GP de Qatar: La carrera de las preguntas sin respuesta
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

GP de Qatar: La carrera de las preguntas sin respuesta

Publicado

el

La de 2014 ha sido una pretemporada atípica en la que los resultados no han sido desde luego lo más noticiabe de la misma. En un primer momento lo titulares los acaparó la lesión de Marc Márquez mientras entrenaba Dirt-Track, que le dejaba en el dique seco en las dos terceras partes finales de los entrenamientos de invierno. Una preocupación ciertamete, pero quizás menor porque en los test que inauguraron la pretemporada el campeón del mundo había hecho gala de un estado de forma excepcional. No haber perdido lo que los americamos llaman “momentum” -algo así como el estado de forma-  y ver que la RCV se había mostrado a un muy bien nivel, hizo que los reponsables de HRC no se  “enfadaran” demasiado con la lesión de su piloto nº1. Al menos no tanto como Emilio Alzamora, que  comentó que lo sucedido debería servirle de lección a su piloto “para no jugar con fuego a dos meses vista del inicio del campeonato”. En cualquier caso, lo dicho, dentro del contratiempo fue menos porque Marc no tuvo que pasar por el quirófano y los médicos aseguraron que, salvo imprevistos, llegaría en perfectas condiciones al primer GP… Este fin de semana podremos confirmar esas previsiones.

La segunda fuente de atención de la pretemporada ha sido sin duda la nueva categoría Open. Teóricamente prevista para acoger las nuevas carreras cliente que las marcas participantes en el campeonato habían puesto en pie para los equipos privados, en realidad se ha mostrado como una trampa/atajo ideado por DORNA para doblar la resistencia de los fabricantes japoneses -léase aquí Yamaha- a abrir mano del desarrollo libre e ilimitado en sus motos, especialmente en la gestión electrónica.  Por reglamento, las Open disponen de una serie de ventajas sobre las motos que corren bajo especificaciones Factory. Ventajas que pasan por disponer de 24 litros en lugar de 20, por poder utilizar 12 motores con posibilidad de desarrollo a lo largo de la temporada en lugar de los 5 sellados de las motos oficiales,  y por disponer de un neumático específico un grado más blando que el más blando de las Factory. En contrapartida, las Open tienen que montar obligatoriamente un sistema de gestión cerrado de DORNA, mientras que en las Factory la electrónica es libre y abierta.

La semilla de la discordia/confusión se dispara cuando un equipo teóricamente de fábrica, Ducati, decide correr bajo el reglamento Open. Una decisión argumentada en base a la necesidad de tener la opción de desarrollar sus motos a lo largo de la temporada. Este inesperado cambio de bando de repente cambió el equilibrio de la categoría, ya que las otras fábricas, Honda y Yamaha, entienden que Ducati pasará a jugar con ventaja. Especialmente porque por una filtración accidental salió a la luz pública que la gestión electrónica de DORNA es básicamente la gestión electrónica utilizada por Ducati antes de “cambiar de acera”. A partir de ahí se generan una serie de situaciones que llevan al organizador del campeonato a poner en pie nuevos apéndices en el reglamento técnico que crean por un lado confusión y por otro una imagen de improvisación impropia de un mundial… Y a unos días del inicio del mismo, todavía no está definido cuál será el reglamento técnico de MotoGP.

Otro de los asuntos que han marcado la pretemporada que está a punto de finalizar es el nuevo neumático que Bridgestone ha introducido de cara a 2014, un neumático que aparentemente favorece a Honda en perjuicio de Yamaha. Y no lo sabemos tanto por las declaraciones de Márquez o Pedrosa, sino por las quejas y los enfados monumentales de Jorge Lorenzo. El piloto de Yamaha se quejaba amargamente de cómo el nuevo compuesto de Bridgestone había desestabilizado su equilibrada M1, especialmente a la hora de abrir gas en salida de curva. A esto había que sumarle la diferencia de tacto  de su motor con las especificaciones para hacer carreas con 20 litros en el depósito. Para el estilo “tiralíneas” de Lorenzo, la suavidad y la precisión son imprescindibles, algo que había desaperecido en la Yamaha 2014. Es cierto que según fueron sucediéndose las sesiones de entrenamientos las sensaciones de Jorge fueron mejorando, pero los resultados obtenidos en Sepang -muy lejos de los pilotos de cabeza, incluido Aleix Espargaró y su Yamaha Open- evidenciaron que las cosas no estaban yendo por los derroteros esperados. Sin embargo, sólo unos días después de Sepang2, en Phillip Island, Lorenzo se mostró plenamente competitivo. Una situación que llevó a entender que los nuevos Bridgestone funcionan mejor para unas motos en unos circuitos y mejor para otras en otros. En cualquier caso, cuando el Mundial 2014 llegue a Sepang y Phillip Island la temporada llevará muchos GGPP y los equipos habrán trabajado intensamete con los Bridgestone 2014… si es que para entonces no han cambiado ya.

Volviendo a los nombres propios de MotoGP, Márquez aparte, el otro gran protagonista español de la pretemporada ha sido un sorprendente Aleix Espargaró, que sobre una Yamaha Open se ha codeado con los pilotos y motos de fábrica. Y cuando decimos de fábrica, nos referimos a los Pedrosa, Rossi y Lorenzo, a los que no sólo ha plantado cara, sino que en momentos puntuales superó. Disponer de una M1 del 2013 contando con las ventajas de poder utilizar cantidades casi ilimitadas de combustible y un neumático más blando que ellos, le permitió volar en tiempos de los top. Es cierto que a la hora de realizar simulacros la diferencia de la gestión electrónica fue importante, pero por un lado ésta está por desarrollar, y en segundo la centralita “by Ducati” que se incorporará tras la llegada de la maraca italiana a Open a buen seguro mejorará el rendimiento en este apartado. Sea como fuere, Aleix ha sorprendido a propios y extraños -a alguno menos-, demostrando que sabía muy bien qué estaba haciendo cuando el pasado año se dejó llevar por los cantos de sirena de Yamaha en detrimento de “la seguridad” de las Open de Honda. Por lo que se ha comprobado, no eran precisamente cantos de sirena lo que escuchó Aleix.

Por último, subrayar una situación que podríamos denominar como “el retorno de Rossi”. Y es que Valentino parece haberse reencontrado. Tras su controvertido cambio de técnico a finales de la pasada temporada, #46 ha recobrado la ilusión. Se ha entrenado como nunca antes y encontrarse con una M1 con la que se siente mucho más cómodo le ha rescatado la autoconfianza y esa “alegría de vivir” que siempre le había caracterizado. También le ha ayudado ver cómo en cada entrenamiento ha luchado por la pole… y ha terminado muy por delante de Jorge Lorenzo, su compañerp de equipo.

Así están las cosas a sólo unas horas vista del inicio del Mundial 2014. Las espadas están alzadas y las dudas son muchas. Los problemas de Lorenzo, la pregunta de hasta dónde será capaz de llegar Ducati corriendo con reglamento Open o los problemas de consumo que las Yamaha suelen tener en este circuito son interrogantes abiertos que tendrán respuesta sólo cuando en Losail se apague el semáfro el próximo domingo por la noche.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2055

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos