Connect with us
Publicidad

Pruebas

Harley-Davidson Street Rod: Con carácter sport

Publicado

el

Hace dos temporadas que Harley-Davidson nos sorprendió a todos con la Street 750, un modelo digamos que de corte Sportster, orientado casi exclusivamente al mundo del carnet A2 y para iniciarse en el entorno de las Harley-Davidson sin gastar mucho dinero y contando con que se trataba de un producto destinado a las masas, a un tipo de público generalista que no necesariamente sueña con acabar llevando una Softail o una Road King. Ahora la emblemática compañía de Milwaukee va un paso más allá con esta nueva motocicleta, la Street Rod, que se construye partiendo de la Street. Pero los cambios son muchos; tantos, que hablamos de una moto radicalmente diferente en cuanto a parte ciclo, potencia y comportamiento. Además de por su estilo, por supuesto, porque no hay más que verla para intuir en ella un aire deportivo, al estilo de una mezcla entre V-Rod y XR 1200, pero en versión compacta y ligera.

El motor, denominado en este caso High Output Revolution X 750, ha aumentado en potencia y par respecto a la versión conocida en la Street 750 –que ya nos gustó y mucho en su momento– y ahora va mucho más allá, al tener una capacidad de estirada y una entrega inéditas en, por ejemplo, el motor de una Sportster 883. Este nuevo propulsor declara un 18 % más de potencia y un 8 % más de par máximo que en la Street básica. Además, cuenta con un cambio muy fino y bien escalonado, que ayuda a elegir la marcha que quieres y olvidarte de todo: una vez que decides si la carretera por la que te vas a mover es de tercera o de cuarta, puedes jugar a abrir y cerrar el acelerador como si cubicase bastante más, confiando en su elasticidad.

PARTE CICLO VERSÁTIL

 

En cuanto a las suspensiones, dos amortiguadores laterales con depósito de gas separado (117 m de recorrido en rueda) y con precarga regulable se acompañan de una robusta horquilla invertida con barras de 43/132 mm (no ajustable, eso sí). Los frenos son tres vistosos discos de 300 mm de diámetro con pinzas de dos pistones y ABS de serie. Por su parte, el basculante ha sido alargado respecto a la Street para desplazar peso hacia el tren delantero (la distancia entre ejes se lleva hasta los 1.510 mm), mientras que la geometría de dirección pasa a ser de 27º y 99 mm de avance. Con eso y con las nuevas llantas de 17” de diámetro se ha conseguido un reparto de pesos ideal y una conducción absolutamente neutra.

Por si fuera poco, se puede inclinar con ella mucho más de lo que esperas de un modelo del segmento cruiser, así que practicar una conducción alegre no es problema alguno. El caso es que los invitados a la puesta de largo que tuvo lugar en los alrededores de la serranía de Ronda (si no conoces esa zona, ya estás tardando en organizar algo allí con tu moto) pudimos tratar esta bella Street Rod como si de una naked deportiva se tratase, y sin muchos miramientos… Los estribos están muy retrasados y permiten inclinaciones que no esperas de ningún otro modelo Harley, y la moto se muestra muy aplomada y neutra en todo tipo de curvas. Lo que no nos gustó es que el pie derecho queda algo más separado que el izquierdo, debido a la ubicación de los estribos y pedales, y a que la tapa de la admisión obliga a forzar un poco la pierna.

Es el único punto en que la ergonomía no ha quedado perfectamente resuelta, ya que, en lo que se refiere a forma de asiento, angulación del manillar, etc., nos ha gustado mucho. Deja al piloto sentado cargando el peso justo sobre el tren delantero, ya que la moto es muy “horizontal”, alejada del clásico estilo cruiser de mitad trasera baja y delantera elevada. Por cierto, las ruedas de 17” en ambos trenes nos han parecido todo un acierto, tanto estético como funcional: además de colaborar al sano comportamiento en curva, le confieren una estética muy diferenciada del resto de la gama, y es precisamente uno de los objetivos de esta Street Rod: ser distinta.

PARA TODOS LOS PÚLICOS

 

Como decíamos antes, si algo nos ha sorprendido aún más que el sano comportamiento de la parte ciclo es la versatilidad del motor: es muy fino, no vibra nada de nada y sus marchas pueden estirarse con alegría, pero con elasticidad de sobras como para poder emplear una o dos relaciones para todo: a lo largo de los más de 200 km recorridos durante el test, disfrutamos mucho de su noble entrega y de su alegría estirando las revoluciones hasta el punto en que no aporta nada hacerlo; tanto como para hacer sufrir a un guía que se desplazaba con otro modelo notablemente más potente…

La Street Rod puede solicitarse con kit de limitación para el A2, o en versión de potencia libre. Está disponible desde ya mismo en todos los concesionarios Harley-Davidson por un precio de 8.650 euros, en colores Vivid Black (negro brillante), o 200 euros más en Charcoal Denim (gris oscuro mate) y Olive Gold (verde metalizado). Por ese abanico de precios incluye tan buenos detalles como los grafismos del depósito, la cúpula sobre el faro, el piloto trasero y los intermitentes de led o los retrovisores en los extremos del manillar drag-bar. Una manera ideal para acercarse por vez primera a una marca que suele caracterizarse por modelos de estética más arriesgada y quizás de menor polivalencia, pero que se abre en esta ocasión a un espectro de público mucho más amplio del habitual.

SUS RIVALES

 

La Street Rod pertenece a un segmento algo raro, casi inclasificable hace años, pero que resulta que cada vez incorpora más modelos a esta extraña mezcla de cruiser con naked, con scrambler, con café racer… o con lo que sea. Da lugar a modelos personalizables, de estética moderadamente custom, y, sobre todo, utilizables como moto de a diario, como única montura en muchos casos. 

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.044

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos