Juan Baquero: “Hasta ahora no había interés que fuese rentable; ahora quieren que haya ingresos”
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Juan Baquero: “Hasta ahora no había interés que fuese rentable; ahora quieren que haya ingresos”

Publicado

el

No es fácil hacerse cargo de algo en lo que no tienes experiencia pre­via, sobre todo cuando ese algo tiene serias dificultades para seguir existiendo, una situación que nuestro entrevistado ha vivido en sus carnes y ha sobrevivido.

“Cuando llego al circuito a finales de 2011 heredo la gestión de una empre­sa privada que había estado explotando el circuito hasta entonces. El concurso de acreedores se declaró en septiembre de 2011 y yo entro en diciembre de ese año, ya con el concurso en marcha. Me encuentro con una situación en la que el circuito debía aproximadamente 50 millones de euros”Un punto de partida de esos de mareo.

La gestión externa anterior hacía además que el circuito como tal no tuviese personal propio; todo estaba externalizado. Así que lo primero que hubo que hacer es crear un equipo de gestión por un lado y de mantenimiento por otro. “Lo que hicimos fue asumir el personal que trabajaba en el circuito, gente enamorada de su profesión que le encantaba el circuito y vivía para el circuito”.

Manos a la obra
 

El siguiente paso ante el maremágnum que tenía delante fue informatizar la venta de entradas, realizado hasta entonces por vía telefónica por un grupo de… ¡tres personas!, lo que hacía que al final casi el 80 % de las ventas se realizarán por taquilla. El sistema que se implantó funcionó rápidamente y el primer año se pasó a vender el 60 % de las entradas por ese sistema; hoy en día las taquillas ya suponen una venta residual sobre el todo.

Gestor que no experto en el mundo de la moto, Baquero asegura que tenien­do sus características propias, al final la gestión del circuito de Jerez no fue sino la gestión de una empresa en dificultades. “Cualquier empresa que se gestione tiene su especialidad, pero la gestión es gestión. Al final tienes unos recursos y tienes que ver cómo los rentabilizas y cómo los optimizas. El circuito tiene la característica de que la mayoría de las carreras son deficitarias y vienen financiadas por Administraciones públicas; la otra característica es el encanto que tiene gestionar una empresa de estas características”.

La falta de ligaduras con el mundo del motor, que en un primer momento pudo parecer que era un hándicap, acabó siendo una ventaja. Baquero comenzó a aplicar su plan a cinco años vista sin cargar ninguna mochila. Paso a paso se fue remontando la situación encontrada. La ocupación del circuito pasó de 200 días al año a casi 300, y las negociaciones con Dorna y la FIM llevaron a la denominación de Jerez como la Capital Mundial del Motociclismo, un ambi­ciosísimo proyecto… que paradójicamente acabó siendo el motivo que llevó a Juan Baquero a tirar lo toalla.

La hora de la política
 

“La llegada al Ayuntamiento de Jerez de un nuevo equipo de Gobierno gene­ró desconfianza a toda la gestión del equipo anterior a nivel municipal”. Con la entrada del nuevo ayuntamiento, lo primero que hizo, como hacen todos cuando entra un partido nuevo, es cuestionarlo todo. Cuestionar la gestión del circuito y tildar la iniciativa de Jerez Capital Mundial del Motor como un bluf, como no podía ser de otra forma, causó desasosiego entre los inversores. “Se paralizó no solo el tema de la capitalidad, sino la propia gestión del circuito. Yo intenté reunirme con la alcaldesa muchas veces, muchas, por escrito fueron doce, pero no fue posible. De hecho, la única vez que vi a la alcaldesa fue cuando dimití –comenta Baquero todavía entre frustrado e indignado–. Una muestra de la inactividad a la que nos vimos abocados fue que desde la toma de posesión del nuevo equipo de Gobierno en junio hasta que se forma el Consejo de Ad­ministración pasaron seis meses. Durante ese tiempo yo no tuve más poderes que para firmar la gestión diaria. Hubo muchos contratos, incluso concursos públicos que teníamos que sacar, que no se pudieron sacar porque los tenía que aprobar el Consejo de Administración o alguien con poderes”. El caso es que esta situación de desconfianza o falta de toma de decisiones acabó con la dimisión de Juan Baquero a finales del pasado año. Una salida enturbiada por denuncias de mala gestión que acabaron generando procesos ante la justicia. Es decir, todo bastante poco elegante.

La llamada de Qatar
 

Al mismo tiempo, la dimisión de Baquero reactiva unos contactos habidos meses antes con Qatar, cuyo Ministerio de Deportes quiere darle un nuevo aire a la gestión de Losail, su circuito… Y Juan Baquero es la persona ideal para ello. De ser durante 20 años responsable de Departamentos de Informática y Comunicaciones, ha pasado a convertirse en una especie de reflotador de circuitos. El acuerdo entre las dos partes se produce rápidamente y a finales de enero Baquero desembarca en Doha, capital de Qatar.

“Sí, sí, fue como en la película aquella de El Día de la Marmota”, bromea cuando le preguntamos que si fue como repetir la historia de cuatro años antes cuando entró por la puerta del circuito de Jerez para poner en pie una ruina. “La gestión anterior sale de una manera no cordial y vuelve a haber un equipo que heredamos; y volvemos a empezar a trabajar con lo que hay. Obviamente la idiosincrasia del país es totalmente diferente, pero sigue siendo una empresa pública”.

Pero poco más que el modelo de gestión es comparable entre el circuito de Jerez y el de Qatar. Para empezar, durante cinco meses al año, Losail es inutili­zable. “De mediados de mayo a septiembre la temperatura por aquí está entre 45 y 50º, bajando de noche a 35ª, así que resulta inviable usar el circuito. Son meses que se utilizan para mantenimiento y para hacer reformas”. Otra característica es que la gestión interna se realiza en inglés, pero todo hacia fuera sale en árabe. Si Jerez se gestionaba con 30 empleados, en Losail hay 135 personas en nómina…

Eso sí, al menos Baquero no comienza su gestión con la losa de tener una deuda pendiente. En Qatar esto no es un problema, aunque no es menos cierto que la barra libre que pudiese haber en el pasado ya no es tal. El ministerio es el que sufraga el mantenimiento y con prácticamente la mitad de año inoperativo, la rentabilidad resulta imposible. La bajada del petróleo ha supuesto una merma importante en los presupuestos del Gobierno; antes se gastaba con mucha alegría y poco control. “Hasta ahora no había interés que fuese rentable; ahora lo que quieren es que haya ingresos”, apunta Baquero, que ya tiene dibujado un plan quinquenal para Losail.

“Los resultados dependerán del nivel de inversión del ministerio. Hay que acometer cambios importantes como el paddock, que sigue provisional desde hace 13 años; ampliar la calle del paddock, oficinas, ampliar el número de boxes, hacer un pista de karting permanente…”. También se habla de crear una infraestructura que permita en un futuro generar pilotos para competir a escala mundial, utilizar Losail como centro de educación vial, es decir, explotarlo más allá de las cuatro carreras con carácter internacional que se celebran allí ahora.

“En la región existen varios circuitos, como son Bahrein, Abu Dabi y no­sotros, pero los otros son circuitos de F1, nosotros somos el circuito de las motos de la región, aunque también tenemos actividad para coches, como es lógico”. Cinco años, cinco, se ha marcado Juan Baquero para impulsar Losail, los cinco años que no le dieron en Jerez. “Cuando volváis por aquí el año que viene, ya veréis cosas nuevasnos advierte ilusionado y motivado–. Cuando hay horizonte yo siempre estoy motivado, y aquí hay horizonte”.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos