Harley-Davidson Sportster Iron 883 / Forty-Eight
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Harley-Davidson Sportster Iron 883 / Forty-Eight

Publicado

el

Patrocinado por www.h-dsieblamalaga.com

Noticia patrocinada por:

Patrocinado por www.h-dsieblamalaga.com

Todos los fabricantes de motos tienen muy claro que para recoger, antes hay que sembrar. Y para sembrar, necesitan herramientas y buena semilla, como los modelos Sportster. En 2016, en Milwaukee han decidido dar más personalidad a dos de sus mo­delos base, la Iron y la Forty-Eight, ambos de la familia Dark Custom, dos modelos que, tras recibir varios reto­ques, os aseguro que para nada son la hermanita pobre de la gama Harley… Son realmente atractivas y muy personales, y paradas en un semáforo dan mucho jue­go. Aunque los puristas digan que las Sportster no son motos para “hombres duros”, os aseguro que este par me agradan mucho más que el resto de la gama.

Y ¿qué es la familia Dark Custom? Es una sub­gama compuesta por seis modelos: Street 750, Sportster 883 Iron, Sportster Forty-Eight, Street Bob, Street Bob Special –novedad– y Fat Bob. Es una familia de modelos pensada para ser la más personal, la más customizable, la más espe­cial. Y su color negro no es porque sí. Es como una pizarra sobre la que pintar tu moto con la extensa gama de accesorios disponibles… Sí, en Harley-Davidson tienen un catálogo con 10.000 referencias… Tienes mucha pintura

Volviendo a las novedades que la marca presen­tó en Barcelona –por primera vez en su vida en esta ciudad–, pudimos probar, además de las dos anterior­mente mencionadas, la Softail Slim S y la Fat Boy S, dos modelos especiales de la nueva serie S –top de la gama–, y la Street Bob Special.

Vamos a repasar lo que vivimos con cada una de ellas.

Softail Slim S y Fat Bob S
 


 

Estas son las motos más espectaculares de la presentación, las que todos los periodistas bus­caban para hacerse una foto con ellas, las dos componentes de la nueva serie S de producción limitada. Y es que las nuevas Slim S y Fat Boy S se fabricarán durante una temporada y luego desaparecerán de la gama. ¿Y qué las hace tan especiales? Principalmente porque adoptan el motor –siempre bicilíndrico en V45º– hasta aho­ra destinado a las CVO, un Screamin Eagle Twin Cam 110B, de 1.801 cc con un montón de CV y unos escapes que suenan de maravilla. Deriva­das de las respectivas Slim y Fat Boy, además del motor, adoptan detalles estéticos personales. En la Slim S destaca sobre todo la decoración de estilo militar en color verde oliva camuflaje, con logos militares a conjunto, una estrella de cinco puntas de los años 40.

Se le añade un filtro de aire circular decorado en negro –ovalado en la Slim–, un nuevo tapizado del asiento monopla­za y el color negro aplicado al motor, silenciosos de escape, horquilla y prácticamente el resto de los componentes mecánicos. Dotada de plata­formas, con la Slim S puedes inclinar poco, toca enseguida, por lo que es una cruiser para rectas. Acelera una pasada y su rugir de escape es de los buenos. No hay Harley de serie que tenga más potencia… Y su peso no es elevado –com­parado con otras cruiser como la Fat Boy–, por lo que es bastante fácil de llevar, aunque en cur­vas va mejor la Fat Boy. Si te la compras –22.800 euros–, serás la envidia…

Y la Fat Boy S, otro tanto de lo mismo, en la que además de equipar el motor Screamin Eagle Twin Cam 110B, de 1.801 cc, incorpora nuevos silenciosos de escape y una tapa de filtro de aire rectangular redondeada, además de una rigu­rosa decoración en negro. El resto es idéntico. Respecto a una Fat Boy, acelera mucho más y su comportamiento dinámico no varía, salvo que tu cuerpo sufre más inercias cuando mueves el puño de gas hacia atrás… ¡Un gustazo! Esta Fat Boy S cuesta 25.000 euros… Se me olvidaba: en las dos S, el control cruise es de serie.

Iron 883
 

La renovación de la pequeña Sportster es real­mente acertado. Las nuevas llantas de aleación con detalles mecanizados en los nueve palos, el filtro de aire redondo con la tapa con un graba­do acanalado, los nuevos amortiguadores con muelles progresivos y válvula separadora del nitrógeno y el aceite, además de otros detalles –ver recuadro–, la convierten en una moto muy atractiva. Ahora también incorpora tacómetro di­gital con dígitos –en la pequeña pantalla LCD– y antirrobo electrónico –todas las Sportster–.

Teniendo como objetivo a los new comers de la marca y un uso 100 % urbano, es una moto ra­cional, estrecha, ligera y fácil de llevar, buena en ciudad. Esta fue la primera moto que probé bajo la lluvia –nos llovió a primera hora, solamente, por suerte– y es realmente asequible para todo tipo de público –el 83 % de los nuevos clientes de la marca compra las Sportster–. Los nuevos amortiguadores amortiguan –redundancia–, ab­sorben bien las tapas de alcantarilla y no son en absoluto secos. Toda una agradable sorpresa. El tacto general de confort de marcha es supe­rior a la anterior Iron, y estéticamente es más atractiva aún. Así que el modelo 2016 es todo un acierto.

El resto de los componentes mecáni­cos no sufre variación, como el pequeño motor Evolution bicilíndrico en V 45º –883 cc, OHC, 4V, aire, inyección–, que rodando a 100 km/h no se siente cómodo, ya que aparecen vibraciones en el manillar que llegan a a ser molestas. Los mandos de los intermitentes, uno en cada puño, por pulsación, tampoco me acaban de conven­cer –el intermitente del puño de gas es difícil de accionar–. Y en ciudad el motor refrigerado por aire desprende mucho calor, por supuesto.

Aprovechando el día de lluvia, probamos el nuevo ABS –de serie en todas las Sportster– y tiene buen tacto y potencia, además de ser bastante intrusivo. A la mínima entra en funcio­namiento.

Street Bob Special
 

Otra novedad más englobada dentro de la fa­milia Dyna es la Street Bob Special, una moto que es una variante de la Street Bob actual. Si el manillar cuelgamonos es una de las caracterís­ticas de la Street Bob, que le da esa apariencia de custom radical, la nueva versión Special la convierte en una muscle bike. Y es que equipa un manillar Drag, unas nuevas llantas de alea­ción –de radios en la Street Bob– y un nuevo filtro de aire que la convierten estéticamente en otra moto. El resto de parte ciclo y motor en V45º –Twin Cam 103 de 1.690 cc, OHV, 4V, aire, inyección- no sufre cambios.

En marcha su comportamiento dinámico es bueno, estable y bastante confortable, incluso sorprendente en carretera de curvas, a pesar de rodar con estribos adelantados. Me gusta más que la Street Bob, aunque no estaría de más una Special con los mismos estribos que esta, más atrasados. Debido a que es una custom normal, que no destaca por nada especial, fue una de las motos que pasaron más desapercibidas en­tre los periodistas y los curiosos que desfilaron ante el lujoso hotel Meliá Sky, el lugar escogido para la presentación. Le falta algo de gancho pese a ser una gran moto.

El universo Harley es muy especial. Sobre sus motos vives una atmósfera muy diferente; no im­portan la deportividad, la potencia o que sea un vehículo práctico… Llevar una Harley en ciudad es marcar territorio, es definir una manera de ser, es dar a entender que eres diferente, no necesariamente cool, hypster o heavy. Y ello lo reflejas también en tu Harley, en los accesorios que le hayas colocado, en tu indumentaria…

Si vienes del mundo de la moto y te subes a una Harley, realmente entiendes que es otro ro­llo, hay otra manera de vivir las dos ruedas. Y es que rodando sobre la Forty-Eight o la Slim S me sentí como un malo malote pero de buena pasta, ya me entendéis, me sentí diferente, centro de atención en cada semáforo…

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos