GP Valencia: En Cheste, fuegos bicolor
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

GP Valencia: En Cheste, fuegos bicolor

Publicado

el

En el año 2006, Valentino llegó a acumular una desventaja de 51 puntos respecto a Nicky Hayden, el equivalente a dos carreras de distancia. A pesar del gran colchón con el que contaba el americano, Rossi conseguía darle la vuelta a la situación y en sólo cinco carreras se ponía por delante con un saldo a favor de 8 puntos, diferencia con la que llegaba a Valencia, última cita del calendario. Todo el mundo lo daba como vencedor, pero una caída en la quinta vuelta arruinó sus esperanzas y finalmente fue Hayden el campeón de 2006. Durante la vuelta de honor, se encendieron las tracas y fuegos artificiales que celebraban el reñido campeonato, pero, para sorpresa de todos, el color del humo de aquellas divertidas explosiones era el amarillo, color insignia de Valentino… Nadie pensaba que el italiano no se llevaría aquel campeonato, de ahí el título de ese artículo, pues todo puede pasar en una sola carrera, un juego a una carta en el que cualquier cosa puede ocurrir, así que o se piensa en un color neutral, o tendrán que preparar fuegos naranjas y azules. Aquella ocasión fue la última vez en que el título de la categoría reina se decidía en la última carrera, y venció el que estaba por detrás en la provisional. Lorenzo ha reducido una desventaja de 44 puntos que llegó a separarlo de Marc tras la carrera de Indianápolis, hasta los 13 actuales.

MotoGP
Sin duda alguna, 2013 está siendo una de las mejores temporadas de toda la historia. Carreras increíbles, adelantamientos espectaculares, protagonistas de película, acciones polémicas. Podemos decir que en estos 17 GGPP hemos visto de todo. Un año así, se merecía un final como en el que nos espera en Valencia.

¿Vencerá el rookie o le dará la vuelta el campeón? La lógica hace pensar que será Marc el campeón, ya que así lo dicen las combinaciones posibles que hemos vivido a lo largo del año, en las que Marc siempre ha estado en el podio en todas las carreras que ha cruzado la meta, y sólo quedar fuera del cajón es lo que puede estropear su campeonato. Lorenzo tiene que ganarle 13 puntos. Para ello existe una combinación principal, que sería venciendo la carrera y que Marc quedase quinto, una situación que, a menos que el de Cervera cometa un error, es imposible. Pilotos para meter entre ellos hay muy pocos, básicamente se reducen a uno: Pedrosa, el compañero en el Repsol Honda Team, quien ha vencido hasta en cinco ocasiones en el trazado valenciano.

Pensar que Valentino, Crutchlow, Bautista o Bradl pudiesen participar en la fiesta es algo difícil de imaginar. Para empezar, a Rossi se le da fatal este trazado. Cal no se encuentra al nivel que mostró en la primera mitad del campeonato y su mente está más en las pruebas que tendrá con la Ducati que en dejar un buen sabor de boca. Los otros dos son pilotos Honda y con contrato en vigor para la próxima campaña, por lo que es lógico pensar que tampoco participarían en la resta de los puntos, algo que podría ocurrir si a Marc le tocase remontar fruto de un error, la única posibilidad con la que sueña Lorenzo, una situación que podría darse si la lluvia hace acto de presencia. El año pasado, el líquido elemento provocaba una de esas extrañas circunstancias, y vimos desde una CRT liderando la carrera hasta la victoria de Pedrosa saliendo desde el pit lane. Marc está rezando para vivir una carrera normal, mientras que Jorge estará pidiendo algo de ayuda divina.

  • Antecedentes

Tanto Marc como Jorge saben lo que es conseguir un título en Valencia. Cada uno de ellos ganó el primero en Cheste. Márquez llegaba con una ventaja de 17 puntos sobre Terol en 2010, y en carrera hizo lo que le tocaba, asegurar el título con una cuarta plaza. 13 puntos separaban a Lorenzo de Dovizioso en 2006 y el mallorquín también optaba por asegurar el campeonato, también con una cuarta posición. Aunque para Marc existe otro antecedente, y es la carrera de 2011, cuando ni siquiera pudo defenderse por la lesión que sufría en el nervio óptico, por lo que el título terminaría en manos de Bradl.

Moto3
Una temporada tan emocionante como la que estamos disfrutando este año merecía un desenlace tan espectacular como el que vamos a vivir en Valencia. El que gane la carrera será el campeón. Salom, Viñales y Rins se encuentran separados por sólo 5 puntos y las combinaciones que se pueden dar entre ellos para llevarse el título pasan por conseguir la victoria en Valencia. Cada uno depende de sí mismo.

Rins, que es el que ocupa la tercera plaza, de terminar primero, y a pesar de que Luis fuese segundo, provocaría un empate a puntos y a victorias, por lo que el título iría a parar a manos de Álex por el hecho de sumar cinco segundos puestos, por los tres que sumaría el mallorquín. De ser Viñales el vencedor en Cheste, y aunque Salom fuese segundo, el campeón sería Maverick por 3 puntos. De este modo, el del Team Calvo recibiría la recompensa a la regularidad, ya que con tres victorias sería el que menos ha conseguido este año, pero el único que ha finalizado todas las carreras.

Y si ellos tres han sido los que han estado peleando en cada carrera, existe un cuarto protagonista que puede serlo más que nunca. Nos referimos a Márquez, pues si repite victoria, las combinaciones entre segundos y terceros no le valdrían a Rins, quien necesita forzosamente recortar la diferencia de 5 puntos sobre Luis. Sin embargo, a Maverick sí le valdría la segunda posición frente a la tercera de Luis, siempre y cuando Rins no sea el vencedor. ¿Será capaz Salom de aguantar hasta la última vuelta para lanzar su ataque? ¿Conseguirá escaparse Rins? ¿Logrará por fin Viñales una nueva victoria? Todo ello lo sabremos este fin de semana.

  • Antecedentes

23 años hay que remontarse para encontrar un título a tres bandas, hasta 1990, cuando Capirossi, Prein y Spaan se jugaban el Mundial en la última carrera; en aquel entonces, en el circuito de Phillip Island. La gran diferencia con aquella ocasión es que eran pilotos de tres nacionalidades distintas y los italianos se aliaron con Loris, una ayuda que le valió el título. La final de ahora es más agónica si cabe, pues ellos se encontraban separados por 9 puntos, bajo un sistema de puntuación en el que se daban 20 por la victoria. Prein llegaba líder pero sería el primero en quedar excluido de la lucha al romper su montura, así que todo se decidiría entre Loris y Hans Spaan, quienes se encontraban separados por dos escasos puntos. Quien quedase por delante del otro sería el vencedor, y éste fue Capirossi, eso sí, gracias a que Casanova, Romboni y, sobre todo, Gresini, su compañero de equipo, se inventaron de todo por desquiciar al holandés. Esta vez, sólo el menor de los Márquez, en un circuito que conoce bien, puede ayudar a su compañero y tomar una relevancia que hasta ahora no se ha dado en equipo, pues hay que recordar que en carreras como la de Assen o Brno ha sido precisamente quien ha arruinado las opciones a la victoria con las que contaba Rins.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2061

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos