PUBLICIDAD

Harley-Davidson y Donald Trump: un culebrón que no termina

Desde que llegó a la presidencia de los EE.UU. la relación entre el controvertido presidente de norteamericano, Donald Trump, y Harley-Davidson es digna del guión de un culebrón televisivo.

Si en su primera etapa como presidente, Trump alababa a la marca de Milwaukee, especialmente a su ‘alma americana’, e incluso invitó a una delegación de la ‘Company’ a la Casa Blanca, todo esto cambió de la noche a la mañana cuando Harley decidió llevar parte de su producción al extranjero, precisamente para contrarrestar la importante subida de impuestos al acero y aluminio europeo y chino que usan en Milwaukke para fabricar sus motos, acción impulsada por Trump en una de sus medidas de proteccionismo de la industria norteamericana.

Entonces, el presidente de prominente tupé llamó ‘traidores’ a los responsables de Harley e hizo un llamamiento a boicotear la marca de motos en uno de sus polémicos ‘tweets’.

¿Renace el amor?

La caída de las ventas de Harley (un 4,2%) pero, especialmente, de los beneficios (un 26%) que, entre otros, han motivado un replanteamiento total de su producción para los próximos años, ha debido tocar al presidente norteamericano, que ha manifestado que «Harley-Davidson ha tenido que luchar contra los aranceles de la UE, pagando un 31% más a día de hoy”, dijo en su cuenta de Twitter. Harley ha tenido que trasladar la producción al extranjero para paliar la parte que le afectó de estos impuestos y que aumentará al 66% en junio de 2021. Esto es injusto para los Estados Unidos”, para terminar con una amenaza a Europa: “Nosotros haremos lo mismo”.

Deja un comentario