Harley-Davidson Ultra Limited Low: ‘Born to be free’
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Harley-Davidson Ultra Limited Low: ‘Born to be free’

Publicado

el

Patrocinado por www.h-dsieblamalaga.com

Noticia patrocinada por:

Patrocinado por www.h-dsieblamalaga.com

Ante todo, he de reconocer que mi experiencia con el Touring de Harley era más bien poca hasta la fecha, así que cuando Lluís Morales, jefe de Pruebas de la revista, me propuso hacer la prueba de nuestra invitada de hoy, no lo dudé ni por un momento. También he de reconocer que estas Touring tamaño transatlántico me atraen bastante. En pruebas y comparativos anteriores he podido catar grandes referentes del segmento como la Honda Goldwing en sus cilindradas de 1.500 y 1.800 cc, varias BMW de las familias R, GT y K GT, alguna Triumph Trophy SE y todo un surtido de otras pequeñas GT de menor tamaño. Digamos que no han sido pocas las oportunidades que he tenido de disfrutar las maravillas de estas ruteras por excelencia, lo que me ha servido para darme cuenta de que, a pesar de ser competencia en el mercado global, todas y cada una de ellas representa de una forma única y muy particular la filosofía y el estilo de cada marca.

Es curioso, pero cuando sondeas a algún que otro usuario del Touring de largo recorrido, al menos en nuestro mercado, Harley-Davidson no es una de sus principales opciones. El público gene­ralista centra su búsqueda en marcas europeas o japonesas, ya que erróneamente encasilla exclusivamente las máquinas de Milwaukee en el mundo custom. Es obvio que nuestra protagonista de hoy, la Ultra Limited Low, tiene mucho de ese sabor americano que tanto agrada de las Harley, pero también lo es que gracias al excelente resultado llevado a cabo a través del proyecto Rushmore, en el que han intervenido tanto los diseñadores y técnicos de la marca como los concesionarios oficiales y usuarios finales, una Tounrig como la Ultra Limited Low pasará a la historia por ser uno de los modelos salidos de las cadenas de montaje del fabricante norteamericano más sofistica­dos y competitivos de su segmento.

Touring para todos

El leitmotiv de la Low radica precisamente en lo que su propio nombre indica, está dedicado a las muchas adaptaciones que se han realizado sobre la versión Ultra Limited para que conductores de baja estatura puedan tener un fácil y grato acceso a ellas. Seguramente por eso Lluís Morales tuvo a bien confiarme esta tarea, ya que con mi 1,70 m de estatura podría decirse que soy un cliente potencial de nuestra invitada. Y es que hay que reconocer que cuando nos enfrentamos a una moto de su tamaño y peso, sentirse a gusto –con los pies firmemente apoyados en el suelo y el manillar bien sujeto– es primordial para ganar confianza.

Así es como precisamente te hace sentir la Low; la rebaja en 15 mm de las suspensiones, un asiento colocado prácticamente en el suelo y un manillar bien cercano y con unos puños delgados que nos permitan agarrarla con fuerza –incluso cuando tenemos uno o varios dedos apoyados en las levas– son las claves del éxito en la Low. No hace falta ser un lince y ni siquiera rodar mucho tiempo sobre ella para observar que el confort de marcha de los ocupantes es excepcional, pero lo que sí es verda­deramente importante en este modelo es que, gracias a todas las adaptaciones, maniobrar en parado, hacer giros cerrados o moverse a baja velocidad nos confiere una sensación de control y seguridad máximas.

Por si fuera poco, estas sensaciones se mantienen cuan­do circulamos por carretera abierta; si ya de por sí las Ultra Limited tienen un centro de gravedad bajo, con los cambios, la Low aún ve más potenciado este aspecto. Esto, junto con su peso, se traduce en un excelente aplomo en ambos ejes y, consecuentemente, en una estabilidad en el paso por curva magnífica. Lo malo es que la altura libre al suelo es tan escasa, que en curvas muy cerradas o rápidas de mucha inclinación, no cuesta nada en absoluto rozar con las plataformas en el asfalto; típico en este tipo de motos.

Pese a todo, he de reconocer que nuestra invitada me sorprendió muy gratamente. Las críticas que siempre había escuchado sobre las grandes Touring americanas, casi siempre realizadas por gente poco relacionada con el mundillo Harley, no hacían referencia a lo que la Low me transmitía. Seguramente se deba al excelente traba­jo realizado en cuanto a las suspensiones; no es fácil controlar el peso y las inercias que un buque de este calado poseen, pero en honor a la verdad hay que reconocer que el material seleccionado cumplió muy bien su función. Y no sólo en lo referente al confort de marcha, pues siempre actuaron con gran suavidad y de forma muy progresiva, sino a la hora de controlar todo el conjunto incluso en tramos muy serpenteantes que no suelen ser precisamente el medio natural de una Touring de sus dimensiones.

A todo par

Un peso pesado de estas dimensiones necesita un motor que esté a su altura. Por sus características, en esta categoría la cifra de potencia es poco más que testimonial, y el par motor es la ver­dadera madre del cordero y en el que se basa el tremendo empuje y capacidad de arrastre que demuestran estos caballos percherones. Con el nuevo Twim Cam 103, Harley también lo ha dado todo, este musculoso bicilíndrico en V de casi 1.700 cc (con refrigeración LC, no lo olvidemos) y sus 138 Nm a sólo 3.750 rpm demuestran la contundencia y capacidad necesaria para que, entre otras muchas cosas, la Low arranque fá­cilmente desde parado en una subida, se mueva con soltura a máxima carga y con pasajero o sea capaz de circular a velocidad de crucero a poquí­simas vueltas.

Todo ello lo lleva a cabo de forma desahogada y sin vacilaciones, aunque también hay que reconocer que sin destacar especialmente por sus prestaciones. De hecho, ésta es una palabra poco utilizada en el ambiente Touring, aquí de lo que se trata es de disfrutar del viaje y gozar plenamente de la sensación de libertad, la intención no es, ni de lejos, batir ningún récord, de ello se encargan otro tipo de motos.

En otro aspecto, también hay que reconocer que la electróni­ca de Harley ha mejorado muchísimo en estos últimos tiempos. Pese a la dificultad de homologación que plantea un motor con el par de perolos que caracteriza a las máquinas america­nas, sus técnicos han sabido conservar la estética de antaño y modernizar su interior para que no sólo cumplan las duras normativas medioambientales presentes y futuras, sino también para que el consumo se mantenga de media sobre los 6 litros a velocidades razonables.

Otro de los a priori puntos débiles de este tipo de motos es la frenada. Los fabricantes no siempre dan con la com­binación adecuada para que dispongamos de una frenada contundente y segura al mismo tiempo. En Harley no se han andado con chiquitas en este aspecto. Como bien pudieron comprobar gracias al Proyecto Rushmore, éste es un aspecto que preocupa al usuario y, ante tal demanda, no han dudado en proporcionar a su Ultra Limited Low un sistema de frenada complejo tecnológicamente hablando, pero de fácil utilización. La solución encontrada por los técnicos estadounidenses ha sido el denominado sistema Reflex, que no es otra cosa que una sofisticada frenada combinada que, en la Low, además se ve reforzada por un ABS.

Todo ello, unido a los frenos de alta capacidad firmados por Brembo, proporcionan una frenada a la altura de las expectativas. Como ya hemos dicho, la magia de este sistema no es otra que su facilísima utilización, ya que no precisa de un conductor de nivel muy avanzado para que los resultados sean especialmente buenos. De hecho, se ha logra­do simplificar tanto las cosas, que prácticamente nos podemos olvidar de la maneta derecha; pisando el voluminoso pedal de freno, el cerebro de la Low se encarga de repartir la presión sobre los dos ejes y ejecutar así una frenada segura y contundente si así lo deseamos. Por supuesto, siempre contaremos con nuestro particular ángel de la guarda en forma de ABS, que se encargará de salvaguardar nuestra integridad física al determinar, siempre en el momento preciso, cuándo es el momento de entrar en acción.

Lujo por doquier

Si con todo lo que os hemos contado hasta el momento no tenéis suficiente para ver que la Ultra Limited Low es una Touring fuera de serie, sólo hace falta echar un vistazo a su impresionante equipa­miento para convencerse. Como de costumbre, Harley nos entregó una unidad como se dice vulgarmente full equip, un tremendo des­pliegue y toda una declaración de intenciones que nos revela con toda claridad cuál es el estatus de la Low en el panorama Touring actual. En cierto modo, para hablar de todo lo que nuestra invitada equipa, necesitaríamos prácticamente un artículo aparte, pues os podemos asegurar que el despliegue en aspectos como la ilumina­ción a través del sistema led Daymaker, la protección aerodinámica, la información multimedia o el sistema de carga no tiene paran­gón.

Y es que sobre ella, uno se siente como a los mandos de un crucero espacial digno de la saga Star Wars, gobernado a través de un ancho manillar con unas piñas superpobladas de botones y pulsadores y un salpicadero repleto de botones que dan acceso a funciones como el control cruise o a las casi infinitas opciones del sistema denominado Infoocio, que incluye desde navegador GPS hasta un potente equipo de música Hi-Fi. Todo ello, claro está, interactuando plenamente con el conductor a través de sistema Bluetooh con comandos por voz, un completo cuadro de instru­mentos y, sobre todo, de una pantalla táctil LCD de 6,5 pulgadas que, entre una multitud casi inacabable de funciones, por ejemplo, nos buscará automáticamente la gasolinera más próxima cuando entremos en reserva.

Verdaderamente Harley ha vuelto a dar el do de pecho con su nueva Ultra Limited Low, una Touring más accesible y bondadosa y, por supuesto, con la exclusividad, lujo y capacidad de perso­nalización que ha hecho míticas a las motocicletas de Milwaukee.

 

Para más información no te pierdas la ficha técnica de la Harley-Davidson Ultra Limited Low

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos