Enfrentamos el Kymco Super Dink 300i al Yamaha Xmax 250i
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

Enfrentamos el Kymco Super Dink 300i al Yamaha Xmax 250i

Publicado

el

El mercado del scooter y de las dos ruedas en general está siempre en continua evolución. Los frecuentes cambios de normativas o leyes hacen posible que de un año para el otro una cilindrada pueda pasar de ser un éxito total de ventas a caer prácticamente en el olvido.Un ejemplo perfecto de ello es la cilindrada de los 250 c.c. Hace pocos años eran la máxima referencia en el mundo del scooter, siendo a lo máximo a que se podía aspirar si nuestro vehículo era un scooter.

Con la llegada de los 400 c.c., primero, y los 500 c.c., un poco más tarde, se vieron relegados a una categoría intermedia, aunque gracias a su singular polivalencia siempre se han mantenido como una de las mejores opciones para aquellos que desean un medio de transporte funcional y que se defienda prácticamente igual en ciudad como fuera de ella.

¿EN PELIGRO?
Hasta la fecha, fuese cual fuese el rival, los dos y medio han ido encontrando su lugar en el mercado sin excesivos problemas, a veces cobrando un mayor protagonismo, a veces menos. Pero siempre estaban ahí. De hecho, esta cilindrada tiene en su haber modelos ilustres, con nombres como el Honda Spazio 250, el Yamaha Majesty 250 o los primeros

Suzuki Burgman 250, entre muchos otros. El último en tomar un papel protagonista ha sido el Yamaha Xmax 250i, que desde la primera versión conocida como la de carburación, ha dominado casi a placer al resto de oponentes. Su dominio se ha trasladado hasta la actualidad (hace pocas fechas ha sido actualizado y muy mejorado estéticamente), donde hasta el mes de mayo se ha mantenido número uno de su segmento con unas 1.098 unidades vendidas.A pesar del éxito del Xmax, no se puede decir que los dos y medio estén pasando por un buen momento en nuestro mercado y en Europa en general. La llegada del Honda SH 300i marcó un antes y un después para ellos, ya que tras su lanzamiento, la tónica habitual seguida por la gran mayoría de los fabricantes es la de dejar de fabricar scooters de 250 c.c. y pasarse a los 300 c.c. Y es que los costes de fabricación son los mismos, salvo en el caso del Kymco Super Dink 300i, cuyo motor fue creado primigeniamente como un 300 (cubica 299 c.c.) y no es un simple 250 c.c. engordado a través del aumento del diámetro por carrera de sus cilindros, como el resto. Además, si a ello le sumamos que en Italia, el país de Europa donde más scooters se venden, la demanda de scooters 300 es grandísima o que el grupo Piaggio (el grupo empresarial con más marcas de scooter del mercado y que sirve motores a otras tantas) ha dejado de fabricar su famosos Quasar en la cilindrada de 250 c.c., no hay que ser adivino para vaticinar un futuro un tanto negro para los dos y medio.

¿Y EN NUESTRO MERCADO?
En nuestro país no lo tienen mucho más fácil, aunque el hecho de es¬tar exentos de pagar el Impuesto de Matriculación, especialmente en el caso del Xmax, les ha dado un poco de aire. Decimos un poco porque en realidad se trata de muy poca diferencia, ya que dependiendo de lo que contamine, un 300 c.c. puede o no pagar nada (si contamina menos de 100 g/km de CO2) o sólo un 4,75 % si se encuentra entre los 100-120 g/km de CO2 (difícilmente un scooter de estas cilindradas puede llegar a este nivel de emisiones).

Por suerte para Yamaha, el Xmax ya se ha labrado una fama y muchos usuarios son fieles seguidores de este modelo. De hecho, si observamos los listados de ventas, es el único dos y medio que se mantiene entre los puestos de cabeza.

El Xmax 250i fundamenta su éxito en dos importantes pilares: por un lado, su excelente capacidad de carga y, por el otro, su comportamiento general. Kymco ha tomado buena nota de ello y ha dotado su Super Dink con las armas necesarias para hacerle frente.

La parte ciclo es un detalle importantísimo para cualquier vehículo; ella es la directa responsable del comportamiento del scooter, y de la calidad y funcionamiento de todos los elementos implicados dependen muchos factores. Para comenzar, los dos invitados disponen de unos robustos bastidores capaces de “sujetar” a dos bestias de su calaña. Para ofrecer la máxima rigidez posible, en la parte central se han con¬feccionado unos túneles centrales que evitan torsiones y movimientos innecesarios. Junto a ellos encontramos unas suspensiones de gran calidad, formadas, delante, por unas horquillas telehidráulicas de 113 mm de recorrido en el Kymco y 110 en el Yamaha y, detrás, por un par de amortiguadores cada uno con carreras que van desde los 100 milímetros del Super Dink hasta los 90 del Xmax.

Aparte de los generosos recorridos, suficientes para trabajar con gran efectividad sobre cualquier tipo de asfalto, los hidráulicos se comportan de forma genial en cualquiera de los dos. Aunque es el Yamaha el que se ha decantado por un funcionamiento más progresivo y suave que, al mismo tiempo que controla las reacciones del scooter, aporta al con¬ductor un excelente confort de marcha.

DIVERSIÓN TOTAL
Las suspensiones del Super Dink son comparativamente más secas de reacciones, y aunque tienen un recorrido mayor, no lo aprovechan como el Yamaha. Y es que sin poder llegar a catalogarlas de duras, el Kymco posee unas suspensiones un poco más contundentes que, en carreteras reviradas y con asfalto impoluto, le confieren un com¬portamiento espectacular.

Si en tramos muy sinuosos el Super Dink no superar al Xmax es por la menor altura de sus bajos respecto al suelo, que nos hace tocar con mayor facilidad al entrar en curva, limitando notablemente los grados de inclinación respecto al Yamaha. El Xmax es un scooter con una mayor altura libre al suelo, lo que le beneficia tanto a la hora de inclinar en carretera como, por ejemplo, para subir a la aceras en ciudad. Gran parte de este beneficio se debe a unas llantas que, sin llegar a ser altas, tienen una medida considerable: 15 pulgadas delante y 14 detrás. Por si fuera poco, para evitar complicaciones, Yamaha las ha calzado con unos neumáticos Michelin Gold Standard de 120/70 delante y 140/70 detrás que aseguran una capacidad de agarre excelente incluso sobre asfalto mojado. En cambio, en el caso del Super Dink, que apuesta por unas llantas un poco más bajas (14 y 13 pulgadas) para montar un neumático de la misma medida delante y un poco más ancho detrás (150/70), se ve perjudicado por la inferior calidad de los Kenda utilizados, que si bien es cierto que sobre asfalto seco responden bastante bien, sobre terreno mojado o muy desgastado deslizan mucho antes que los Michelin del scooter japonés.

Por estos pequeños detalles, el Yamaha en ca¬rretera se comporta algo mejor que el Kymco, lo que no significa precisamente que sea el más rápido, ya que el taiwanés lo compensa, como veremos a continuación, con un motor explosivo desde el primer metro. Con todo, el Xmax mantiene una excelente estabilidad y un rápido paso por curva que lo han posicionado como uno de los mejores dos y medio para moverse fuera de la ciudad.

Complementando la parte ciclo encontramos unos sistemas de frenada excelentes y acordes con las necesidades de unos scooters de su categoría.

Ninguno de ellos equipa el frecuentemente utilizado sistema de reparto de frenada, sino que se confía a la pericia del conductor (se les presupone un cierto grado de experiencia) qué porcentaje de frenada desea ejercer sobre cada uno de los frenos.

En ambos casos se opta por uno de disco en cada eje; delante, el Ya¬maha monta uno de 267 mm, y el Kymco, uno similar de 260, mientras que en el tren posterior los dos se decantan por un disco de 240 mm. Todos ellos están acompañados por pinzas de dos pistones paralelos, y en el caso del taiwanés, con latiguillos metálicos inextensibles para que el tacto y la potencia de los frenos no decaiga tras un uso continuado.

En este apartado existe una gran igualdad entre nuestros invitados, especialmente en lo que a potencia se refiere, ya que con ninguno de los dos tendremos problemas para detener el scooter dentro de un amplio margen de seguridad. En lo único que pueden diferenciarse es en el tacto y recorrido de sus levas: el Kymco ofrece un tacto algo más duro, mientras que el Yamaha goza de un recorrido más largo que nos dejará dosificar en mayor medida su potencia.

El Kymco es un excelente scooter interurbano, sobre todo por dos factores: su motor y su buena combinación entre confort de marcha y protección aerodinámica.

DIFÍCIL COMPARACIÓN
Mecánicamente, el Super Dink es el scooter más potente de los 250/300 c.c. Con 29,5 CV a 8.000 rpm, supera incluso al precursor de esta categoría, el Honda SH 300i, que desarrolla una potencia de 27,2 CV, o a los tan extendidos Quasar de Piaggio (utilizados también por Aprilia, Derbi e incluso Peugeot) con sus 22 CV.

Comparándolo con nuestro invitado de hoy, la diferencia es aplas¬tante: el Xmax anuncia 20,4 CV a 7.500 rpm, y por muy bien y suave que funcione, no se puede medir al poderoso monocilíndrico 4T LC SOHC 4V del Super Dink. Acelerando, con el puño del gas a fondo, la respuesta es brutal, el motor sale sin problemas desde parado y se lanza hasta los 80 km/h casi sin pestañear. En esta misma situación, el Yamaha es mucho más suave, abriendo a tope, su transmisión tarda unas décimas más en reaccionar y el motor es un poco más lento al subir de vueltas por lo que cuando comienza a moverse, el Super Dink ya ha despegado…

Otra baza del taiwanés es su capacidad de recuperación. A una velocidad mantenida de unos 100 km/h, si aceleramos de golpe, el motor ni se lo piensa, casi instantáneamente notamos cómo co¬mienza a empujar de nuevo, acelerando sin pausa hasta alcanzar una velocidad punta que su reloj sitúa, con todo a favor, por encima de los 140 km/h.

Por lo que respecta al Xmax, todo sucede con mucha más calma, aunque su velocidad es más o menos parecida a la del Kymco; la diferencia básicamente está en que necesita mucho más tiempo para conseguir resultados parecidos. Su largo desarrollo condi¬ciona un poco el resto, por lo que en situaciones como realizar un adelantamiento o subir una pendiente muy pronunciada con pasa¬jero, tendremos que tenerlo en cuenta para anticipar debidamente nuestras acciones.

Mecánicamente, en los únicos aspectos en que el scooter de Yama¬ha logra batir, aunque por poco, al Kymco es en suavidad y consumos.

Y es que el ruido del motor Yamaha es en ocasiones prácticamente imperceptible, lo mismo que su ausencia de vibraciones, ya que hasta en autopista funcionando al máximo no pierde la compostu¬ra. El Super Dink es un poco más tosco, pero siempre dentro de un excelente nivel que, para que os hagáis una idea, se encuentra a la misma altura de fabricantes italianos de primer orden.

Respecto a los consumos, la diferencia es de unas pocas décimas a los 100 kilómetros, lo que sumado a una capacidad de depósito similar, arroja unas cifras en lo referente a autonomía teórica muy parecidas.

CON TODO LO NECESARIO
En cuanto a su diseño y equipamiento, nuestros invitados, como buenos GT, llegan de serie sobradamente preparados para satisfa¬cer todas nuestras necesidades. El Xmax lo hace con lo esencial: un cofre bajo el asiento para dos cascos (en el del Kymco también caben dos integrales, pero no tan holgadamente), una guantera de gran capacidad con cerradura, sistema de seguridad con llave codificada, dos caballetes (central y lateral); en definitiva, todo lo que cabe esperar de un gran turismo de su categoría.

Aparte de todo eso, el Super Dink, como es costumbre, nos ofre¬ce un poco más. Cuida un algo más el detalle e incorpora algunos extras que, aunque no son de vital importancia, sí que nos facilitan un poco más la vida. Por poner algún ejemplo, destacaremos la luz de cortesía del cofre (que además es por led, y dado el gran tamaño del habitáculo, muy necesaria por ejemplo en el parking), la piña de contacto 5-1, el gancho porta bolsas retráctil, ambas manetas de freno regulables, una toma de corriente (en el Yamaha es opcional) y mucho más.

En este mismo sentido también coinciden en ofrecer lo mejor en puntos como el cuadro de mandos, en los dos, muy bien dotados y combinando de manera perfecta esferas analógicas con pantallas digitales para aglutinar una mayor cantidad de información o, por ejemplo, en sus ópticas (tanto anteriores como posteriores), que gozan de un tamaño considerable y están formadas por elementos de gran calidad que nos permitirán ver y ser vistos sin ninguna complicación.

Otro punto a tener en cuenta es la protección aerodinámica y su confort de marcha. En lo primero, el Super Dink es sin duda el mejor, su escudo (el más amplio de los dos) y las generosas proporciones del parabrisas tapan en conjunto bastante más que las soluciones escogidas por el Xmax, que sobre todo en lo que a la pantalla se re¬fiere, tienen unas prestaciones inferiores a las del scooter taiwanés.

En cuanto a confort de marcha, las cosas no están tan claras. Como siempre, el Xmax opta por una posición de conducción más a la “defensiva”, menos acomodada que las de su oponente, diseñada para garantizarnos el máximo control sobre el scooter, aunque no por ello menos cómoda. El Kymco tiene un hándicap en este sentido: la dureza de su asiento debido a la escasez de mullido interior, lo que le otorga un tacto un poco más duro y, por lo tanto, un poco más incómodo si realizamos recorridos de larga distancia.

DISFRUTAR EN COMPAÑÍA
Sólo por el hecho de tratarse de modelos con mecánicas de 250 y 300 c.c., nuestros invitados están especialmente capacitados para circular con pasajero. Está claro que su mejor respuesta y sus prestaciones nos permiten circular con mayor desahogo en compañía, pero las conforta¬bles soluciones propuestas a los pasajeros serán determinantes para que éstos accedan a acompañarnos gustosamente en nuestros trayectos.

Los asientos son amplios y cómodos, se han dispuesto unas ergonó¬micas asas para sujetarnos sin problemas, y para los pies podremos elegir entre las estriberas escamoteables de aluminio del Yamaha o las integradas del Kymco.

Sea como sea, tanto el nuevo Xmax 250i como el completo Super Dink 300i están diseñados y pensados para disfrutar al máximo en cualquier circunstancia y escenario. Como podemos ver en los listados de ventas, son dos de las opciones preferidas por los usuarios dentro de la categoría media-alta, lo que no es de extrañar, pues por diseño y calidad están llamados a ser los referentes por mucho tiempo.

Tras este comparativo queda muy claro que Yamaha va a tener que seguir trabajando duro si no quiere ver desbancado su Xmax de los puestos de privilegio que ahora ostenta. Esmerarse, por ejemplo, en puntos como el precio, pues los 4.599 euros que cuesta no son para nada justificables cuando vemos que rivales de la categoría del Super Dink (su precio es de 3.880 euros) cuesta algo más de 700 euros menos…

ANÁLISIS UNO POR UNO

Kymco Super Dink 300i
■ Potencia declarada – 29,5 CV
■ Consumo medio – 4,1 l/100 km
■ Autonomía teórica – 304 km
■ Peso declarado – 188 kg

El Super Dink 300 sigue por el momento los pasos de su hermano menor de 125 c.c., que, en los meses que llevamos de año, ha logrado colocarse número uno del mercado y batir al hasta el momento into¬cable SH 125 de Honda. Nuestro invitado se basa en los mismos principios: ofrecer un GT que combina un equipamiento de primera, con una parte ciclo y motor de gran calidad, a un precio al que muy pocos se pueden resistir.

PRECIO: 3.880 euros

A FAVOR
■ Protección aerodinámica
■ Relación calidad-precio
■ Respuesta motor
■ Equipamiento

EN CONTRA
■ Espacio plataformas
■ Ergonomía asiento

Yamaha Xmax 250i
■ Potencia declarada – 20,4 CV
■ Consumo medio – 3,9 l/100 km
■ Autonomía teórica – 302 km
■ Peso declarado – 180 kg

Por el momento, esta nueva versión del Xmax 250 ha recogido el testigo de su predecesor y conserva para la firma de los diapasones el número uno dentro de su categoría. Algo lógico, ya que estética y ergonómicamente ha experimentado una gran mejora. Técnicamente, aunque se han realizado algunos cambios puntuales, se confía en los mismos componentes que han hecho posible su reinado entre los scooters de 250 y 300 c.c.

PRECIO: 4.599 euros

A FAVOR
■ Comportamiento general
■ Confort suspensiones
■ Estética y acabados
■ Tacto frenada

EN CONTRA
■ Precio elevado
■ Equipamiento

(Artículo publicado en la revista Solo Scooter nº 131. Si quieres la revista u otro número, pídelo a suscripcion@alesport.com)

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos