Connect with us
Publicidad

Motos

Yamaha GTS 1000 Rhodium Omega, de JSK Moto

La Yamaha GTS 1000 Rhodium Omega de JSK Moto es la visión futurista y extrema de una moto que fue innovadora en 1993, la rutera Yamaha GTS 1000 Omega.

Publicado

el

GTS 1000 Rhodium Omega

Aunque parezca mentira, esta Yamaha GTS 1000 Rhodium Omega, de JSK Moto, está basada en la Yamaha GTS 1000 Omega de 1993, una moto turística con una innovadora parte ciclo: un chasis con forma pentagonal y una suspensión delantera monobrazo, con un motor de EXUP dulcificado.

Samuel Kao, de JSK Moto, quiso tomar la parte más futurista de la Omega e imaginar cómo sería en una moto 25 años más joven. De este preparador californiano ya os mostramos su  BMW NineT.

Lo primero era quitarle esa imagen de moto turística que tenía la GTS 1000 (diseñada originalmente por James Parker) y darle un nuevo aspecto, mucho más acorde con su especial tecnología. El otro punto a trabajar era reducir el peso en todo lo posible, ya que en la Omega original rozaba los 300 kg.

 

Se hicieron muchos bocetos, con la idea que la imagen fuera pentagonal, como su chasis. Tras el diseño 3D, se realizaron moldes en barro, que se retocaron hasta conseguir la forma deseada. Los moldes posteriores para hacer las piezas metálicas posteriores se hicieron en fibra de vidrio.

La revisión del chasis obligó a hacer un nuevo depósito y otro radiador. El asiento, rigurosamente monoplaza, está confeccionado a mano en cuero.

Otro tema que comportó mucho trabajo fue la parte delantera. Hasta 16 bocetos se hicieron del frontal y los faros, optando al final por los 6 elipsoidales integrados en una máscara. La instrumentación es una pantalla TFT a color personalizable.

Para bajar el peso, además de eliminar todo lo superfluo, se quitó el módulo gestor del ABS (en aquella época eran enormes y pesados y se sustituyó la batería por otra de litio, más ligera. El escape es un ligero Akrapovic 4 en 1.

Los amortiguadores también llevaron trabajo y se recurrió a Gears Racing para fabricar un par de ellos expresamente para la Rhodium Omega. En los frenos, para conseguir una buena potencia del único disco delantero se montó una pinza de 6 pistones y una bomba radial, ambos de Beringer. Y para acabar de conseguir la agilidad buscada, se montaron unos neumáticos Pirelli Supercorsa.

Como vemos, mucho trabajo para hacer esta Yamaha GTS 1000 Rhodium Omega, de JSK Moto… casi tres años.

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Solo Moto Nº: 2.045

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Publicidad

Los + leídos