Indian Scout Bobber: Un punto canalla
Connect with us
Publicidad
scoutbobber_5.jpg scoutbobber_5.jpg

Pruebas

Indian Scout Bobber: Un punto canalla

Publicado

el

Contenido del post

El aspecto del motor de la Indian Scout Bobber es impresionante, con dos grandes silenciosos en paralelo que me recuerdan a una enorme escopeta recortada. Los enormes neumáticos con dibujo que fabrica Kenda para la moto del grupo Polaris con el logo de Indian son exageradamente anchos, pero quedan muy bien montados en las llantas negras. El logo del depósito de combustible se hereda de una versión de los años cincuenta, pero en cierto modo el diseño no parece haber pasado de moda.

Lo de que me sentí un poco canalla sobre esta versión de la Scout es por su posición de conducción, imagen y porque moverse por el glamur de Cannes, en el corazón de la Costa Azul, con la Bobber, donde inevitablemente se respira ambiente de festival de cine y de buena vida es, en cierto modo, inspirador. Un lugar soleado que, con un aparato como este entre las piernas, cazadora de cuero y un día de ruta por delante, te traslada a una vida de película como la que afortunadamente a veces, solo algunas veces, nos regala esta profesión con motos como esta Bobber.

scoutbobber_2.jpg

Inspirada en aquellas motos que después de la Segunda Guerra Mundial, en EE.UU., se despojaban de todo lo superfluo para batirse en los óvalos de tierra batida, este estilo de motos ya no es exclusivo de las customizaciones, sino que son varios los fabricantes que han decidido incluir una Bobber en su gama. Y lo cierto es que es una buena decisión, pues son muchos los motoristas que se encuentran cómodos sobre motos como esta Indian larga, bajita y con los guardabarros recortados.

scoutbobber_6.jpgLo de recortarlos empezó en las competiciones de dirt-track americanas. Primero eliminaron el guardabarros delantero y luego, para aligerar visualmente aquellas Indian y Harley de los años treinta.

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos apasionados trasladaron la estética de las Bobber de competición a las motos de calle. Y en esta época en la que parece que recuperar la estética de otros tiempos tiene más sentido que tener la moto más potente del mercado, el concepto Bobber ha vuelto.

Y puestos a recuperar estética de otros tiempos, precisamente en Indian están trabajando en una de las últimas versiones de la FTR 750 que ha ganado el nacional americano de la media milla con Jared Mess…

 

Si la Bobber tiene su razón de ser para completar la gama de la exitosa Scout, es, según Ben Lindaman, manager de Producto Internacional de Indian Motorcycle, porque muchos de los propietarios de una Scout ya habían transformado sus motos en una Bobber para conseguir una moto de aspecto más agresivo.

Bobber

La base de esta Bobber es la Scout, el moderno bicilíndrico en V a 60º de 1.133 c.c. de cárter húmedo, culatas con dos árboles de levas y cuatro válvulas que tan buenas sensaciones nos ha dado en otras versiones. Detrás de un look que encaja perfectamente con este estilo de motos, hay un propulsor de última generación con cambio de seis relaciones, ride by wire incluido, que combina un tacto suave y agradable con un golpe de genio y personalidad. Esta versión es limitable, lo que es una buena noticia para los noveles con permiso A2. Hay que destacar que se conserva la transmisión secundaria por correa, y es este otro aspecto el que marca la diferencia entre las motos de este estilo.

Así que el motor es conocido y el chasis de aluminio también, y en este caso se trata de un bastidor que, al igual que en el resto de la gama Scout, es un mix entre tubos de acero y piezas en aluminio fundido. Sobresale la zona de la pipa de dirección y los anclajes del motor, además de que el subchasis sirve de punto de anclaje para el guardabarros trasero, que en esta versión se ha recortado. La verdad es que tecnológicamente la Scout está un paso por encima de la media. En cierto modo es innegable el aire de familia de esta Bobber, pero la versión estándar con sutiles modificaciones se ha convertido en una moto muy atractiva.

scoutbobber_7.jpg

Posiblemente lo que más llama la atención es su escasa altura al suelo y esas ruedas enormes que en ambos casos son de 16” y llantas de aleación de ocho brazos. Los neumáticos son grandes zapatos de 130 delante y 150 pulgadas detrás, y los intermitentes son en esta versión de led y tienen la particularidad de que incluyen las luces de freno y posición.

