PUBLICIDAD

ETG Racing, la escuela en los circuitos

La Escuela Técnica de Girona es posi­blemente el centro de formación pro­fesional con más solera y prestigio de la provincia de Girona, al menos en cuanto a mecánica se refiere. Iniciaron su andadura en 1990, pero fue en 2013 cuando se de­cidieron a dar el salto al mundo de la com­petición con ETG Racing, una escudería nacida dentro de la escuela, que parte con el doble objetivo de formar mecánicos con conocimientos específicos para las carreras y de apoyar a nuestros jóvenes talentos en su crecimiento como pilotos. Todo, bajo la batuta de Toni Elías (padre).

La formación de mecánica de competición consta de dos cursos, a los que los alumnos entran con una base de mecánica general para pasar a aprender de forma específica todos los secretos del mundo de las carre­ras, desde el montaje del box para dejarlo listo para un fin de semana de carreras hasta la interpretación de las sensaciones del pilo­to para realizar una correcta puesta a punto.

No vamos a entrar en todas las asignaturas y materias que dan, porque tratan todos los temas que intervienen dentro de un box, des­de la soldadura hasta la gestión de un equi­po, pero para que os hagáis una idea, el día que les visitamos estuvimos viendo con Toni Elías y sus alumnos los planos del chasis que han diseñado desde cero y que ya han em­pezado a construir para competir este 2015.

Asegurar buenas prácticas
 

ETG Racing tiene una localización especí­fica dentro de la escuela, donde todo huele a carreras. Entre talleres y aulas, destacan sobremanera los dos pisos pintados de azul llenos de motos de competición que hacen cola para pasar por el banco de potencia. Allí, Toni Elías y su equipo dan instrucciones a los alumnos que trabajan en las motos. Y aquí podría acabar el tema, ¿pero de qué serviría este esfuerzo en la vida real si los alumnos salieran sin haber pisado el circui­to o habiendo realizado prácticas en algún equipo que les ha permitido pasar un trapo por los carenados?

Para evitar este tipo de situaciones, para asegurarse de que los jóvenes mecánicos aprenden a trabajar en equipo y a asumir sus responsabilidades dentro del box, ETG Racing es, además de una escuela, una es­cudería. Compiten en la vida real, en cam­peonatos nacionales de distintas categorías, que les permiten tocar motos de Challenge 80, Pre-Moto3, Moto4 y 600.

Cada una de las motos que compiten tiene cuatro alumnos mecánicos que se respon­sabilizan de la misma, siempre bajo la super­visión de un equipo de profesores entre los que, además de Toni Elías, destacan Albert Torras, Ignasi Valero y Albert Montoro.

Los dos cursos de mecánica de competi­ción, en los que además de las prácticas ya comentadas en los circuitos se realizan cua­tro horas al día de clase y prácticas en los talleres de la escudería, tienen parte de los créditos convalidables como ciclo de grado superior y forma a entre 10 y 12 alumnos. Ellos son la esencia, y su formación, el ob­jetivo de ETG Racing, por supuesto, pero el director de la escuela, Joan Moncanut, no es­conde su ilusión; “Estoy convencido de que con alguno de nuestros pilotos llegaremos al Mundial”.

Deja un comentario