fbpx
PUBLICIDAD Billboard

Hesketh, la marca creada por un aristócrata sin carnet de moto

Con dinero procedente de la F1, un aristócrata y acaudalado británico intentó crear una nueva marca de motos que relanzase a la industria británica de las dos ruedas, reverdeciendo los laureles del pasado, y así nació la marca Hesketh.

La industria británica de la moto fue realmente poderosa a principios del siglo XX, con un elenco de marcas a cuál más icónica. Y es que el Reino Unido fue la cuna de marcas como Matchless, Brough Superior, Vincent, Norton, BSA, Sunbeam, AJP, Ariel o Triumph, auténticos pesos pesados.

Pero en 1980 ya no quedaba nada de todo ello… Por ello Lord Hesketh decidió fundar Hesketh Motorcycles en 1980, para revivir este mito, a pesar de que ni tenía carnet de moto ni experiencia con las dos ruedas…

PUBLICIDAD Content_1

Logró formar a un equipo de expertos para diseñar la que sería su primera moto, la V1000. Partiendo de la base de un motor Weslake bicilíndrico V90º de 992 c.c. y 86 CV -4T, aire, 8V, DOHC- creó una naked moderna, para los cánones de la época, con fibras de líneas cuadradas, faro redondo y con una pequeña visera derivabrisas.

Foto de la Hesketh Vampire
La Hesketh Vampire fue una sport turismo que nació gafada… Fue la segunda oportunidad de relanzar la marca.

Lord Hesketh deseaba revivir la gloria de la industria británica de la moto

Dotada de un chasis multitubular abierto de acero al cromomolibdeno Reynolds 531, horquilla y doble amortiguador de Marzocchi, de unas curiosas llantas Astralite remachadas -de 19 y 17”, unas medidas inusuales- y con tres frenos de disco de 280 mm con pinzas Brembo, era un soplo de aire fresco para la época.

Lord Hesketh deseaba haber empleado solamente componentes de procedencia británica, pero la calidad de los frenos Brembo, de los carburadores Dell’Orto y de las suspensiones Marzocchi no podían ser igualados…

PUBLICIDAD Content_2
Foto de la Hesketh V1000
La primera creación de Lord Hesketh, la desastrosa V1000.

Con este primer movimiento el atrevido lord británico tenía en mente atraer algún fondo bancario o un gran fabricante británico del sector de la automoción, pero nadie mostró interés por el nuevo proyecto… Fue el primer encontronazo…

La Vampire fue un intento por revivir a Hesketh, pero la mala fama de la naked V1000 la arruinó

La producción de la V1000 se inició en agosto de 1981 en una fábrica con 70 empleados. El plan era fabricar 500 motos el primer año que se distribuirían en 25 concesionarios británicos, para en 1982 elevar la producción hasta las 2.000 unidades al año. Pero todo ello se fue al garete cuando la prensa probó las primeras unidades…

Acostumbrados a la finura y buenos acabados de las motos japonesas, los periodistas tildaron a la nueva Hesketh de lenta, pesada, alta, difícil de pilotar por una caja de cambios horrenda, además de consumir mucho y de tener un precio demasiado elevado…

PUBLICIDAD Content_3

Visto lo visto la producción se detuvo en septiembre para subsanar, al menos, los problemas de la caja de cambios. Se fabricaron 139 unidades, que en realidad fueron ciento treinta y nueve horrores con ruedas, ya que su motor tenía graves problemas de caja de cambios, sonoridad mecánica, cárteres con poros que provocaban pérdidas de aceite y un funcionamiento poco acorde con la imagen de moto de lujo que pretendía ofrecer -costaba el doble que una Moto Guzzi Le Mans-.

El corazón de las Hesketh era un motor V2 90º de 991 c.c. y 82 CV

A ello se sumó la falta de personal en fábrica, la mala gestión en la compra de algunos componentes sencillos -demasiado caros-, y por otra parte ahorraron dinero en componentes de calidad que sí eran necesarios, como los pistones Mahle, que finalmente fueron desechados por otros “del montón” y que, evidentemente dieron grandes problemas de sonoridad y estanqueidad.

PUBLICIDAD Mobile_Pos7
Foto de la Hesketh V1000
La V1000 adoleció de múltiples problemas mecánicos de juventud. Una lástima.

Con todo este jaleo, fabricaron un kit de mejora del motor, pero a pesar de ello no logró desempañar la mala imagen de la V1000, agravada por un peso, un volumen y una altura de asiento excesivos -imposibles de solventar sin un nuevo rediseño de la parte ciclo-.

PUBLICIDAD Content_4

La Hesketh Vampire con carenado integral parecía una moto mucho más elegante y mejor

Finalmente, con todo “solucionado a medias” se puso a la venta en 1982 y los atrevidos y valientes primeros clientes recibieron sus motos a un precio de casi 5.000 libras, que al cambio de aquel momento en pesetas era de casi 1 millón de rubias -unos 6.000 euros hace 40 años.

Evidentemente el valor de las V1000 cayó en picado con todos sus problemas y nadie más las compró, lo que provocó que Hesketh Motorcycles, que ya estaba tocada financieramente, quebrase con deudas de más de 4 millones de libras.

PUBLICIDAD Mobile_Pos8

Pero Lord Hesketh no tiró la toalla. El creía firmemente en su producto y pensó que se había precipitado en lanzar la V1000 sin tener el producto probado, así que en 1983 fundó la empresa Hesleydon Ltd. para crear una moto mejor.

Foto de la Hesketh V1000
Los componentes eran de calidad, como las curiosas llantas Astralite remachadas, o las pinzas de freno Brembo.

Partiendo de la base de la naked V1000, con el motor mejorado, creó una moto turística, dotada de un gran y elaborado carenado integral, la Hesketh Vampire.

PUBLICIDAD Mobile_Pos9

El precio de la Hesketh Vampire era tan caro como una VF y una Gold Wing juntas…

Con este añadido la V1000 parecía una moto completamente diferente, y ciertamente lo parecía, pero el lastre de la mala fama de la V1000 la perjudicó. Con un desorbitado precio de 1.600.000 pesetas de la época, costaba tanto como una Honda VF750F y una Honda Gold Wing juntas…

Solamente se fabricaron cincuenta Vampire y la firma cerró definitivamente en 1984.

PUBLICIDAD Mobile_Pos10

El que fuera jefe de desarrollo de Hesketh, Mick Broom, decidió tomar el relevo y lanzó dos prototipos, la Vulcan y la Vortan, con un motor mejorado y engordado hasta los 1.200 c.c., pero no pasaron de ser simples anécdotas de lo que debería haber representado Hesketh para la industria británica.

A pesar de ello continuó ofreciendo el servicio de mantenimiento a los pocos usuarios de la marca, hasta que decidió dejar el negocio en septiembre de 2008, siendo adquirido por Paul Sleeman.

PUBLICIDAD Mobile_Pos11

Gracias a ello el club de propietarios de Hesketh sigue activo y las pocas V1000 y Vampire que sobreviven pueden seguir circulando 40 años después de su nacimiento.

Foto de la Hesketh V1000
Uno de los folletos publicitarios de la época.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario