En busca del desierto
Connect with us
Publicidad

Rutas

En busca del desierto

Publicado

el

Decir que Marruecos es un país de contrastes es tan cierto como poco original. Puedes dormir en Marrakech y quedarte a puertas del desierto. Así lo hice.

Para viajar desde Marrakech a Zagora cruce en Atlas por el impagable puerto de Tizi n`Tichka y la nieve como decorado de fondo. No fue la primera vez ni será la última. Cientos de curvas, asfalto roto, frío en esta época del año y por fin una etapa donde disfrutar conduciendo y de sentir un cosquilleo y mariposas en el estómago, que a buen seguro os resultará familiar a cuantos conozcas esta ruta en dirección al sur, en busca del desierto.

Hice noche en Zagora. Una ciudad de paso, camino del desierto, con poco que explicar más allá de que tiene una calle principal conocida, entre otras cosas, por su rótulo en el que se lee “52 días de marcha en camello hasta la frontera de Tombuktu”. No faltan los guías que tal y como leí antes de partir, tratan de convencerte para que contrates sus servicios sin pena de ser pasto los buitres del desierto.

A la mañana siguiente me lo tome con calma, ya que quería llegar hasta  M´Hamid, desde donde escribo estas líneas, pasando por Taogunite. Pocos kilómetros por delante pero importantes en mi modesta aventura en dirección a Dakar, ya que dejé el asfalto para tener mi primera toma de contacto en una pista. Comprobé que el equipaje podía seguir en su sitio y tuve las primeras sensaciones de conducción en “off road” con la África Twin cargada hasta los topes. No es la primera vez que pruebo esta moto en fuera del asfalto, pero necesitaba hacerlo con mi equipaje (un día de estos lo pesaré…), los neumáticos mixtos de Continental y siguiendo el GPS de Garmin.

Comprobé que el control de tracción se desconecta con facilidad sin tener que parar y recordé que para anular parcialmente el ABS, hay que hacerlo en parado. La verdad es que tuve buenas sensaciones y me complace poder disponer de una moto que sea tan polivalente y que invite a soñar con grandes o pequeñas aventuras, compaginando diferentes escenarios.

Pasé la noche en M´Hamid, un típico Maison D´Hôtes que es como lo llaman por aquí a una casa de húespedes. M´Hamid es un pueblo rodeado de dunas donde desaparece el río Dra, la puerta del desierto. Coincidí con el día de mercado.

Hoy esperaré a la Africa Race con 1.276 km. en el cuerpo, para después de contactar con gente de la carrera y preparar una etapa de 564 kilómetros de los cuales me esperan unos 200 kilómetros de pista hasta Foum-Guit y desde allí cogeré una carretera hasta Assa. O esa es la idea…

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2056

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos