Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Hyosung GD 250 N Exiv: Punto y aparte

Publicado

el

La particular silueta de la Exiv muy poco tiene que ver con lo que Hyosung haya fabricado hasta el momento. Es realmente un soplo de aire fresco en una gama que, todo sea dicho, no había evolucionado mucho en los últimos tiempos. Es una moto de estilo claramente juvenil, de líneas angulosas y atrevidas, pensadas para seducir a todos aquellos jóvenes usuarios que llegan a la categoría tras dar el salto de cilindradas inferiores. Al mismo tiempo, se trata de una moto muy compacta y sumamente ligera, con una conducción fácil que, aunque perfecta para aprender, no está exenta de cierta deportividad. Y si añadimos un precio de 3.299 euros, el resultado es un verdadero regalo.
 
El esfuerzo hecho en el diseño es notable; posiblemente sea la moto más original, moderna y llamativa que ha salido de sus cadenas de montaje. Su estilo minimalista está muy acorde con las tendencias actuales y muy en la línea de rivales como la KTM 200 Duke, posiblemente, la referencia entre las naked de su cilindrada. Como ella, la Exiv apuesta por la austeridad en sus formas, aunque sin renunciar a un diseño elaborado con detalles francamente sorprendentes y de calidad, como podéis ver en las fotos.
 

Rompiendo moldes

Verdaderamente, con ella, Hyosung rompe de manera definitiva con su estilo de fabricación empleado hasta el momento, ya que deja de lado los modelos caracterizados por su gran tamaño y la adopción de un motor bicilíndrico en V que no siempre ofrecía su mejor cara a bajo-medio régimen como precisa una moto, ante todo, urbana.
 
Además, tal y como llega de serie, la Exiv será la envidia de muchas de sus rivales, ya que dispone de elementos como la maneta de freno regulable, el piloto posterior por leds o una quilla.
 
Salta a la vista que su posición de conducción es bastante deportivacon un manillar muy ancho y plano, unas estriberas algo retrasadas y elevadas y un asiento pequeño que queda prácticamente encajado entre el depósito y el colín. Realmente no es muy espaciosa, sólo hace falta fijarse en el minúsculo colín y en el pequeño asiento para el pasajero que hay sobre él para darse cuenta de que no es precisamente la moto ideal para usuarios con una estatura superior a la media. Pese a todo, es bondadosa para el conductor, le ofrece una posición que le invita a pasar a la acción pero sin radicalismos y una altura de asiento de sólo 780 mm.
 
Con una distancia entre ejes de únicamente 1.360 mm y un peso que en orden de marcha es algo superior a los 150 kilos, la Exiv se convierte en un vehículo fácil en todos los sentidos. Se comporta de forma muy ágil a la hora de maniobrar y, aunque su radio de giro es reducido para una moto de ciudad, su ligereza ayuda a enfrentarse al tráfico urbano en buenas condiciones y sin problemas.
 
Su chasis multitubular es ligero y resultón, y las suspensiones, una horquilla invertida realmente gruesa –con barras de 37 mm, ¿demasiado?– y un único amortiguador situado en un lateral –al estilo de las Kawasaki ER 6n o Aprilia Shiver 750–, se comportan de forma muy homogénea, que se aleja de los extremismos y apuesta por un comportamiento consistente sobre asfalto en buen estado que, por otro lado, no lo penalice a circular sobre firmes más bacheados.
 

Mejoras en todo

Con respecto a la Comet 250 bicilíndrica, no hay color. La Exiv es más bonita, más ligera, más baja, más estrecha, más moderna, se lleva mejor… Y todo funciona mejor, como la frenada, con discos lobulados de 300 y 230 mm con pinzas de cuatro y dos pistones, con latiguillos
inextensibles, de respuesta inmediata y precisa.
 
Con llantas de aleación de 17 pulgadas, monta neumáticos de 110/70 delante, mientras que detrás se apuesta por un poco frecuente 150/60, más molón. Lástima que la calidad de los neumáticos no esté a la altura de lo esperado, de compuesto demasiado duro y con un agarre, aunque correcto en condiciones normales, que deja un poco que desear cuando el asfalto no está en perfectas condiciones.
 
Su renovado carácter también es responsabilidad de un nuevo motor (monocilíndrico 4T LC DOHC 4V) que supone un funcionamiento radicalmente distinto al del conocido bicilíndrico en V utilizado por la Comet. Con un cilindro menos, tiene un comportamiento mucho más eficiente en el día a día, con una respuesta que brilla con luz propia en la zona baja y media del cuentarrevoluciones. En este escenario, su funcionamiento resulta mucho más efectivo, acelera mejor desde abajo y, una vez lanzada, le cuesta bastante menos recuperar velocidad. El tacto del motor es agradable y emite un sonido ronco y profundo aun con el escape de serielo malo es que el nivel de vibraciones aumenta cuando el cuentavueltas supera la zona de las 4.000 rpm, algo que podremos llegar a notar incluso en las estriberas y que, por desgracia, resulta un poco molesto. Pese a ello, pensamos que el cambio ha valido la pena; de hecho, ofrece los mismos 28 CV de potencia que la Comet, y su par, de 2,4 kgm, se muestra sensiblemente superior. Además, no debemos olvidar que con un cilindro menos y su menor peso los consumos también se han visto reducidos, lo que siempre es un detalle a tener muy en cuenta.
Seguir leyendo
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.037

Suscripción en papel: https://www.quierounarevista.com/solomoto Descargar la revista o suscripción digital en: kioscoymas

Los + leídos