Husqvarna TC 250: apostando fuerte
Connect with us
Publicidad

Off-Road

Husqvarna TC 250: apostando fuerte

Publicado

el

La gama 2012 de las Huqvarna TC -modelos de cross- está compuesta por 3 monturas de cilindrada diferente: dos de 4T (450 c.c. y 250 c.c.) y una 2T de 125 c.c. Si nos remontamos a los años 90, veremos que Joel Smets y Jacky Martens, pilotando las Husaberg o Husqvarna, eran capaces de ganar campeonatos con motores de cuatro tiempos frente a las desaparecidas 500 c.c. 2T.

Ahora, tras la unión con BMW, incluso han contratado técnicos provenientes de la F1 para asegurar así que las Husky cuentan con una extensa experiencia con los motores de válvulas frente a sus competidoras japonesas y europeas.

Además, gracias a la colaboración entre los técnicos de RED y del equipo mundialista Racing Ricci, se han producido valiosos cambios que dan lugar a una muy competitiva TC 250. Tanto su motor, que quizá sea su mejor baza, ya que sólo pesa 22 kilos, como su diseño mecánico le dan en pista un comportamiento ágil y potente al mismo tiempo.

Informe de la parte ciclo
Con un peso de 104 kg se ha mejorado su bastidor, ahora completamente nuevo. Éste viene cromado en color negro y posee una resistencia mayor que crea un marco más rígido gracias en parte a los refuerzos de la cabeza de dirección. El chasis tubular está elaborado con gran variedad en sus secciones transversales. Esta dos y medio presume de un comportamiento reforzado en el tren delantero, facilitando los movimientos en zonas muy cerradas: curvas lentas, saltos cortos y sobre todo movilidad aérea no le dan miedo a esta montura.

La estabilidad y la maniobrabilidad se ha mejorado notablemente con el monoamortiguador nuevo, ahora un Kayaba con un ajuste externo de amortiguación (compresión de velocidad alta/baja y rebote) que substituye a un Sachs que difícilmente supo estar a la altura del rendimiento óptimo estimado.

Para nuestro gusto, el recorrido del amortiguador presentaba una primera mitad con una compresión demasiado rápida, que conseguía buena sensibilidad en baches pequeños, pero con cierta inestabilidad en las rectas con agujeros más grandes y alargados. Es decir, bien en zonas lentas, pero inestable en zonas de velocidad como rectas entre curva y curva, donde el final del muelle trasero con falta de extensión dificultaba mucho la conducción en dichas zonas.

La horquilla también viene proporcionada por Kayaba y, con un diámetro de 48 mm, ofrece cambios en la precarga, ya que ahora posee un ajuste más firme. Y hablando de firmeza, qué mejor que destacar el buen comportamiento del tren delantero. Así pues, está demostrado que se ha acertado la geometría de esta dos y medio, que con el amortiguador KYB hacen un binomio muy equilibrado para superar los mayores obstáculos de las exigentes pistas de cross.

Siguiendo con los matices de la parte ciclo, su frenado no es que sea un punto a destacar, pero con los Brembo tampoco se le echa en falta efectividad a la hora de frenar fuerte. Responde perfectamente a las adversidades del terreno. Esta TC 250 c.c. antepone manejabilidad ante todo, y es que los padres de esta Husky tienen claro que quien se decante por esta moto es alguien que busca nuevas sensaciones. Desde nuestra redacción, os podemos asegurar que esta dos y medio es 100 % competitiva frente a las otras marcas que ocupan el mercado de cross, y que incluso destaca en otros puntos como puede ser su par motor.

La nueva versión de 2012 de la TC250 también ha tenido un cambio de imagen estética, y ahora destacan gráficos negros, en molde (integrado en el plástico y absolutamente resistente al lavado), y llantas Excel en aluminio anodizado plateado en lugar del negro que se utilizó la temporada pasada.

Motor potente
Los técnicos han sintetizado un motor muy potente y dócil, reducido a 22 kilos de peso. En primer lugar, el tren de válvula a doble cámara ha sido rediseñado por completo, y esta versión ‘12 viene con un diseño totalmente nuevo, cuatro válvulas de titanio y un pistón diferente. Con ello, el aumento de la potencia y el par es considerable. Sus medios y bajos nos dejan asombrados, y el motor empuja muy fuerte sobre todo en subidas largas, donde en todo momento transmite potencia con firmeza en la rueda trasera.

Como la gran mayoría de las dos y medio, estos ajustados motores suben muy rápido de vueltas, donde tienen un carácter más bien corto en el recorrido de la aceleración, pero muy notable durante el del puño del gas. A nuestro gusto, su punto más negativo son los bajos, que no es que sean pobres, sino que no transmiten la aceleración con firmeza. Es decir, cuando se abre el puño del gas la respuesta no es inmediata y en según qué ocasiones nos proporciona un vacío motor.

Desde nuestro punto de vista achacamos el problema a una falta de puesta a punto del sistema de inyección, que también ha recibido modificaciones y se ha cambiado por completo (ahora Keihin, con cuerpo de mariposa 46 mm). El encendido electrónico es Kokusan, al igual que el tubo de escape, que viene equipado con Power Bomba en el colector, y el silenciador lo han trabajado los técnicos de la prestigiosa marca Akrapovic.Se ha puesto especial atención en obtener más potencia del motor, se ha trabajado también con la central eléctrica, y el nuevo pistón revisado, ahora más ligero, se ha instalado con el objetivo de la liberación de algunas revoluciones. Se ha modificado la culata, que ahora se basa en la tecnología de F1 para reducir la fricción y aumentar la durabilidad.

El encendido se ha actualizado con un sistema de CDI con tres mapas predefinidos adaptados a una ECU de la marca Keihin, y el cuerpo del acelerador es también de una sola pieza, al dejarse de utilizar el Mikuni meticuloso del modelo 2011. Para mejorar la respiración del motor, la caja de aire ha sido rediseñada para darle ahora más volumen.

En resumen, Husqvarna quiere hacerse un hueco entre las mejores de la parrilla con esta dos y medio y, como la gran mayoría de las marcas, ofrece una montura ligera y potente. Y es que, pese a tener un conjunto bastante equilibrado, Husqvarna no acaba de pegar el empujón necesario para estar entre las mejores del campeonato. Ahora no tienen ninguna duda de que esta montura puede ganar mangas, ya que de la mano del joven Alessandro Lupino han conseguido llevarla al top ten de la categoría MX2.

Nosotros también estamos convencidos de que cuando empiecen los campeonatos serán varias las ocasiones en que podremos ver la Husky 250 TC marcando terreno entre las mejores.

Lo más:
Manejabilidad

Lo menos:
Bajos motor

 

Prueba publicada en la revista SoloMoto OffRoad número 140

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos