Connect with us
Publicidad

Rutas

IV Aniversario Vespeando Scooter Club: Érase una vez…

Publicado

el

Uno tras otro, nuestros queridos trastos se iban agrupando formado una marcial línea de motocicletas para tan noble convocatoria: ¡el IV aniversario de Vespeando Scooter Club!

He de reseñar la humilde, pero no por ello menos importante, contribución por parte de todos a Vespeando Solidario, iniciativa con la que se reunió algo de comida que se entregó al comedor social de la Casa de San José, como la presencia de Piedad, Jordi y Mabel, que, en representación del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Aranjuez, también colaboraron en esta causa.

Se inicia la ruta partiendo de Aranjuez y con un primer objetivo claro: Cabañas de Yepes.

Un recorrido ya conocido pero que cada vez que lo iniciamos nos permite vislumbrar nuevos matices. A pesar de los malos agüeros, la climatología nos hizo un guiño para disfrutar de esta salida.

Una vez en Cabañas, ¡primer reagrupamiento de filas! Una a una, las Vespa llegan y, sobre ellas, una legión de amigos. Al llegar, alguien puso música en la plaza donde nos dimos cita.

¡Ole por la bienvenida y los detalles! Tras el avituallamiento de rigor realizado en el bar de la plaza, reiniciamos la ruta camino de Villasequilla. Visitamos, entre medias, Dosbarrios (donde repostamos bien indicados por David (Vespajarero) y Huertas de Valdecarábanos, con un recorrido realmente agradable y precedido de Protección Civil. ¡Gracias!

Solo un incidente en el camino: la Valentina de Toño decide gripar (más tarde nos enteraríamos que solo fue un enganchón). Gracias al Nissan Navara de asistencia de Juan Ramón, conseguimos llegar con la moto a Villasequilla, donde, como era de prever, comenzaron los
interminables consejos y recomendaciones de todos, con respecto al sufrido Juan Antonio y la faena de Valentina.

Más carretera, más kilómetros y alcanzamos una extensa y elevada llanura caliza, al noreste de la provincia de Toledo: la Muy Leal Villa de Yepes. Hablar de esta localidad sería largo y, ante la necesidad de abreviar, ciñámonos a un símbolo concreto: el bar de Mou.

Si visitáis Yepes, no dejéis de acudir a este simpsoniano local (además de su colegiata, su plaza, degustar su vermouth… ¡vaya con los de Yepes!). La generosidad de sus aperitivos solo se ve eclipsada por la amabilidad de su dueño Rocky y compañía.

Superado este nuevo reto (el de los aperitivos de Mou), nos disponemos a comer (por si alguien se desmayaba de inanición). Una nueva sorpresa nos esperaba allí: ¡los amigos de Belmonte de Tajo!

Nuestros anfitriones de lujo, los BAB (Big Álvarez Brothers), nos tienen una sorpresa reservada: ¡la tarta del IV aniversario, de la que no quedó ni el manillar! Esto es estar pendiente de los detalles, sí, señor.

Es este momento el dedicado a distinguir a algún miembro del club. En esta ocasión, él no ha podido venir. Todos enviamos nuestro cariño a Santiago con nuestros deseos de que pronto mejore y pueda acompañarnos. ¡Ánimo, Santiago!

Terminada la comida, chupito de por medio, solo quedaba retornar cada mochuelo a su olivo antes de anochecer.

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.040

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Los + leídos