PUBLICIDAD Billboard

GP Italia 2022: Aspar cumple cuatro décadas en el Mundial

Con 40 años a sus espaldas, 137 triunfos y 373 podios como piloto o jefe de equipo, Jorge Martínez Aspar hace balance; y repasa el camino que le llevó a debutar en el Mundial con 19 años hasta ser nombrado ‘MotoGP Legend‘ en 2019.

Esta semana Jorge Martínez “Aspar” ha cumplido 40 años ininterrumpidos de actividad en el Mundial de Motociclismo. Desde que debutara en el GP España 1982, en el Jarama, han pasado ya cuatro décadas llenas de éxitos, alegrías y sinsabores. Pero, sobre todo, repletas de un cariño inmenso por un deporte que le ha dado todo; y al que sigue devolviéndole grandes carreras, cuidando de los futuros campeones desde la base y peleando por títulos mundiales temporada tras temporada.

PUBLICIDAD Content_1

“Todo nació en 1981. Ricardo Tormo me dejó la Bultaco 50 y la 125 para correr el Campeonato de España. Gané en 50 y fui SubCampeón en 125, por detrás de él. A final de temporada me hicieron una entrevista y dije ‘el año que viene vamos al Mundial, como sea’. Montamos el equipo con las motos de Ricardo. Pero él, que había firmado por Kreidler, vio cómo la fábrica quebraba y se quedaba sin poder competir. La estructura que habíamos creado se dividió para dos pilotos, y la aventura empezó en el Jarama, el 23 de mayo de 1982. Competí allí, y terminé sexto en mi debut. Luego viajamos a Misano, Assen y Rijeka, en la antigua Yugoslavia. Eran carreras que hacía con la segunda moto que él me dejaba. Eran otros tiempos, otra manera de competir”, recuerda.

El sueño de un niño

“Estar en la parrilla de salida en el Jarama, corriendo en el mismo circuito en el que competían Ángel Nieto, Carlos Lavado, Barry Sheene, Kenny Roberts, Freddie Spencer, Franco Uncini o Marco Lucchinelli, que eran los mejores del mundo, para mí ya era un sueño. Verme allí, por primera vez, y terminar sexto, no cabe duda de que lo que me dio es la idea de decir ‘sirvo para esto’”.

PUBLICIDAD Content_2

“Afortunadamente, de aquel niño queda todavía la ilusión de seguir en mi mundo, en el mundo de las motos, ligado a un deporte que me lo ha dado todo, trabajando por él, por seguir formando pilotos y por seguir peleando por victorias y títulos”, asevera.

¿Su mejor recuerdo? “No se puede hablar de uno solo, de tres, de cinco… serían un millón, muchísimos de ellos maravillosos. En la parte deportiva, me quedo con los grandes triunfos, con los grandes títulos como piloto o como jefe de equipo. En la parte personal, me quedo con la oportunidad de haber podido tener una relación personal con Ángel Nieto, con Ricardo Tormo, con pilotos que en aquel momento eran mis ídolos, con la familia Rabasa y Derbi, que me ayudaron muchísimo”. “También con la posibilidad de vivir de primera mano la llegada de una nueva generación, la evolución o revolución que ha dirigido Carmelo Ezpeleta con Dorna, que ha llevado al motociclismo a otra dimensión”, añade.

PUBLICIDAD Content_3

La ilusión, su motivación

“Hace falta mucha ilusión, mucha pasión, sacrificio y constancia, porque igual que ha habido momentos buenos, hemos pasado por momentos duros y difíciles. Hace falta tener un gran equipo alrededor, una gran cantidad de gente que crea en ti, que te acompañe en el camino, para poder seguir adelante contra viento y marea”, concluye Aspar, que ya cuenta con 40 años en el Mundial.

Te recomendamos

PUBLICIDAD Excl_Slot_7

PUBLICIDAD Excl_Slot_8

Deja un comentario