Gas Gas de Raga y Sherco de Cabestany, ¿con cuál te quedas?
Connect with us
Publicidad

Comparativos

Gas Gas de Raga y Sherco de Cabestany, ¿con cuál te quedas?

Publicado

el

Desde hace seis o siete años, Gas Gas y Sherco ofrecen a sus clientes más apasionados la posibilidad de tener una moto prácticamente idéntica a las utilizadas por sus pilotos oficiales en las competiciones. Son motos perfeccionadas al límite, más caras y, por tanto, destinadas a un público muy concreto; no todo el mundo es capaz de sacarles provecho, y quizás por ello se hacen producciones reducidas, que en el caso de la Gas Gas es de 700 unidades y en el de la Sherco de unas 250 inicialmente, “aunque no es una serie limitada y se puede ampliar la producción”. Para todo el mundo.

Sea como sea, la evolución de estos modelos ha sido constante, y con un equipamiento cada vez mejor se rebaja, además, lo que para muchos es un factor clave en una moto de trial: el peso.

En el caso de Gas Gas, por ejemplo, éste ya fue sustancialmente rebajado el año pasado con la utilización del amortiguador trasero Reiger, que reducía el peso de tan importante elemento un 50 %. La Raga 2012 sigue montando un Reiger de tres vías que permite modificar el hidráulico de extensión, además del de compresión y de la precarga del muelle, pero presenta novedades en la parte delantera, donde se ha sustituido la antigua horquilla Marzocchi por una Tech con las barras oscuras. También son nuevos el equipo de frenos y la bomba de embrague, y cambian, en ambos casos, los Formula de 2011 por unos AJP/Bracktec. Hay que destacar también la modificación interna del colector de titanio, el sistema de apertura rápida de la tapa de la caja de filtro y la mejora del sellado de ésta, así como el de la propia caja, un nuevo sistema de desvaporización del depósito de gasolina y una mayor protección del amortiguador trasero. Debajo del chasis, las orejas se han hecho más anchas y situado más abajo para proteger la zona de las bieletas, que antes estaban más expuestas a los golpes.

El resto del equipamiento es el habitual de la Réplica de Gas Gas, e incluye los cárteres de magnesio, el carburador Keihin para los modelos de 280 c.c. y 300 c.c., , el manillar Renthal Fat Bar con puños de la misma marca, la culata S3, los Michelin X Light o la llanta trasera de radios partidos como elementos más destacables.

En cuanto a la decoración, una vez dejada totalmente de lado la opción del chasis dorado, se ha mantenido la apuesta del negro para el bastidor -en el resto de la gama es rojo- y el blanco para el fondo de unos plásticos que vuelven a actualizar su decoración. Personalmente no nos agrada el enorme Gas Gas que luce en los laterales, básicamente porque nos da la sensación de que los agranda, pero es cuestión de gustos… Para acabar, hay que decir que las llantas son ahora en negro, y llevan serigrafiado el nombre del piloto, un significativo Especial Edition y Gas Gas.

Por lo que se refiere a la Sherco, lo que más diferencia el modelo de este año del anterior es la decoración, que ha sido renovada. Mantiene el blanco para el bastidor y el fondo de los plásticos, además del dorado para las llantas y las tijas, pero incorpora el rojo en la culata, en el guiacadenas y en algunos adhesivos, y el negro en las tapas de cárter. Eso y un adhesivo con la leyenda Cabestany Réplica que ocupa buena parte del guardabarros trasero le dan el toque de distinción.

El resto es muy similar a la actual serie, y en suspensiones sigue montando una horquilla Tech con las barras de acero de 39 mm de diámetro y un recorrido efectivo de 165 mm en la que se puede regular el hidráulico de extensión, el tope de compresión y la precarga de los muelles; ésta se sujeta por medio de unas tijas mecanizadas en aluminio anodizado, que mejoran la rigidez de las de serie. Detrás también se mantiene el amortiguador R16V. Éstas son las marcas que equipan también el modelo base, pero aquí convenientemente adaptadas a las exigencias de la moto.

Así, aparte de la estética, que juega un papel importante entre los posibles compradores, la Cabestany Réplica se distingue de su hermana por su mayor potencia. El propulsor ve incrementada su cilindrada hasta los 294 c.c., merced al nuevo diámetro del pistón de 79 mm, y esto, junto con el carburador Keihin, el CDI reprogramado, la caja de filtro con la capacidad de aspiración mejorada y el nuevo colector de titanio con la primera parte de su recorrido de sección cónica, hace que el motor de la Cabestany mejore su rendimiento de manera sustancial.

Más motor
Las mejoras que incorporan nuestras dos invitadas consiguen un mayor rendimiento en los propulsores. Respecto a la 290 (270 c.c.), la Sherco se nota mucho más llena de potencia a bajo régimen, y este aumento se mantiene en los regímenes superiores. La respuesta del motor es buenísima. Abajo es my lleno pero sin ser brusco, y tiene una capacidad de estirada que hace que el motor sea muy completo.

En cambio, la Gas Gas empieza dulce, pero en el momento que abres el acelerador se te escapa de las manos. Es una moto más radical y exigente, y aunque se nota tremendamente ágil, sólo te diviertes con ella si tu nivel de pilotaje está a la altura de las circunstancias.

La principal diferencia respecto al motor de su competidora estriba en la velocidad de respuesta. El de Sherco es algo más lento, diríamos que progresivo, mientras que el de Gas Gas responde de modo inmediato a los movimientos del acelerador. La posibilidad de dosificar la potencia es superior en la Sherco, característica que le otorga una cierta ventaja en las zonas con poca adherencia. Por el contrario, el motor Gas Gas se adapta a la perfección a las zonas con obstáculos continuos, que por su tipo de respuesta supera con efectividad. En medios, la potencia es sobrada, lo mismo que en altos, donde además brilla por la capacidad de estirada. Cuando tenemos que encarar obstáculos de grandes dimensiones, podemos hacerlo con confianza; el nivel de potencia en el régimen máximo de giro es sobrado. El Keihin consigue que el funcionamiento sea muy preciso, y aporta un buen tacto al motor.

Por lo que respecta a los bastidores, el de la Raga es un chasis muy ágil, con un buen punto de equilibrio, y con la estabilidad muy mejorada respecto a versiones anteriores. Pero es precisamente en la estabilidad donde la Sherco marca las diferencias; es un chasis de ir muy por el suelo, de manera controlada, con movimientos más progresivos que lo hacen muy eficaz. Por el contrario, los cambios son para la Gas Gas, la ligereza se deja notar, y redunda en una mayor facilidad para los movimientos en parado, especialmente con los del tren trasero, donde la Sherco se ve condicionada por la posición más retrasada del combustible.

Suspensiones a la altura
La velocidad del accionamiento de las suspensiones marca la diferencia entre las dos Réplica; cada una tiene su estilo, que en ambos casos se caracteriza por un alto nivel de rendimiento. Gas Gas busca una moto muy ágil y ligera, y por ello dota a la Raga de unas suspensiones muy rápidas. Las reacciones de la TXT son instantáneas, y resultan especialmente indicadas para los que practican un trial moderno con constantes cambios. El de alto nivel.

El amortiguador trasero Reiger nos ha sorprendido muy gratamente: aun siendo rápido, consigue una buena capacidad de tracción con la sensibilidad del primer recorrido. En los escalones más fuertes se comporta de manera impecable, su rebote es clave para superarlos con facilidad. La capacidad de regulación es muy alta, y por ello los que busquen una moto más tranquila no tendrán problemas para conseguirlo. El aspecto negativo de unas suspensiones rápidas como las de la Raga es que a veces la moto se llega a notar nerviosa, y por ello, en determinados momentos, te fuerza a un error. La Sherco, en cambio, se decanta por unos reglajes más lentos, con los que la moto se nota más pegada al suelo; excepto cuando vas hacia arriba, que nos pareció, debido al reparto de pesos, un pelo demasiado ligera de delante.

La horquilla Tech tiene buen tacto, la capacidad de absorción necesaria y es ligera. Del tren trasero destacaríamos la capacidad de tracción, claramente superior a la de su competidora. La rueda va muy pegada al suelo, sin rebotes inesperados que te hagan perder el control, y eso se nota al traccionar. En los escalones, el comportamiento del amortiguador 16RV es bueno, pero sin llegar al nivel de la Gas Gas. El único hándicap de las suspensiones de la Sherco son los movimientos en parado; requieren un mayor esfuerzo.

Estas réplicas de las motos oficiales se sitúan en el nivel más alto de las motos disponibles en el mercado. El sobreprecio respecto a las versiones de serie se justifica por su mayor equipamiento, que se ve reflejado en una mejora sustancial. En el caso de la Sherco, ésta es 541 euros más cara que su hermana “de calle”, y en el de la Gas Gas es casi 700 más cara que la TXT Pro, y casi 500 más que la versión Racing.

Cabestany Réplica
Solo +
Facilidad de conducción
Solo –
Bomba freno y embrague Formula

Raga Réplica
Solo +
Ligereza
Solo –
Arranque

 

Por: Nacho Bertrán/Iván Peydró

Prueba publicada en el Solo Moto OffRoad nº 145
Si quieres el número puedes pedirlo a nuestro departamento de suscripciones

 

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos