HRC/Pedrosa/Repsol... Una “familia” con muchas dudas
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

HRC/Pedrosa/Repsol… Una “familia” con muchas dudas

Publicado

el

La noche del domingo del pasado GP de San Marino, Filipo Falsaperla, colega de La Gazzeta dello Sport, me llamaba al móvil para contarme que Dani Pedrosa había declarado en la televisión italiana, Italia 1, que había renovado con Honda “simplemente porque no había sitio en Yamaha”. Unas declaraciones que, como no podía ser de otra forma, recogieron no pocos medios de comunicación, tanto en el país transalpino como en el nuestro. “Yamaha es claramente la mejor moto que hay en la actualidad”, remató el piloto español, cuya renovación por Honda acababa de ser hecha pública.

“Mantendré mi fe en Honda un año más para ver si pueden mejorar la moto. De lo contrario, después de un año sin mejoría, tal vez será el fin de nuestra relación”.

Sin quitarle la razón a Pedrosa sobre las cualidades de las M1 de Yamaha y las lagunas de su RCV, sus palabras desde luego no parecieron la mejor forma de comenzar una nueva etapa de una relación que a lo largo de los cuatro años de convivencia ha sufrido un desgaste patente. Bueno, más que un desgaste, lo más acertado sería decir que lo que se ha producido es una erosión. Una erosión que ha afectado a todas las partes involucradas en el proyecto Pedrosa, es decir, el piloto, la fábrica y, también, al patrocinador.

Poco, o casi nada, a tenor de las declaraciones de Dani, queda de la fe y confianza con la que el joven triple campeón del mundo llegó a las filas del equipo Repsol en 2006. Honda le había llevado en volandas a ganar sus entorchados en 125cc y en el cuarto de litro, aquí por partida doble, y todo hacía presagiar continuidad en esta exitosa trayectoria. Todo el mundo esperaba que así fuese, todo el mundo estaba seguro de que así sería.

Podría tardar más o menos, los imponderables de las carreras podrían meter baza en mayor o menor grado, pero pocos, por no decir nadie, dudaba de que el éxito llegaría. Había ilusión y confianza por todas las partes.

Cuatro temporadas después, no sólo nada de lo esperado se ha materializado, sino que lo que era un proyecto ilusionante parece mucho más un matrimonio de conveniencia. Suena duro, ¿pero acaso no es así? ¿Qué ha sucedido para que lo que en su día fue una idea genial ahora sea mucho más noticia por las desavenencias y los desencuentros que genera?

La respuesta es muy simple, terriblemente simple: los resultados, o mejor, la falta de éstos. De haberse producido, seguro, segurísimo, no estaríamos hablando de los desplantes de Pedrosa, de las divisiones que genera la figura de Dani en HRC y del desánimo que la falta de resultados produce en Repsol. Todo sería de otro color; no sé si maravilloso, pero de otro color.

El piloto
En el affaire Pedrosa/Honda/Repsol es la figura del piloto la que más atención atrae. Siendo como es el protagonista de la película, es a él a quien se dirigen las miradas y quien es sometido en primera instancia a examen. Y en este sentido, las frías cifras apenas suponen un suspenso inapelable. Dos victorias por temporada, una en lo que llevamos de 2009, son sin duda un pobre bagaje para un piloto n

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2058

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos