Honda reconoce que la moto de Pedrosa falló en Jerez
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Honda reconoce que la moto de Pedrosa falló en Jerez

Publicado

el

La noticia no es que sea de última hora, ya que saltó el lunes después del pasado GP de España, pero hemos creído imprescindible recogerla porque pensamos que es interesante y refleja la intensidad con la que se está viviendo la lucha en MotoGP entre los cuatro grandes.

En su momento denunciamos que el rendimiento de Dani Pedrosa en Jerez durante el GP de España fue desconcertante. No en lo que a sus resultados se refiere, sino porque, a lo largo del fin de semana, su rendimiento en la pista no cuadró con sus explicaciones/quejas cada vez que se bajaba de la moto.

Tras el primer entrenamiento libre, el del viernes, Pedrosa no escondió su disgusto con las modificaciones que los ingenieros habían traído tras el fiasco de la carrera de Qatar. Ese día, Dani terminó cuarto, a poco más de cuatro décimas de Casey Stoner, un resultado que aparentemente mostraba que en HRC habían encontrado el camino para darle la vuelta a la situación en la que estaban enfrascados. Pero cuando un compañero de la prensa italiana le preguntó sobre si era así o simplemente era el fruto de un buen entendimiento personal con el trazado andaluz, Pedrosa respondió. “No, yo no estoy contento ni con la moto ni con el resultado. Y no ha sido muy positivo. No sé si ha sido por la pista o por la moto, pero yo no tenía grip. No me he sentido a gusto, he tenido algunos problemas, he tratado de mejorar, pero no…”. Unas declaraciones realizadas con cara de poco amigos en las que además añadía que poco o nada había cambiado con respecto a Qatar. En aquella rueda de prensa quedó la sensación de que, a la espera de lo que pudiese deparar la segunda jornada de entrenamientos, él mismo se descartaba de cara a la carrera del domingo en ese estado. Con la pantalla de tiempos como referencia, la cosa mejoró en el primer libre del sábado. El de Repsol Honda terminaba segundo a 460 milésimas de Jorge Lorenzo y rebajando su crono de la jornada anterior en siete décimas. Las cosas le fueron todavía mejor en la sesión oficial del sábado por la tarde: Pedrosa lograba la pole, la primera desde el GP de Indianápolis del año anterior.

Mela Chércoles le trasladó en la rueda de prensa posterior una afirmación de Valentino Rossi en la que, tras su cuarto puesto en parrilla, aseguraba que ya le gustaría a él tener los problemas de Pedrosa. “Te aseguro que no”, contestó con rotundidad el de Castellar del Vallès. La realidad es que Rossi no hizo más que expresar en voz alta las dudas que todo el mundo en el paddock tenía sobre el enigma Pedrosa. ¿Cómo podía seguir siendo tan crítico con una moto con la que había sido el más rápido en el entrenamiento definitivo? Sea como fuere, lo cierto es que en un GP más, su box había vuelto a ser uno de los más activos de MotoGP, con la cúpula de HRC pendiente del trabajo que los técnicos realizaron en la RC212V, con el líder del proyecto Shinichi Kakapu a la cabeza. El ingeniero japonés, por cierto, no recibió precisamente la respuesta que esperaba cuando tras la sesión cronometrada fue a felicitar a su piloto. Dani le reiteró, sin muchos rodeos, lo a disgusto que estaba con esa moto.

Lo que acabó de alimentar el desconcierto para calibrar el potencial de la moto de Pedrosa fue el hecho de que en carrera liderase todas y cada una de las vueltas excepto la más importante, la última. Pese a caer derrotado por Lorenzo, la defensa a ultranza de su primer puesto, cerrando una y otra vez todos los huecos al mallorquín en una cardíaca penúltima vuelta, aumentaron el valor de su actuación. Sus declaraciones post-carrera llevaron a la normalidad la situación, reconocimiento del mérito del ganador y satisfacción por lo mostrado en pista. Aunque, más en frío, el discurso poco optimista volvía a salir a la luz. “Seguimos teniendo muchos problemas. Dentro de lo que hay lo he intentado hacer lo mejor posible, he tenido suerte, y aunque no he conseguido la victoria, he podido aguantar para el podio. Al menos hemos conseguido estar delante aunque no hayamos podido ser rápidos a final de carrera. Cuando ha llegado Lorenzo, he notado que en cualquier curva él iba mucho más rápido, sólo por el sonido lo notaba. Lo único que podía hacer era tapar los huecos. La verdad es que no pensaba que pudiese estar tantas vueltas delante. Sí que hemos encontrado algo este fin de semana y hemos avanzado un poquito, aunque no puedo estar contento porque la moto sigue dando bandazos, no va muy recta…”.

 

Un problema eléctrico

A esta situación desconcertante, por lo menos para nosotros, se añadió un último factor, si no sorprendente, sí que inesperado. El lunes, en los entrenamientos que todos los equipos de MotoGP realizaron tras el GP, una prueba importantísima para el box Repsol Honda, Pedrosa marcaba el mejor tiempo.

En su charla posterior con los medios de comunicación, el piloto catalán revelaba que, confirmando sus sensaciones, un par de horas después de acabarse la carrera los ingenieros de HRC descubrieron que había fallado el sensor de la gasolina de su RC212V. Un fallo que no se reflejó en una pérdida de potencia, aunque sí en falta de tracción. “Las rpm de la moto parecían las mismas, aunque la potencia era menor, como si fuese una 750 en vez de una 800. Notaba esa pérdida en la salida de las curvas. Era como si las marchas se hiciesen más largas. Pensé que era porque estaba perdiendo grip”. Desde Honda reconocían que Pedrosa no fue el único en sufrir este contratiempo. También Marco Melandri tuvo problemas en el final de carrera.

El argumento gráfico para entender lo que pasó es que en el depósito de su moto quedó al final de la carrera casi un litro de gasolina, 900 ml, cuando lo normal es que esta cantidad esté siempre por debajo del medio litro. Es decir, medio litro sin utilizar en unas motos que apuran hasta el límite el consumo, y más con la limitación de los seis propulsores por temporada.

“La moto de Dani terminó la carrera con demasiada gasolina, justo por debajo del litro”, ha confirmado Shuhei Nakamoto, vicepresidente de HRC. “Lo ideal es terminar cerca de los 300 ml, por lo que su moto no fue capaz de aprovechar medio litro de combustible. Esto en términos de duración de carrera supone, más o menos, una décima por vuelta. Eso sí, no puedo asegurar que hubiese ganado, aunque sin el problema habría tenido alguna opción más”.

Rebajando el cálculo de Shuhei Nakamoto, por eso de la exageración, simplemente a la mitad, es decir, a 0,05 segundos por vuelta, y contando con las 27 vueltas del GP de España, teóricamente nos saldría una pérdida de tiempo de aproximadamente 1,35 segundos, en una carrera en la que entró 543 milésimas por detrás del ganador. Ahora bien, las matemáticas, las ciencias exactas, son malas compañeras de las carreras, y este tipo de conclusiones no pasan de un ejercicio de teoría. Especialmente, teniendo en cuenta en esta situación concreta la exhibición de Lorenzo en las últimas vueltas de la carrera en Jerez.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2058

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos