fbpx
PUBLICIDAD Noticias Mega 1

Exposición 100 años Derbi en el Museu de Bassella, no apto para personas de lágrima fácil

Simplemente imprescindible, así es la Exposición de 100 Años Derbi en el Museu Moto de Bassella, una buena excusa para recordar viejos tiempos disfrutando de motos que, quizás, nunca volverás a ver.

Desde las primeras bicicletas de los años veinte que fabricó Don Simeón Rabasa, hasta las inolvidables e innovadoras “balas rojas”, el Museu de la Moto de Basella ofrece una interesante muestra de 50 modelos emblemáticos de una de las marcas fundamentales en nuestra historia.

La larga trayectoria de Derbi Nacional Motor merecía además de un reconocimiento, una exposición para poder disfrutar y recordarnos su historia. El mayor reconocimiento vendrá por parte del público que venga a visitar la muestra programada hasta el mes de marzo. Pero el día de la inauguración oficial de la expo “+ Derbi de la calle a los circuitos” tuvimos la sensación de contagiarnos de la importancia de Derbi tanto por su colaboración a la motorización de este país, como por sus logros deportivos.

Foto de la Exposición 100 años Derbi del Museu Bassella
Las Derbi Variant, ¿quién no las recuerda?

En la exposición de 100 Años de Derbi podrás hacer un recorrido por los principales modelos de la marca

En el Museu se reunieron a las pocas semanas del fallecimiento de Don Andreu Rabasa Singla, sus hijos “Andreuet”, Marta y Mercè (faltó Santi) y muchas personas que formaron parte de la apasionante historia de Derbi. Pilotos como Álex Crivillé, Josep María Busquets, Pere Pi, Salvador Cañellas, Federico Van del Hoeven, Toni Elías o los hermanos Ramón y Joaquín Galí y Jaime Alguersuari, dieron brillo y esplendor a un acto al que no faltaron trabajadores de la marca, mecánicos como Joan Ruiz o ex directivos como Oriol Puig Bultó entre otros.

Foto de la Exposición 100 años Derbi en el Museu Bassella
Y aquí comenzó todo, con la Derbi SRS.

En uno de los textos donde se introduce al visitante de esta muestra, con buen criterio se explica la dificultad que supone resumir 100 años de historia y que a buen seguro “alguien encontrará a faltar alguna unidad que en un momento dado, tuvo una especial relevancia en su vida”. Tan cierto como que en esta muestra se intenta dar a conocer y adentrarse el espíritu que hizo de Derbi una marca diferente del resto de fábricas nacionales.

Foto de la Exposición 100 años Derbi del Museu Bassella
A la derecha la Derbi C4, uno de los ciclomotores camperos más exitosos de finales de los 70.

Dividida en dos áreas para diferenciar modelos de serie y de competición, no ha sido fácil para los organizadores encontrar algunos de los modelos expuestos entre otras cosas porque cuando el grupo Piaggio se quedó con la marca, algunos especialmente de competición se perdieron por el camino.

No falta la inefable Antorcha, la Gran Sport, el curioso scooter Masculino o la Gran Turismo 250

En lo que respecta a los modelos de serie hay que tener en cuenta que en su mayoría fueron motos de 50 c.c. o ciclomotores que con el paso del tiempo y tras muchos kilómetros de uso, quedaron o abandonados a su suerte por sus propietarios o en muchos casos muy deteriorados.

En este sentido hay que destacar que para esta exposición una vez más, el trabajo de la familia Soler y sus colaboradores ha sido incansable. Y creo que es justo reconocer la labor del “Amics de la Derbi DSC” y de la familia Pujolar que tienen una colección de la marca muy completa con más de 140 motocicletas, que les ha costado muchas horas de trabajo y dedicación conseguirla con brillantes resultados.

Foto de la Exposición 100 años Derbi del Museu Bassella
El ciclomotor más famoso, la Antorcha, que estuvo en producción -evolucionando- desde 1965 hasta finales de los setenta. Conocida popularmente como «Derbi Paleta».

En el año 1946 Simeón Rabasa empezó a trabajar en un sencillo ciclomotor de 48 c.c. montado sobre un chasis de bicicleta con las siglas de SRS (Simeón Rabasa Singla) que se presentó en la Feria de Muestras de Barcelona de 1950.

El famoso Motocarro de 125 c.c. no podía faltar en este recorrido y en cierto modo fue una primera muestra del interés de la familia Rabasa en facilitar el trabajo a la España de los años 50. Equipaba una motorización de 5,5 CV a 4.500 rpm., dirección independiente de la caja y una carga útil de 200 kg. Costaba 20.000 pesetas, unos 120 € al cambio…

Una de las primeras motocicletas de Derbi presente en esta expo, es la Derbi 250 Super de 1950 de clara inspiración Jawa. Es la moto de serie de mayor cilindrada que fabricó la marca vallesana.

De entre los modelos de calle de los 80 destacan la impresionante TT8, la Sport Coppa 74 o la 2002

La Derbi 98 “Mallorca” de 1954 es otro modelo interesante del que nos explicaron que forma parte de la transición de Derbi antes de adoptar definitivamente un propulsor de inspiración Sachs que se utilizaría en el futuro. En este caso derivado de un motor checo (Manet) del modelo Mallorca solo se fabricaron 30 unidades y se destinaron a las Islas Baleares.

Foto de la Exposición 100 años Derbi del Museu Bassella
Mercè, Andreu y Marta Rabasa junto a Estanis Soler.

Sin ninguna duda la familia Antorcha es la más conocida de Derbi y fue algo así como el Seat 600 de la moto. Su valor reside en ser pieza fundamental en la motorización de este país. La versión Antorcha 49 de 1966 equipaba un motor de 50 c.c. de tres velocidades y rendía 1,5 CV a 5.000 rpm. Conocida como la Derbi “Paleta” fue realmente una moto pensada para el pueblo y que tuvo un rendimiento excelente.

En la Exposición 100 años Derbi en el Museu de Bassella encontrarás a faltar algunos modelos

Más deportiva fue la Trial Pirineos de 74 c.c. Una moto de campo muy valorada entre los jóvenes, derivada de la Gran Sport y que demostró el interés de la marca por el “off road” por el que más adelante apostó en su gama de ciclomotores y posteriormente en motos de motocross.

Otro de los modelos curiosos de la muestra es el Scotmatic que en cierto modo fue un ciclomotor poco aceptado por el gran público y de concepto adelantado a su tiempo.

Sus ciclomotores ochenteros más conocidos también están presentes, la Variant, la C4 o la Senda

Pero sin duda una moto que nos hizo soñar fue la Derbi Grand Prix 2002. Una sorprendente bicilíndrica, tipología de motor que no teníamos entre nuestra industria, que cubicaba solo 187,5 c.c. (51,5 x 45 mm) para rendir 26 CV a 8.000 rpm. Una “joyita” con cambio de seis velocidades que tuvo una vida difícil por el momento en el que se comercializó y su elevado precio.

Foto de la Exposición 100 años Derbi del Museu Bassella
La Derbi 2002 bicilíndrica, la «RD española».

La competición forma parte del ADN y de la historia de Derbi y en esta exposición “+ Derbi de las calles a los circuitos” hay una buena muestra de modelos que tienen su propio espacio en la historia.

Los inicios de la marca en competición fueron a nivel nacional a finales de los años cincuenta y la entrada del técnico y familiarmente llamado “Mago Tombas” en 1953.

Tras alguna experiencia a nivel internacional en la categoría de 50 c.c. con buenas actuaciones de algunos pilotos entre los que destacó José María Busquets que estuvo presente en la inauguración de la exposición del Museu, Derbi comercializó su Derbi 50 Carreras Cliente. Montaba un motor de carrera larga (38,25 x 43 mm), rendía 12 CV a 12.000 rpm, cilindro y pistones de aleación, pistón Mahle y carburador Dell Orto.

Podrás admirar la moto de Toni Elias padre, la Derbi CR 250 con la que fue campeón de España

Una moto que como se especificaba en su folleto publicitario “esta máquina de carreras es una verdadera joya construida por el equipo de mecánicos de nuestro departamento de competición”, según escribió el periodista Mick Walker en un libro prologado y “bendecido” por el propio Andreu Rabasa.

Más adelante, en 1973, Derbi siguió demostrando su interés por ofrecer a los pilotos privados una Réplica de sus motos oficiales y se comercializó la famosa RAN, Réplica Ángel Nieto. Una moto sobre la que algunos de los presentes en la muestra, como los hermanos Galí o Jaime Alguersuari, podrían escribir un libro…

La moto con la que Jorge Martínez “Aspar” tomó parte en el Campeonato del Mundo de Velocidad de 1989 (80GP/1989) es sin duda una de las piezas más sorprendentes de la exposición 100 años Derbi en el Museu de Bassella. Su espectacular chasis multitubular monta una horquilla White Power invertida con barras de 36 mm y un equipo de frenos con un doble disco delantero de Brembo. El propulsor es una delicia con válvula rotativa en fibra de carbono y seis transfers, capaz de rendir 30,5 CV a 14.500 rpm y superar los 220 kilómetros/hora.

Entre las balas rojas no falta una Derbi RAN o las 80 de Aspar, Crivi o Champi Herreros

Una de las motos más exóticas de las que vimos en el Museu es, sin duda, la exclusiva Derbi cuatro cilindros (1954) diseñada para las 24 Horas de Montjuic. Una creación de Jaume Pahissa, del departamento de competición, que no llegó a las tiendas ni participó en competición.

Foto de la Exposición 100 años Derbi del Museu Bassella
La moto más rara de la exposición, el prototipo 250 4 cilindros.

Es un modelo de 2 tiempos completamente artesanal en el que el propulsor es fruto de la unión de cuatro cilindros de 98 c.c. Son dos motores bicilíndricos unidos y montados en un mismo carter. Originalmente montaba dos volantes magnéticos con platinos. La caja de cambio adaptada es de cuatro velocidades.

El bastidor en tubo de acero presenta una estructura de doble cuna y las suspensiones están formadas por una sencilla horquilla telescópica y dos amortiguadores. Finalmente, la moto no pudo tomar parte en la primera edición de las 24 Horas de Montjuic de 1955 para la que fue construida y si participó con Jaume Garriga en la edición de 1954 de la Vuelta a Mallorca.

La moto más curiosa de la exposición 100 años Derbi en el Museu de Bassella es la Derbi 4 cilindros de competición que nunca llegó a pisar un circuito

Con experiencia en cilindradas de 75 y 125 c.c. en la especialidad de motocross y brillantes resultados, en 250 Derbi tuvo en la CR 250 oficial de Toni Elías -presente en el museo-, a su versión de motocross más evolucionada que equipaba un motor de refrigeración líquida de Francisco Tombas. La moto era una evolución de la del año anterior y se incorporó un freno de disco Brembo y entre otras novedades destacaba la horquilla Marzocchi con barras de 40 mm en combinación con un monoamortiguador White Power.

Foto de la Exposición 100 años Derbi del Museu Bassella
Toni Elias padre el día de la inauguración, posando junto a la CR 250 con la que fue campeón de España.

De su experiencia en el motocross también salió una producción en serie (frenos de tambor) de la que vimos la nº 7 de la serie propiedad del coleccionista y experto en las motos de la fábrica de Mollet, Xavi León.

En definitiva y tal y como destacábamos al principio, en esta interesante exposición 100 años Derbi en el Museu de Bassella no están, por una lógica de falta de espacio y material, toda la producción de una fábrica centenaria como Derbi. Pero sí que hay una muestra muy interesante que se podrá ver en principio hasta el mes de marzo de este 2023 en el Museu de la Moto de Bassella. Un pedazo de historia de una marca a que como dijo Estanis Soler, sus motos pequeñas la hicieron grande. Muy grande.

Foto de la Exposición 100 años Derbi del Museu Bassella
Las Balas Rojas de Nieto y Aspar.

2 comentarios en «Exposición 100 años Derbi en el Museu de Bassella, no apto para personas de lágrima fácil»

  1. En su día, una gran marca.
    Les ha pasado igual que ha montesa, que los japoneses se los han ido comiendo.
    Una pena que grandes marcas españolas vayan desapareciendo.

    Responder
  2. Mi mejor recuerdo de infancia, los pasé subido en la Derbi Coppa botón rojo,4marchas 49cc.
    Me quedó la espinita clavada en el corazón de ese ciclomotor, pues yo mismo la gripé con mi ignorancia juvenil al echarle disolvente a falta de gasolina , pues con 11 años ya me escapaba yo solo e ella a escondidas , entonces mi hermano no trajo más gasolina, y le quitó la pepita de la bujia, y yo la volví a encender con disolvente y conectando de nuevo el cable a la bujía.
    Hoy me moriría encima de esa moto, me gustaría recuperar otra igual.

    Responder

Deja un comentario

PUBLICIDAD Noticias Mega 4