El asiento es pequeño, bicolor, en cuero y duro. Pero no me parece esto un inconveniente, puesto que, desde mi punto de vista, este tipo de moto requiere pequeños sacrificios y tampoco tienen el estilo más apropiado para hacer muchos kilómetros de una tirada, sino que las etapas de tus escapadas se deciden en función de factores como el próximo bar…

scoutbobber_3.jpgCon relación a la Scout, el manillar ancho es tipo “street tracker” y se ha retrasado, y las suspensiones se han modificado, puesto que, conservando el doble amortiguador trasero, se ha recortado su recorrido en 25 mm, mientras que delante la horquilla telescópica es ahora tipo cartucho.

El cuadro de instrumentos se limita a una pequeña ventana en el velocímetro analógico de fondo negro y, a través de un pulsador de la piña izquierda, se accede a la escueta información que incluye el cuentarrevoluciones.

El faro de esta versión Bobber, a diferencia de la estándar, monta una carcasa que se puede sustituir por una pequeña pantalla.

En marcha

¿Un poco canalla?, pues sí, en cierto modo así me sentí al rodar con esta Bobber que es muy bajita de asiento y cuya posición de conducción es menos cruiser que en la versión base. La verdad es que la conexión entre moto y piloto es ahora más directa, el tronco queda más inclinado hacia delante y el pequeño asiento es menos confortable, pero ese es el precio que hay que pagar en este estilo de motos… “¡fashion victim!”. El sonido es discreto y nos gustó más el de la versión que montaba silenciosos Remus Euro 4, aunque en ambos casos el carácter del motor es realmente entusiasmante. No me cansaré de alabar este motor en V de Indian, y solo espero que lo veamos en nuevos modelos que están por llegar…

El tacto es muy agradable, el cambio preciso y únicamente se aprecia un pequeño tirón al poner la primera debido a la correa de transmisión secundaria, que por cierto no necesita del mantenimiento de una cadena tradicional… ¡bien! Entre las calles de Cannes me encontré cómodo a pesar de que el ángulo de giro es limitado. Después de dejar el Mediterráneo a nuestra espalda, hicimos una ruta en dirección al interior (por Mandelieu-La Napoule hasta Le Peirourier) y pude sacar algunas conclusiones.

scoutbobber_4.jpg

El motor conserva su carácter, a pesar de que se ha limitado a 70 kW. Con un par motor de 97 Nm entre las 3.000 y las 6.000 rpm, tiene una sorprendente capacidad de recuperación, vibra lo justo, es elástico y encaja perfectamente con el carácter de una moto que no necesita girar más allá de las 6.000 rpm para mostrar sus encantos. Siendo una moto bajita, con escasa altura libre al suelo y su posición de conducción con los pies adelantados, hay que conducir adaptándose a sus características, lo que significa que, para evitar que las estriberas rocen por el suelo, conviene redondear las curvas. Pero una vez te habitúas, la Bobber es una moto divertida que, en esta versión, con sus neumáticos grandotes y con mucho balón, se muestra relativamente ágil y manejable.

Las suspensiones han mejorado y me dio la sensación de que tienen mejor feeling que en la versión base, especialmente en lo que se refiere a la horquilla. La frenada es buena, especialmente delante, y el freno trasero es un buen apoyo. El ABS se agradece y se adapta bien a los nuevos neumáticos esculpidos. En definitiva, a pesar de los condicionantes propios de este tipo de motos, la Bobber es una moto placentera que invita a tomarse la vida con filosofía. Así que en Indian siguen haciendo un buen trabajo y tienen las cosas claras. Tan claras como que hay un público que se identifica con estas motos de aspecto canalla y que tienen una muy buena base para esta y otras historias…

Sus rivales

Las motos tipo Bobber suelen ser fruto de transformaciones que parten de diferentes tipologías como base. Pero de igual modo que en Indian han decidido comercializar modelos de este estilo, otras marcas como Triumph o Moto Guzzi también tienen una Bobber en su catálogo. Y no olvidemos a la más clásica de sus rivales, la Harley-Davidson Forty-Eight, que pese a no incluir el término “Bobber” en su nombre, es la máxima expresión de este concepto.

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.047

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos