Honda CMX500 Rebel: Generación Rebel
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Honda CMX500 Rebel: Generación Rebel

Publicado

el

El mundo de las dos ruedas está en constante evolución, los tiempos cambian y con ellos las nuevas generaciones de usuarios que acceden al mercado de las dos ruedas con necesidades y gustos completamente distintos a los de conductores más veteranos. Sea como sea, es un tipo de usuario que tiene una importancia vital a largo plazo, pues ellos son el futuro de este mundillo.

A ellos precisamente va dirigida la nueva Honda CMX500 Rebel, una moto destinada al carnet A2, en la que no hace falta fijarse demasiado para ver que se trata de algo distinto. Es una montura de impactante diseño que, en muchos casos, recuerda a una custom, pero a la que en Honda han sabido actualizar para que evolucione hacia un nuevo concepto más atractivo, fresco y original, que huya de los convencionalismos para seducir a las nuevas generaciones.

Buena mezcla

Para ello podría decirse que se han mezclado varios estilos; a algunos les parece una custom, a otros una naked muy baja, pero, sin lugar a dudas, es la creciente categoría Bobber con la que comparte sus principales señas de identidad.

Esto se debe principalmente a los anchos neumáticos Dunlop utilizados, especialmente en el caso del delantero, que es un nada despreciable 130/90 –el posterior es un 150/80 y los dos van montados en llantas de 16”. El asiento es bajísimo –está a solo 690 mm del suelo– y aunque la columna de dirección y el manillar están mucho más arriba que él, la posición resultante no es muy custom, sobre todo, porque la centrada posición de las estriberas recuerda más a la de las naked.

El chasis tipo diamante de tubo redondo abraza un poco frecuente bicilíndrico paralelo heredado de la familia CB500 (nos gusta esta propuesta), que también se ha colocado muy bajo, tanto, que está a la altura del enorme guardabarros trasero. Este es el encargado de sujetar, junto al subchasis desmontable de aluminio, al pasajero, aunque los que deseen disfrutar en alguna ocasión de una versión monoplaza podrán desmontar muy fácilmente el asiento posterior –e incluso los estribos– en muy pocos minutos.

Como ya hemos comentado, no es una moto estéticamente muy compleja; el manillar es sencillo de tubo negro, que en su centro monta un cuadro de instrumentos con velocímetros, reloj horario, nivel de gasolina y poco más y, justo delante, un pequeño faro –de 135 mm de diámetro– con su correspondiente bombilla halógena de 55 W. La sensación general es de sobriedad; de hecho, es así a propósito, igual que la accesibilidad y facilidad de desmontaje de todas sus piezas, ya que Honda ha querido que su nueva Rebel 500 sea fácilmente customizable para que su propietario pueda transformarla a su gusto.

El comportamiento importa

Realmente es una propuesta interesante, distinta y, aunque algunos puedan pensarlo, nada aburrida. La Rebel se sale de los cánones establecidos y ofrece un conjunto con una estética de estilo moderno, pero, al mismo tiempo, también con un diseño que le permite destacar en la faceta funcional para asegurarnos un comportamiento que nos permita divertirnos más allá de los típicos paseos por ciudad en este tipo de motos.

Es una moto con una posición sorprendentemente cómoda, en la que mantendremos una postura muy corriente, en la que las estriberas están bastante altas y bien colocadas –aunque dependiendo del ritmo tocan en el asfalto–, y el asiento es muy ancho y, como ya hemos dicho, muy bajo, lo que favorece que lleguen perfectamente al suelo todo tipo de usuarios.

Los más altos, quizás, puedan sentirse un poco más encajonados, verdaderamente no es una moto muy grande –2.188 mm es su largo y 820 mm su ancho–, por lo que si superas el 1,80 m, no irás tan holgado. Dinámicamente es sorprendente, si esperas una moto lenta y parsimoniosa, estás completamente equivocado, su estrecha silueta y reducidas formas hacen de ella una moto muy fácil de conducir; de hecho, es especialmente eficaz entre el tráfico, donde se desenvuelve desahogadamente incluso con un neumático anterior que podría parecer muy ancho para su cilindrada.

Honda lo ha clavado en el diseño de la parte ciclo; el ángulo de dirección es bastante cerrado y posee una distancia entre ejes de solo 1.488 mm, por lo que no se ve penalizada en los tramos virados, donde sorprende por la estabilidad y buen desempeño; desde luego, gomas no le faltan…

No solo imagen

A decir verdad, nos arrancará más de una sonrisa, ya que la vitalidad que le aporta su brioso propulsor bicilíndrico 4T LC DOHC 4V, con una aceleración brillante y un régimen de vueltas con vida incluso en la zona alta del cuentavueltas, es capaz de aportarnos muy buenas sensaciones a un nivel donde otras de su especie ni siquiera llegan.

Las suspensiones están muy bien puestas a punto, puede que no destaquen por el recorrido, pero en el plano hidráulico realizan un buen trabajo, especialmente en el caso de la horquilla, formada por unas considerables barras de 41 mm de diámetro que no se descompone fácilmente en las frenadas fuertes.

Los amortiguadores posteriores se muestran un poco más duros, con menos progresividad, pero aun así sería injusto tacharlos de ser demasiado bruscos, pues en situaciones más comprometidas, como en tramos con asfalto más bacheado, se mantuvieron firmes y en ningún momento llegaron al máximo de su recorrido, ni a interferir en nuestro confort de marcha. Respecto a la frenada, absolutamente nada que objetar, esta es una asignatura en la que Honda suele brillar especialmente y, aunque la Rebel 500 no sea uno de sus modelos premium, no es motivo para no mantener un buen nivel.

Ciertamente no es una moto exigente en este sentido, pesa solo 190 kilos en orden de marcha y las prestaciones de un motor de 45 CV no suponen un desafío insuperable para ella. Por ello el conjunto propuesto por Honda y firmado por todo un especialista como Nissin es más que suficiente para sentirnos seguros en este aspecto; además, por ley, el ABS llega de serie y el de dos vías y fabricación propia utilizado por la Rebel 500 es de los que nos dejan conducir sin interferir más que cuando sea necesario.

Aire fresco

Es cierto que el mercado está cambiando, pero también lo es que todavía necesita seguir haciéndolo con aún más intensidad, para buscar nuevas alternativas que puedan seducir a las generaciones venideras y no centrarse exclusivamente en las categorías habituales.

La Rebel 500 es una buena propuesta en ese sentido. No es una moto compleja, todo lo contrario, pero se atreve con una filosofía que tiene en las mentes inquietas y en los fueras de serie sus principales compradores.

Por si fuera poco, Honda se lo quiere poner muy fácil y, sabiendo que el poder adquisitivo de sus posibles compradores no es muy alto, redujo los costes al máximo –sin que se viera afectada la tan consabida calidad Honda– para ofrecer su nueva Rebel 500 a un increíble precio de 6.000 euros. Sin que sirva de precedente, la más barata de su categoría.

Sus rivales

La Honda CMX500 Rebel es una moto compleja de clasificar, algo que le sucedía a la Vulcan S de Kawasaki, que podría ser su rival más directa por estilo y cilindrada. Pero aparte existen modelos con atrevidas filosofías a las que el mercado tiene clasificadas un poco como bichos raros o, visto desde otro punto de vista, motos muy originales y diferentes, lo que viene muy al caso con nuestra protagonista.

Lo que sí sorprende es que una Honda sea la más económica de una categoría, y su procedencia taiwanesa no es ninguna excusa, pues algunas de sus rivales también son “made in Asia” y son bastante más caras. Además, su calidad de fabricación es realmente buena, no olvidemos que todo lo que fabrica la firma del ala dorada, sea donde sea, supera un rigurosísimo control de calidad.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2051

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos