Flying Podenco XTR Pepo: Sin concesiones
Connect with us
Publicidad

Motos

Flying Podenco XTR Pepo: Sin concesiones

Publicado

el

Flying Podenco

Que Pepo Rosell no tiene ningún reparo a la hora de complicarse con una preparación con el objetivo de que el resultado final sea el mejor posible no es ningún secreto, solo hace falta ver su amplia producción de motos customizadas para ver que se atreve con todo, y esta Flying Podenco es un perfecto ejemplo. Solo a Pepo se le ocurriría tomar una clásica como una Ducati 860 GT de 1974, cambiarle el motor por el de una Darmah 900 y convertirla en esta preciosa moto de estilo resistencia, que combina el diseño clásico con componentes actuales.

La 860 GT fue una rara avis dentro de la marca de Borgo Panigale, ya que su propulsor no montaba el famoso sistema de distribución desmodrómico. Aun así creemos que esta “rareza” no frenó mucho a Pepo para sustituirlo por el de la Ducati Darmah 900, que además de incorporar el sistema desmodrómico, se ajustaba mejor a los planes que tenía reservado para la moto. ¿Qué planes? Mejores prestaciones y una estética personal. Para conseguir mejores prestaciones hay dos caminos directos, más potencia y menos peso y, por supuesto, Pepo ha optado por los dos.

Se ha trabajado sobre el motor, modificando los conductos de admisión, instalado nuevos pistones forjados para lograr una mayor compresión, se ha aligerado y equilibrado el cigüeñal, instalado carburadores Dell’Orto PHM 40 y, como guinda final, incorpora un sistema de escape 2-1 Supermario, que emerge del costado derecho y finaliza por debajo del colín. Mientras que en la parte ciclo se han sustituido las llantas originales por unas Akront de aluminio con radios de 18”. La horquilla proviene de una Triumph Daytona 955 y las tijas de una Triumph Sprint. Para la suspensión trasera se ha confiado en unos amortiguadores Rolling y, para la frenada, se ha mantenido el juego de discos delanteros Brembo original, pero apoyados por una pinza y una bomba de freno Beringer, con soporte artesanal para poder adaptar la pinza de freno. Detrás mantiene el tambor original, pero con mejoras de ventilación.

Si tras muchas horas de trabajo se han conseguido mejorar las prestaciones, aún quedaba mucho trabajo hasta lograr el resultado que buscaba Pepo. Para montar la cúpula de fabricación propia se tuvo que modificar el chasis, pero no hay duda de que el resultado ha valido la pena, ya que la combinación de esta cúpula con el depósito de una Ducati Imola realizado en fibra de vidrio y el colín sacado de una Yamaha TZ, también modificado, combinan de maravilla, a lo que ayuda la pintura de Pintumoto, todo un homenaje a las clásicas de resistencia.

El conjunto se complementa con unas estriberas racing en aluminio y unos semimanillares en ergal que obligan a adoptar una postura de conducción más deportiva. Un cuadro de instrumentos Veglia, luces traseras de led y un faro delantero auxiliar tipo resistencia.

Fotos: César Godoy

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2053

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Los + leídos