Joan Pedrero: “15 días a la perfección”
Connect with us
Publicidad

Otras competiciones Off Road

Joan Pedrero: “15 días a la perfección”

Publicado

el

Joan Pedrero y Marc Guasch son los dos hombres que lleva Yamaha España al Dakar 2015 gracias a Pont Grup y la moto que prepara JVO, que parece que le va como anillo al dedo al gran piloto de Canet de Mar (Barcelo­na). Con él hemos tenido una interesante charla que terminó con un nuevo proyecto apasionante.

Solo Moto: Joan, hace 4 temporadas te hicimos una entrevista cuando eras casi un desconocido y desde aquel momento comen­zaste a ser un piloto a tener en cuenta. De mochilero a piloto oficial, ¿ha pasado muy rápido todo este tiempo?

Joan Pedrero: Sí, como bien dices, empecé en el Dakar como piloto amateur, en 2010 termi­né 10º y, después de eso, KTM se fijó en mí para ser mochilero de Coma durante tres años. Salió la oportunidad de entrar como piloto oficial en el equipo Sherco y corrimos una temporada con ellos con buenos resultados en el Dakar: gané una etapa y estuve en el podio en otras. Y ahora, con Yamaha España.

SM: Cuándo has disfrutado más, ¿como piloto, siendo oficial o asistiendo a Marc y logrando tus mejores resultados en el Dakar?

JP: KTM me dio una oportunidad y creo que lo aproveché al máximo. Quizás faltó un poco más, pero fueron tres años en los que aprendí muchí­simo, cogí mucha experiencia sobre el Dakar y Marc también me enseñó mucho. En Sherco te­nía las cosas bastante más claras. Quieras o no, he crecido como piloto y con mucha experiencia en el Dakar. Es lo más importante de todo, creo. Sin experiencia, no puedes luchar por conseguir un buen resultado.

SM: En KTM tenías una moto muy buena. El paso a Sherco fue porque creías que lo harías bien solo, aun sabiendo que la moto no es­taba a la altura de la moto naranja… ¿Diste un paso atrás para luego saltar más largo?

JP: En parte, sí. No fue fácil, porque me vi fue­ra de KTM sin que nadie me dijera nada. Me tuve que espabilar y encontrar una alternativa, que fue Sherco. La moto va bien, principalmente para amateurs. Para pilotos de punta, echo en falta un poco de potencia y velocidad. Luchamos en las etapas técnicas, donde el pilotaje conta­ba más, y lo hicimos bien.

SM: ¿Cómo fue lo de Yamaha?

JP: Pues se interesaron por mí, así de sencillo. Fue rápido. Probé la moto y decidí que esa moto se me adaptaba perfectamente. Hemos hecho varias pruebas y la moto va superbién. Espero que salga todo muy bien.

SM: ¿Para el Dakar?

JP: Sí. Aunque hay una puerta abierta a seguir en el futuro.

SM: ¿Yamaha está la tercera en discordia en la batalla entre KTM y Honda por el domi­nio en el campo de los raids?

JP: Sí. Por supuesto, están Honda, KTM y Ya­maha. Pero el Dakar es una carrera muy larga, en la que pueden ocurrir muchas cosas. Depende tanto de la mecánica como del piloto. Confío plenamente en nuestro motor, que es muy fia­ble: he hecho perrerías para romperlo y no lo he conseguido. La YZ450F está ya lista para la aventura.

SM: Esta Yamaha-JVO ¡es muy diferente a la que presenta Yamaha Francia! ¿La has probado?

JP: No. Es un proyecto diferente, con un solo depósito de combustible. No sé si funcionará. Yo sé que la nuestra, que tiene dos depósitos, sí que irá bien. El peso está muy bajo y repartido. El motor es superpotente… El kit que tiene JVO es muy bueno.

SM: ¿Tienes un arma para competir de tú a tú con KTM y Honda?

JP: Sí, absolutamente. Creo que ahora mismo, yo, con mi forma, estoy para ganar etapas. Una vez allí, valoraremos la carrera, no podremos ha­cer locuras. Durante 15 días hay que hacerlo todo a la perfección. Y eso es difícil. Habrá mu­cha rivalidad, pero yo estaré muy cerca de ellos.

SM: En una batalla de marcas entre KTM y Honda… A río revuelto…

JP: Creo que el hecho de tener dos equipos Yamaha (Francia y España) es muy bueno. El año pasado ya estuvo Pain en el podio final, y creo que Yamaha quiere apostar fuerte por esta carrera.

SM: Este año has hecho muchos kilómetros en entrenamientos. ¿Cuántos?

JP: Sí. Más que los anteriores años. Unos 5.000, preparando navegación y resistencia, y todos en España.

SM: Este año, el Dakar clásico, con ida y vuelta a Buenos Aires, donde, a priori, no ha­brá mucha duna. A ti ¿te van bien este tipo de etapas más endureras?

JP: ¡Ojalá sean endureras y trialeras! Me con­sidero un piloto con bastante técnica; sobre las piedras y zonas rotas también me muevo bien. Y en la arena… ¡ahora tengo la moto adecuada para las dunas!

SM: ¡Dispuesto a todo!

JP: Este año la gente saldrá a saco. Hay mu­cha hambre de podio. Creo en el día a día, le­yendo la carrera y viendo cómo están los rivales. Jugaré con mis armas: el físico y la resistencia. Las etapas largas me van muy bien.

SM: Hablando de etapas largas… en una etapa como la maratón, va bien disponer de ayuda. Tú cuentas con Marc Guasch…

JP: Es un buen apoyo el que tendré. Serán dos etapas maratón, y cualquier detalle es muy valioso. Será una seguridad tenerle a él, aunque Marc hará su carrera, también.

SM: No has hablado de objetivo, aunque entiendo que es mejorar tu techo: el quinto puesto.

JP: Sí, terminar mejor sería un gran resultado. Pero me moveré sobre las sensaciones que ten­ga en la propia carrera.

SM: ¿Qué pilotos crees que estarán en ca­beza?

JP: Marc, Gonçalves, Barreda… ¿Quizás Sun­derland? Y yo, ¡seguro!

Nuevo vínculo con África

A pesar de disputar el Dakar en el continente americano, Joan acaba de abrir lazos de unión en África. A través de una fundación próxima a Canet de Mar (Barcelona), La Medusa –de Llavaneres–, Pedrero dedicó parte de su tiempo a buscar ayuda para realizar la entrega de material sanitario diverso en un perdido pueblo de Senegal, Thionk Essyl, al sur de Gambia. “Puse un anuncio en Facebook y recaba­mos diferente material quirúrgico y me­dicamentos. Y quise ir yo a llevarlo. Me pagué el viaje y grabé el viaje en cámara, desplazándome por el pueblo en bicicle­ta: repartiendo ropa, cepillos y pasta de dientes, limpiando el quirófano, el com­presor del hospital… hice de todo”, dice con una sonrisa y unos ojos brillantes de emoción. “Me ha ayudado psicológica­mente y también como persona”, insiste. Y parece que habrá una segunda parte. Ya está ideando –para cuando regrese del Dakar– una caravana para llevar un contenedor de material sanitario… “Son unos 3.000 euros, pero quiero volver y llevar yo el camión porque, si bien aquí también hace falta ayuda, allí están muy mal. Y este proyecto me hace mucha ilusión”. Suerte con ello también.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2053

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos