Escapada motera a la Hoz de Júcar
Connect with us
Publicidad

Pruebas

Escapada motera a la Hoz de Júcar

Publicado

el

Escapada-Motera.jpg

Me levanté temprano para desayunar tranquilo y preparar la moto y el mapa. Sobre las 8.15 estaba repostando camino hacia Jumilla. Hasta aquí, unos 60 km de autovía. En Jumilla dejo la autovía para coger dirección Ontur. De ahí a Pedrola. Toda esta zona son las típicas carreteras manchegas, muy rectas, pero el campo está muy bonito en estas fechas y también es agradable.

0005_6_jucar.jpg

Por esta zona hace un fresquete importante, sobre 0º, aunque en esta ocasión, vengo preparado. Camiseta térmica, suéter de cuello alto y la chaqueta encima. Cuando paraba, casi que me asfixiaba. Continúo dirección a Chinchilla de Montearagón, a unos 15 km de Albacete capital. Antes de llegar, las fotos de rigor a “la gordi”.

Llego a Chinchilla de Montearagon. La carretera la cir­cunvala. Estuve viendo en la red que puede ser un sitio bonito para visitar, incluido el castillo. Lo hago de pasada, mi destino hoy es otro. Continúo ruta dirección hacia La Felipa. Nombre curioso para un pueblo, junto al circuito de veloci­dad de Albacete. Paso por allí, sin pena ni gloria. Pasado esto llego a Valdeganga, ya cerca de la Hoz del Júcar. La carretera empieza a circular junto al río y el paisaje comienza a cambiar. Ya no está la llanura manchega. Se va animando la cosa.

La verdad es que el río da mucha vida y se nota en los campos que hay alrededor. Agricultura tradicio­nal, de la que vive la gente. A unos pocos kilómetros, la carre­tera se bifurca. Dirección Alcalá de Júcar, que es mi destino final. Una carretera regional, que sale fuera del cañón y te lleva a Alcalá muy rápida, o la otra, la que se mete en la Hoz y circula ratoneando a la orilla del río, para los slow rides, para los que dis­frutan de estos paisajes.

0006_7_jucar.jpg

Para entrar en la Hoz, hay un mini­puerto, revirado y pequeño, que como te descuides te metes dentro de la casa de algún paisano que está en la misma carretera. Parece que te has metido en otro mundo. Mundo troglodita. En otros tiempos. La carretera comienza a circular jun­to a una pared vertical de piedra que te acompaña hasta llegar a Alcalá de Júcar. Los paisanos del lugar han aprovechado lo que la naturaleza da para hacer sus viviendas desde la prehistoria. Ahora también lo que se ve son muchos alojamientos de turismo rural.

Paisajes alucinantes

Merece la pena pasar por allí, tran­quilo, sin prisa. Y la carretera, una delicia. Tiene algún tramo algo estro­peado, pero, en general, el asfalto es bastante bueno. Lógicamente, el causante de todo esto es el río Júcar, tras miles de años de concienzuda erosión. Hay que ver, con lo blanda que es el agua y lo que es capaz de hacer. Los paisanos se han acostumbra­do a vivir en este sitio, aunque debe de ser complicado, ya que las comu­nicaciones por carretera son pesa­das. Incluso tienen su iglesia debajo de la piedra.

Continuando por el cañón, se llega a uno de los pueblos importantes de la ruta. La Jorquera. Es aluci­nante, porque la carretera pasa por debajo del pueblo. Tienes una pared totalmente vertical a tu lado y no te enteras de que has pasado por el pueblo hasta que sales de él y lo ves a lo lejos. Sabía que había un mirador más allá en la ruta y me desvío un par de kilómetros para ver el lugar, por­que merece la pena.

0001_2_jucar.jpg

Deshago el camino de subida, volviendo por el mismo puerto y continuo por el cañón, ya dirección a Alcalá de Júcar. La carretera discurre ahora por la margen derecha, hasta ahora venía por la izquierda, pero el paisaje sigue siendo igual de agrada­ble y alucinante. Ya llegando cerca, se ve el castillo de Alcalá por la parte trasera.

Había estado con anterioridad aquí con la familia, pero no lo recordaba tan bonito. Merece la pena para los que podáis venir. Las casas, colga­das unas encima de las otras. Un total desorden, pero que trasmite armonía. La armonía del desorden. Después de repostar, junto a la gasolinera, aprovecho para repostar mi panza también. Pincho de tortilla y caña, que me sienta de maravilla. Un cigarrico y vuelta a la bicha. Ya, vuelvo a bajar el puerto, cruzo Alcalá y cojo otra carretera de vuelta, ya por fuera de la Hoz, para volver a casa.

0002_3_jucar.jpg

De vuelta ya cerca de Jumilla, me equivoco (creo) de la carretera que tenía previsto tomar y me meto por una zona un poco abandonada. Una preciosidad, pero el asfalto estaba un poco mal. Lo pasé muy bien por estos parajes. Me retrasó algo más de media hora, pero mereció la pena.

Un poquito mas adelante esta carretera sale a Jumilla. Allí, nacional y a los pocos kilómetros, la autovía. 60 km más y a casita. Me encantó el viaje, seguro que lo repetiré. Espero que os guste.

0004_5_jucar.jpg

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2054

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos