Estrenarse a lo grande
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Estrenarse a lo grande

Publicado

el

Desde que desapareció la ZZR 250, Kawasaki no había apostado por una categoría tan interesante como es la del cuarto de litro deportivo. Es un sector muy
interesante y con gran cantidad de potenciales usuarios, el caldo de cultivo para los futuros propietarios de las grandes Ninja. En este sector hallamos desde los conductores noveles que no quieren iniciarse con una moto de alta cilindrada -con la lógica limitación de potencia- hasta un sector al alza, como es el de las féminas. Todos ellos ya no tendrán que conformarse con motos sosas y faltas de personalidad que ya existían en la categoría del cuarto de litro. La Ninja 250 ofrece una estética deportiva de moto de alta cilindrada, con todas las garantías de fiabilidad, durabilidad y calidad de acabados.

Para conseguir un equilibrio entre prestaciones y bajo mantenimiento, los de Kawasaki han optado por rediseñar el motor prácticamente de cero. Como siguiendo la acertada filosofía de motores bicilíndricos en paralelo de la ER-6 y Versys, se ha recreado uno 249 cc. de refrigeración líquida, DOHC y 8 válvulas. La principal novedad es la inyección electrónica firmada por el especialista Keihin, con toberas de 28 mm de diámetro. Gracias a ello se consigue una muy buena respuesta en toda la curva de potencia, sin baches y con un incremento paulatino del nervio, que acaba por motivar, en la zona alta del cuentavueltas.

Su tacto es muy acertado, sobre todo para gente que no se quiere complicar la vida con motores puntiagudos, incómodos para un uso habitual. La caja de cambios cuenta con seis relaciones, con un escalonamiento muy acorde con la potencia que rinde el motor. Durante la toma de contacto de más de 150 km que pudimos realizar, la nueva Ninja sorprendió muy gratamente tanto en su uso urbano como en carretera.

Pudimos incluso disfrutar de un ritmo bastante alegre por carreteras comarcales, donde sus 33 CV cundieron lo suficiente para arrancar una sonrisa de satisfacción bajo el casco. Y es que el motor estira hasta las 11.000 revoluciones y ofrece potencia en todo el rango desde muy bajo régimen. En todo momento tú decides, o ir tranquilo, o estirando marchas a saco, y además, sin asustar.

Una moto que está pensada para agradar a un sector de usuarios tan diverso ha de encontrar un buen compromiso tanto de posición de conducción como de medidas. La posición de conducción ha sido especialmente cuidada, ya que el uso de esta moto no es a priori depor-tivo, por tanto se ha equipado con unos semimanillares colocados por encima de la tija superior.

(Sigue leyendo en SoloMoto número 1.663)

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos