Cameron que también auguraba un futuro poco venturoso: ‘Terminator’ (que, por cierto, preveía un cataclismo mundial en 2020).

Sin embargo, también fue el año en el que vimos la llegada a los concesionarios de una moto fantástica, de esas que significan un punto y aparte, como lo han sido la mayoría de esta sección: hablamos de la Kawasaki GPZ 900 R Ninja.

Para situar correctamente la Ninja en su lugar, hay que contar que justo poco antes de su aparición había sido el ‘boom’ de las motos dotadas de turbocompresor, una moda iniciada por la Honda CX500 Turbo y terminada precisamente por la Kawasaki Z 750 Turbo.

La nueva Kawasaki Ninja tenía una línea revolucionaria y atrevida, tanto como en su momento lo fue la Suzuki Katana, por ejemplo. Pero seguramente lo más novedoso de la GPZ 900 R era su motor: por primera vez en la historia, una moto de serie montaba un tetracilíndrico en línea refrigerado por líquido y con una culata de 16 válvulas. El de la GPZ cubicaba 908 c.c. y entregaba la elevada potencia de 115 CV. Además, presentaba un nuevo sistema de distribución, al llevar la cadena desde la habitual parte central del bloque de cilindros al lado izquierdo del mismo (al no necesitar aletas de refrigeración), con lo que se lograba, por un lado, un motor más estrecho y, por otro, un mantenimiento más sencillo.

El alternador se montaba detrás del bloque de cilindros, lo que contribuía también a lograr un motor más compacto, exactamente 12 cm más estrecho y 5 cm más corto que el de la GPZ 1100. Este motor llevaba seis años desarrollándose secretamente en la fábrica de Akashi.

Además, era muy suave, gracias al empleo de un eje de balance que eliminaba las vibraciones. Sus prestaciones superaban a las de cualquier otra deportiva, y eso significó el fin de la propia Z 750 Turbo y del resto de las motos con turbocompresor.

PUBLICIDAD Content_2

Prestaciones de infarto

Kawasaki GPZ 900 R Ninja

La velocidad punta de la nueva Kawasaki superaba los 243 km/h y aceleraba en los 400 y 1.000 m más rápido que cualquier otra moto del momento. Unas cifras bestiales para la época. Como hemos dicho, era más rápida que la 750 Turbo y que la GPZ 1100.

Para acompañar al motor, la parte ciclo también era de nivel. El chasis tubular en acero, tipo diamante, usaba el motor como parte estructural y el subchasis era de aluminio, para reducir el peso. La horquilla estaba asistida por aire y usaba antihundimiento (o ‘antidive’) ADVS (Automatic Variable Damping System), el que evitaba que se hundiese la horquilla en las frenadas, heredado de los GG.PP. Detrás, empleaba el sistema progresivo Uni-Track, propio de la marca, con un amortiguador que también estaba asistido por aire.

Ni la suspensión trasera con sistema progresivo, ni el antidive, ni las ruedas de 16” y 18” eran una novedad en aquel momento, pero sí eran lo más avanzado en el plano deportivo que había. Dunlop desarrolló unas nuevas gomas especialmente para la nueva Ninja.

La nueva Kawasaki era muy rápida y deportiva para lo que se estilaba, pero también era cómoda. Los semimanillares estaban situados por encima de la pletina y el asiento era amplio y confortable, más que suficiente para dos ocupantes.

Top Gun

Kawasaki GPZ 900 R Ninja
Tom Cruise y Kelly McGillis con la Kawasaki GPZ 900 R Ninja en ‘Top Gun’.

La moto fue presentada mundialmente en 1983, en el circuito de Laguna Seca. El entonces reciente ganador del campeonato AMA norteamericano de aquel año -con una Kawasaki GPZ 750- Wayne Rainey, giró en 1’16 en el circuito norteamericano con una Ninja de serie.

Antes de que llegase a los concesionarios en 1984, ya en el verano del año anterior Kawasaki alineó tres flamantes Ninja en el Tourist Trophy, dentro de la categoría de motos de serie, logrando la victoria (Geoff Johnson) y la segunda posición.

También la película ‘Top Gun’ (1986) contribuyó a lanzar la GPZ al estrellato, al ser la moto que conducía Tom ‘Maverick’  Cruise en el famoso film.

La Ninja fue sustituida por la GPZ 1000 RX en 1987. Sin embargo, la 1000 no tuvo ni mucho menos la acogida de la 900, y Kawasaki dio marcha atrás: volvió a producir la Ninja, ahora con ambas llantas de 17” y frenos más potentes. Estuvo en producción hasta 1996… 12 años, nada menos.

Así iba la Ninja

Kawasaki GPZ 900 R Ninja
Kawasaki GPZ 900 R Ninja

La nueva Ninja tenía una posición de conducción que, para la época, se podía considerar deportiva: estriberas retrasadas y algo elevadas, y unos semimanillares que, aunque montados por encima de la pletina, estaban bastante inclinados.

La 900 era ligera y compacta, comparada con las 1000-1100 del momento. Ya en parado era mucho más maniobrable que cualquiera de ellas. Pero lo bueno venía al llegar las curvas… La Kawasaki era estable y precisa a alta velocidad, a pesar de su rueda delantera de 16”, y aceleraba con contundencia desde abajo hasta arriba, ayudada por un cambio preciso y de recorrido corto. Quizás sus frenos nos parecerían poca cosa a día de hoy, dotadas de pinzas de un solo pistón en cada disco, pero la prensa de 1984 ensalzaba su potencia.

Aunque no lo hacía mal en carreteras muy viradas, se sentía más a gusto en curvas de radio más amplio, donde podría explotar su estabilidad y potencia. Las suspensiones funcionaban de maravilla en cualquier situación, absorbiendo baches y pegando las ruedas al suelo. El conjunto chasis-motor también otorgaba rigidez.

En autopista podía convertirse en una plácida y relativamente confortable sport-turismo, con un carenado que protegía suficientemente, un asiento cómodo, la casi total ausencia de vibraciones y un consumo medio que rondaba los 7 l a los 100 km.

Detalles

La horquilla estaba dotada de un sistema antihundimiento AVDS. La frenada corría a cargo de un doble disco delantero con pinzas de un pistón.

Kawasaki GPZ 900 R Ninja

La instrumentación analógica estaba formada por dos esferas asimétricas para velocímetro y tacómetro, con dos más pequeñas para niveles ed gasolina y temperatura del refrigerante.

Kawasaki GPZ 900 R Ninja

Su motor tetracilíndrico fue el primero en tener 16 válvulas, refrigeración líquida y cadena de distribución en un lateral. El más potente y compacto de su categoría.

Kawasaki GPZ 900 R Ninja / Ficha técnica

Motor: Tetracilíndrico en línea 4T LC DOHC 16V

Cilindrada: 908 c.c.

Cotas internas: 72,5 x 55 mm

Relación de compresión: 11,0:1

Potencia máxima: 115 CV a 9.500 rpm

Par máximo: 8,7 kgm a 8.500 rpm

Alimentación: 4 carburadores Keihin CVK34 de 34 mm

Cambio: de 6 velocidades

Embrague: Multidisco en baño de aceite

Chasis: En tubo de acero, motor portante, subchasis en aluminio

Geometrías: 29°/ 114 mm

Suspensión delantera: Horquilla de 39/140 mm, ajustable en precarga, asistida por aire antidive ADVS (Automatic Variable Damping System)

Suspensión trasera: Sistema Uni-Track de 115 mm, ajustable en precarga por aire

Freno delantero: 2 discos de 280 mm, pinzas de simple pistón

Freno trasero: 1 disco de 270 mm, pinza de simple pistón

Longitud total: 2.200 mm

Anchura total: 715 mm

Altura total: 1.215 mm

Distancia entre ejes: 1.495 mm

Altura del asiento: 780 mm

Ruedas: 120/80 x 16” y 130/80 x 18”

Capacidad depósito: 22 L

Peso en seco: 227 kg

1 comentario en «Moto Histórica Kawasaki GPZ 900 R Ninja: Top Gun»

  1. Una verdadera gozada, tuve una igual que la de la foto. Importada de Alemania, que nervio tenía esa moto, bastante pesada, pero muy cómoda.

    Responder

Deja un comentario