Enfrentamos las Suzuki con motor V90º de 650 cc, Gladius contra DL 650 V-Strom
Connect with us
Publicidad

Comparativos

Enfrentamos las Suzuki con motor V90º de 650 cc, Gladius contra DL 650 V-Strom

Publicado

el

A veces cuesta imaginar cómo se pueden hacer motos tan distintas con el mismo motor, pero existen muchos ejemplos de ello a lo largo de la historia y la propia Suzuki ha usado sus bicilíndricos en V para distintas motos. De hecho, la desaparecida hermana mayor de la DL 650 V-Strom, la 1000, usaba el poderoso bicilíndrico de la TL 1000 S, convenientemente apaciguado, eso sí. Por cierto, que vuelve la V-Strom DL 1000…

La V-Strom usa el motor que montaban las populares SV 650, también sacrificando algunos CV en beneficio del par motor y de una entrega más homogénea. El año pasado y después de muchos años sin variaciones (porque se seguía vendiendo muy bien), la marca de la S presentó en Croacia la trail que veis aquí.

Las naked SV eran de espíritu deportivo y con asientos bastante estrechos y duros, así que hace casi cuatro años ya se pensó en fabricar una nueva naked más actual, desenfadada, de vivos colores, asequible para cualquiera en todos los aspectos y que pudiera atraer también al público femenino. Así nació la Gladius.

Un poco de técnica
El motor, común en ambas, es un bicilíndrico en V a 90º LC y con culatas de 4 válvulas con una potencia que en las dos ronda los 70 CV reales y que tiene una entrega de lo más lineal. La actual V-Strom, presentada el año pasado, adoptó un motor que es básicamente la versión Gladius pero con algunas diferencias en electrónica y desarrollo final.

En cuanto a los chasis, aquí sí que hay divergencias: el de la naked es un multitubular en acero, del tipo treillis, mientras que el de la trail es un doble viga en aluminio, pintado en negro, como el basculante. Delante las dos emplean horquillas convencionales -ajustable en precarga en la trail-, por aquello de ajustar costes, mientras que detrás sí que en los dos casos se emplean bieletas de progresividad en sus respectivos monoamortiguadores, pero la V-Strom tiene un práctico pomo para ajustar el muelle.

Ambas comparten el mismo motor, un propulsor bicilíndrico en V 90º,
pero que se comporta de manera distinta en cada una de ellas

En cuanto a los frenos, aunque parecen iguales, no lo son, por lo menos delante, ya que en la naked son de 290 mm y en la trail de 310 mm y, además, en el caso de la V-Strom, ésta incorpora ABS de serie, siendo este sistema opcional en la Gladius.

La V-Strom más reciente varió su ergonomía respecto al modelo anterior, estrechándose en la zona asiento-depósito y avanzando un poco el conductor, de manera que se facilitasen las maniobras y se consiguiese una posición más natural. La cúpula es más ancha para ofrecer una mejor protección y, en general, el confort es muy elevado. La instrumentación también cambió radicalmente, con la adopción de una pantalla digital con ordenador de a bordo. Se mantiene un doble faro delantero, de gran eficacia, aunque es de nuevo diseño. En la Gladius hay una sola parábola Multiconvex, con forma ovalada.

Tan distintas…
Subirse a una tras bajarse de la otra es como cambiar de mundo, independiente del orden con que se haga. La V-Strom es mucho más grande, alta y pesada, y su asiento está situado 50 mm más alto que el de la Gladius. El manillar está situado más alto y más lejos, pensando en el confort de marcha; además está su amplia cúpula, que todavía da la sensación de un mayor volumen.

Si luego te subes de inmediato a la naked, ésta te parecerá una 125: bajita, estrecha, ligera, con el manillar cercano al cuerpo y sin nada por delante que dé sensación de volumen. Es otra cosa.

Si te mueves en ciudad, la Gladius es mucho más adecuada. Se llega muy bien al suelo con los dos pies, y eso permite maniobrar sin problemas a cualquiera y los menos altos y también las chicas se sentirán cómodos. No es que gire una barbaridad, pero sí lo suficiente para moverse con soltura entre el denso tráfico. En este aspecto, la V-Strom está menos indicada, no tanto por su altura de asiento (que tampoco es excesiva) como por su distancia entre ejes y el peso. No es excesivamente ancha y sus retrovisores suelen pasar por encima de los de los coches, pero le cuesta mucho más maniobrar entre ellos por sus dimensiones.

La Gladius es alegre y fácil. Los frenos no asustarán ni pondrán en apuros a los menos expertos, pero si se aprieta la maneta, la naked se detiene sin problemas. Una excelente moto urbana, pero que tiene su faceta fun fuera de ella.

La nueva V-Strom es la más grande, cómoda
y viajera trail de su categoría, con un
conjunto bueno para casi todo

Para irse lejos, la V-Strom es mucho más adecuada, diríamos que es la mejor de su categoría para viajar, por encima incluso de excelentes ruteras como la Tiger 800 o la F800 GS, aunque éstas la superan claramente en potencia y prestaciones. Tiene un asiento comodísimo para dos ocupantes y una instrumentación muy completa, aunque la inglesa y la alemana también destacan en este apartado.

Si en la agilidad urbana la Gladius es claramente superior, en el aspecto confort no tiene nada que hacer frente a la trail. La posición es más relajada en ésta, con las rodillas menos dobladas; el asiento es mucho más mullido y confortable (para los dos ocupantes) y la pantalla funciona de verdad, protegiendo realmente bien. Si además lleva la visera ajustable opcional (fea de narices, la verdad, pero eficaz…), el resultado es muy bueno. Frente a esto, el asiento rebajado de la Gladius, más bien duro, y su ausencia de carenado hacen que viajar también sea posible… pero más cerca, eso sí.

Dinámicas
Ninguna de las dos es una deportiva, pero sí que son divertidas. Más la ligera naked, que, aparte de sus kilos de menos, presenta algo más de alegría en su motor. No tiene la estirada final de aquellas SV, pero sí una respuesta vivaz desde medio régimen. En este aspecto la trail puede parecer más sosa pero su bicilíndrico es un prodigio de finura y de suavidad en la entrega. Tampoco lo hace nada mal en conducción deportiva, aunque no sirve de mucho estirar las marchas, sino que es mejor usar el buen par motor en medios. Pisa con firmeza y, aunque su peso y distancia entre ejes -superiores ambos a los de la Gladius- la hacen un poco más lenta a la hora de meterse en curva, luego su aplomo parece superior. Personalmente también me gustó más el tacto de las suspensiones en la V-Strom y el de frenada, más contundente y con mejor tacto en esta última. El ABS es un plus que todos los viajeros apreciarán, en especial aquellos que viajan todo el año. Para estos últimos hay accesorios para hacer los viajes aún más cómodos, como el juego de maletas y top case, los guardamanos o los puños térmicos. También hay en opción el caballete central o las defensas laterales, o la eficaz visera deflectora de la cúpula, entre otros.

La Gladius es una moto naked de espíritu
básicamente urbano, aunque también es
divertida y se defiende bien en carretera

En autopista la Gladius invita a ser buenos y a mantenerse dentro de los límites legales. El aire de la marcha llega con casi total libertad y hace de freno natural. El asiento, sin ser incómodo, tampoco anima a realizar grandes tiradas en autopista. La V-Strom es aún más fina de motor que la naked, su asiento es como un sofá y a nivel aerodinámico no hay color: a 120 km/h puedes ir fumándote un puro, que no se te caerá la ceniza… Además no vibra apenas, y el consumo medio fue de 5,2 l, una cifra muy ajustada.

En resumen, usando el mismo motor se pueden hacer dos motos de carácter y personalidad absolutamente distintas, como la Gladius y la V-Strom. Dos buenas motos pero para distintos fines.

Suzuki Gladius

Solo +

  • Motor elástico
  • Facilidad de conducción
  • Compacta
  • Agilidad
  • Altura asiento

Solo –

  • Asiento algo duro
  • Frenos justos

 

Cómo va en…
Ciudad

La Gladius es una moto pensada para la urbe y se desenvuelve de maravilla. Baja de asiento, ligera, suave. Es su hábitat natural.
Carretera
La naked es ágil y en carreteras de curvas se mueve con soltura. El motor empuja con alegría, gracias a su buen par. Las suspensiones son un poco blandas.
Autopista
Como naked que es no dispone de carenado o cúpula que desvíe al aire, pero a 120 km/h tampoco se va mal…

Suzuki DL 650 V-Strom

Solo +

  • Motor lleno y suave
  • Comodidad
  • Protección aerodinámica
  • Instrumentación
  • Comportamiento noble

Solo –

  • Falta de punch arriba
  • Peso y volumen (en ciudad)

 

Cómo va en…
Ciudad
La trail es grande, larga y bastante pesada, comparada con su hermana. A la hora de maniobrar, pasa cuentas, aunque todo en ella es suave, eso sí.
Carretera
Tanto en carreteras secundarias como en rápidas nacionales, la V-Strom va perfecta. Cómoda, segura, las suspensiones funcionan bien y es bastante ágil.
Autopista
Si quieres hacer largos trayectos en vías rápidas, la V-Strom es tu moto: cómoda, protege bien, no vibra y acoge perfectamente a un pasajero.

 

Comparativo publicado en el Solo Moto Actual 1902
Si quieres el número puedes pedirlo a nuestro departamento de suscripciones

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos