Connect with us
Publicidad

MotoGP

Jorge Lorenzo, o el mal negocio de Ducati

Publicado

el

el mal negocio de Ducati

Fichado a bombo y platillo por Ducati por una enorme cantidad de dinero, Jorge Lorenzo llegó al equipo de las motos rojas para darle el título de MotoGP, título que no logran desde el lejano y único conseguido por Casey Stoner en 2007.

“Un campeón te despeja muchas dudas, y un piloto como Jorge, que ha ganado cinco títulos mundiales, te puede quitar también la última excusa que puedas tener. Nosotros estamos aquí para ganar el Campeonato del Mundo, y Lorenzo es la persona idónea para demostrar si tenemos éxito o no”, dijo Gigi Dall’Igna, director deportivo del equipo, en el momento de hacerse oficial la noticia.

El CEO de Ducati, Claudio Domenicali, nunca fue muy favorable a la contratación del español y menos por tan elevado montante, aunque aceptó su fichaje. Sin embargo, fue siempre el más crítico de la organización italiana y quien menos paciencia tuvo con Lorenzo.

La adaptación de Jorge, de fino estilo y rápido paso por curva, a una moto mucho más radical y ruda como era la Ducati, no fue fácil, pero sí fue progresiva: Lorenzo se fue acercando a los puestos de cabeza y podría haber ganado ya en el GP de Malasia de 2017, de no ser por las órdenes de equipo.

2018: vuelta a empezar

Vista la progresión del español y su pretemporada, parecía que 2018 iba a ser el año de Lorenzo y Ducati, pero lo resultados no acababan de llegar: Lorenzo se quejaba de no se hacía caso a sus demandas. Domenicali, por su parte, afirmaba que el piloto no era claro en sus peticiones.

La tensión llegó al punto de que se dio un plazo máximo a Jorge, concretamente hasta el GP de Italia, para que éste obtuviera resultados positivos -léase victorias-, pero ya en el GP de Francia -en mayo, dos carreras antes del plazo anunciado- Domenicali afirmó que se estaban buscando alternativas al español para 2019.

El CEO de Ducati, en un acto de la firma italiana en Bolonia, afirmó que Lorenzo es un gran piloto, pero no ha podido extraer lo mejor de nuestra moto, ni sacar el máximo provecho de su talento junto a nuestros técnicos. Esto nos hace sentir amargura”, declaraciones a las que el español respondió pronto: “No voy a entrar a valorar esas declaraciones, lo que sí le voy a decir es que no soy un gran piloto: soy un campeón”.

Tras recibir en Mugello algunas piezas que había solicitado -entre ellas un depósito que le permitiese sujetarse mejor, ya que se agotaba a media carrera- Lorenzo ganó allí donde hacía más falta: en el GP de Italia, en casa de Ducati, y repitió a la siguiente carrera, el GP de Catalunya.

Tras estos éxitos, en Ducati dijeron que podrían hablar con Jorge de su renovación, pero un enfadado Lorenzo ya hacía tiempo que, tras lo sucedido en Francia, había tomado la decisión de no renovar. Para clavar más honda la puntilla, volvió a ganar en agosto, esta vez en el GP de Austria.

‘Dream Team’

Sabedor que Dani Pedrosa no continuaría en Honda, Lorenzo conversó con la marca japonesa, poco después de tener casi cerrada la firma con el equipo semioficial Yamaha Petronas que debía dirigir Jorge Martinez Aspar. Las negociaciones con el potente equipo Repsol Honda -con el visto bueno de Marc Márquez- cuajaron y las partes pronto afirmaron su acuerdo para 2019, mientras que Ducati hacía lo propio con Danilo Petrucci.

Así, este 2019 verá por primera vez un equipo cuyos dos pilotos suman 12 títulos mundiales, por uno del equipo Ducati (el de Dovizioso en 125, año 2004), con un potencial impresionante en el caso de Honda, un ‘Dream Team’ que aglutina a los que son, posiblemente, los dos mejores pilotos de estos últimos años.

Lesiones aparte, nadie duda -ni siquiera en Ducati- que Jorge Lorenzo se adaptará a la Honda mucho más rápido que con la moto italiana, y  que además se llevará al equipo japonés la experiencia adquirida tanto allí como en Yamaha.

Tampoco hay dudas que los dos pilotos de Honda van a estar luchando por la victoria desde el primer GP, el de Qatar. Ni las hay en que sí, que son dos gallos en el mismo gallinero y que la convivencia no va ser fácil, por muy buenas intenciones previas que ambos hayan manifestado: los dos son ganadores natos y Márquez ya afirmó que el primer rival será su compañero de equipo, mientras que Lorenzo dijo que tendrá cuidado con Marc… excepto si llegan juntos a la última curva en carrera.

La excelencia de ambos y su propia rivalidad les hará crecer -aún más- como pilotos y si hay pocas caídas -caídas habrá-, los dos son claros candidatos al título -sí, Jorge también-.

Claudio Domenicali estará pensando que hizo dos malos negocios: el primero, fichar a Lorenzo por 24 millones de euros; el segundo, dejarle marchar, especialmente a Honda, su principal rival.

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.041

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Los + leídos