H-D Ultra Limited Low/Road Glide Special/Street Glide Special: La evolución de la especie
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

H-D Ultra Limited Low/Road Glide Special/Street Glide Special: La evolución de la especie

Publicado

el

Escuchar a la gente y trasladar sus peti­ciones a las motos. Algo que parece tan simple –pero que pocos llevan a la prác­tica– es lo que ha hecho la marca de Milwaukee desde el pasado año, todo ello en aras de acercar más sus modelos a las necesidades reales de sus fans.

En eso consistió el Proyecto Rushmore, en recoger las opiniones de miles de aficionados de todo el mundo y luego plasmarlas en hechos reales. Fruto de todo esto son estas nuevas tres Touring: la Street Glide Special, la Road King Special y la Ultra Limited Low, así como otros cuatro modelos de la gama CVO. Las Touring de Harley cuentan, además (fuera de la propia familia Touring), con las Sportster 1200T, Switchback, Heritage Softail y… el trike Tri Glide Ultra, que no llegará a nuestro país.

La nueva gama se denomina Touring 2.0 y vie­ne con otras novedades aportadas por la marca, como la posibilidad de realizar rutas guiadas o de alquilar motos, todo de manera oficial desde los principales concesionarios de H-D.

La menos novedosa de las tres, por decirlo de alguna manera, es la Street Glide Special, que sobre la base del ya conocido modelo aporta un mejor equipamiento de serie, tal como la instru­mentación Boom! Box 6.5GT con pantalla táctil, el carenado Batwing con ventilación, los faros halógenos duales, llantas de aluminio Enforcer con neumáticos de perfil bajo y los frenos com­binados Reflex con ABS.

La Road Glide SpeciaL vuelve modificada, e incorpora un atrevido carenado bifaro, que, a diferencia del resto de Harley, en este modelo se ancla al chasis y no a la dirección. Es más ancho y envolvente que los ya conocidos, e incorpora un doble faro con tecnología led Dual Reflector Daymarker. Cuenta además con un sistema de ventilación modificable con una palanca. El motor utilizado es el Twin Cam 103, habitual de la gama Touring de Harley. Usa también las llantas Enforcer con los neumáticos de perfil bajo. Se ha mejorado la er­gonomía del manillar.

La tercera Touring es la Ultra Limited Low, una Ultra pensada para los usuarios europeos que no tenemos las tallas XL de los norteamericanos, incluso también para las féminas seguidoras de la marca. En este caso se ha revisado toda la ergonomía. Empezando por un asiento de 650 mm de altura (43 mm más bajo que en la Classic); un manillar 51 mm más cercano, acompañado de unos puños de menor grosor; unas tapas de cár­ter más estrechas y una estriberas del pasajero revisadas que no molestan en las maniobras. Las suspensiones han sido rebajadas, y el caballete, más cercano, es más fácil de abrir. El embrague requiere menos fuerza para accionarlo, y también adopta la nueva instrumentación Boom! Box 65GT. El motor es el TC 103 con las culatas re­frigeradas por líquido.

Algo más que una forma de vida

La marca de Milwaukee ha sabido ofrecer como ninguna otra marca una filosofía, una forma de vida: Harley no vende sólo motos, sino una ma­nera de vestir, de viajar y de vivir. Está claro que las motos norteamericanas no destacan en pres­taciones o en lo último en tecnología y electróni­ca, y sin embargo, tienen una legión de acólitos totalmente entregados como ninguna otra marca puede presumir. Pero está claro que para muchos e incluso para el prestigio de la marca, hoy en día esto solo no basta, y poco a poco y siempre de manera armónica, estas motos se van actua­lizando en tecnología a lo que hoy se estila. Así, y en el caso de la Ultra Limited, el motor TC 103 lleva refrigeración líquida en las culatas (como, por ejemplo, la nueva generación de BMW boxer) y su potencia ha crecido hasta casi los 90 CV. Los frenos se han actualizado, el ABS es de serie y muy bien integrado, el faro es redondo, pero con moderna tecnología, y la instrumentación es táctil, completa y fácil de usar. En el caso de la Road Glide Special, el doble faro utiliza tecnolo­gía led, realmente eficaz. El equipo de música de serie es de 100W, pero el de las CVO es de 300 W, nada menos.

Siguen siendo una forma de vida para mu­chos… pero ya no sólo eso.

Para los moteros europeos, seguramente los Alpes sean el mejor destino posible para realizar rutas en moto. Ahí nos llevó la gente de Harley para probar sus nuevas Touring, con un punto de partida desde el norte del lago de Como, realizan­do un triángulo de más de 200 km entre Italia y Suiza. Lástima que el tiempo no acompañó, con alternancias de niebla y lluvia durante todo el ca­mino. Eso no nos quitó ni las ganas de rodar en Harley ni de probarlas a fondo.

Asignadas las motos por sorteo, la primera par­te de la ruta la realizamos a lomos de la Ultra Limited Low. Ya sólo montarnos, apreciamos los importantes cambios ergonómicos, especialmen­te un servidor que mide 1,70 justito. Llegas bien al suelo con ambos pies, ni las tapas de cárter ni las estriberas te molestan y el manillar está en el sitio preciso, sin que tengas que estirarte. Con todo eso, los 414 kg de la Ultra (en orden de marcha) parecen menos… Muchos menos aún cuando la Ultra empieza a moverse y muestra una agilidad y precisión que no recordábamos.

Impresionante el motor de larga denominación (Twin-Cooled High Output Twin Cam 103, nada menos), que responde ya desde el ralentí y que es capaz de circular en 6ª por debajo de las 2.000 rpm, sin toser ni cocear. El carenado des­vía el aire de tal manera, que se puede circular con la visera abierta sin problemas y los deflec­tores de las piernas, que integran el radiador de agua camuflado, cumplen con su cometido.

En el primer tramo de la ruta, con muchas zonas urbanas e intenso tráfico, también apreciamos que el embrague, más suave de accionar, cansa mucho menos que en las versiones anteriores. Tan sólo el punto muerto es difícil de encontrar.

En las maletas laterales pudimos guardar el traje de lluvia y la cámara fotográfica, y aún nos quedaba espacio para mucho más, amén de su enorme cofre.

En marcha, la Ultra es muy neutra e intuitiva, y las suspensiones no son excesivamente blandas, de manera que se mantiene la estabilidad sin re­nunciar al confort.

La Road Glide ha vuelto, a petición de los afi­cionados norteamericanos, con un carenado revisado,

atrevido pero también eficaz, con un sis­tema de aireación muy elaborado y una amplitud que garantiza una buena protección, además de incluir las mencionadas ópticas de diodos led. La posición de conducción es distinta a la de la Ultra, con un asiento más elevado y un manillar más ancho y cerrado de puntas. Con mi estatura me costaba más moverla en parado que la gran y aparatosa Ultra, aun siendo más ligera que ésta. Sin embargo, otros compañeros de prensa, más altos, la encontraban perfecta. En marcha sí me pareció cómoda y manejable. Cuestión de tallas y gustos.

La Street Glide Special pesa 356 kg en orden de marcha, frente a los 414 kg de la Ultra y 385 kg de la Road Glide, y la verdad es que esta diferencia se nota, especialmente en marcha. La Street se siente ágil y ligera, y en los cerrados tornanti de los puertos alpinos era la que mejor se desenvolvía, sin necesidad de realizar manio­bras extrañas. Las llantas de aleación Enforcer son más ligeras que las de radios y, junto a los neumáticos de perfil bajo, dan un tacto más pre­ciso a la dirección. El sistema de frenada integral es muy práctico, ya que generalmente con sólo usar el pedal de freno trasero, reduciremos la velocidad en lo necesario. Nos iba de perlas a la hora de afrontar los cerrados ángulos alpinos. El ABS también actúa cuando hace falta, como pudimos comprobar en las mojadas carreteras suizas.

En los tres modelos se agradece y mucho la completa instrumentación Boom! Box 6.5GT (mira que les gustan los nombres largos a los de Harley…), con su gran pantalla digital y táctil, muy fácil de usar. El navegador es muy visible y la radio se maneja con facilidad, ya sea por la pantalla o por el joystick situado en el manillar, en la piña izquierda.

Grandes ruteras

Los amantes de viajar con las motos de Mi­lwaukee están de enhorabuena. Las nuevas Tou­ring se han hecho al gusto de los moteros euro­peos y atendiendo a sus necesidades. Las tres están bien equipadas, son muy cómodas, pero también manejables y seguras, y no han perdido ni un ápice de su personalidad única.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos