El viejo MotoGP ha muerto… ¡Viva el nuevo MotoGP!
Connect with us
Publicidad

Sin categoría

El viejo MotoGP ha muerto… ¡Viva el nuevo MotoGP!

Publicado

el

El pasado lunes, 15 de junio, DORNA hizo llegar a las fábricas presentes en MotoGP la segunda parte del software que será obligatorio y único en 2016. Esto quiere decir que solamente se disputará un GP más, el de Holanda, con la electrónica libre. Porque el próximo 30 de junio las fábricas deberán congelar la evolución de sus programas de gestión.

A partir de ahora Ducati, Honda y Yamaha se sentarán a la mesa para discutir la aportación de modificaciones a este “software padre”. Es decir, comienza el trabajo de cara a la categoría de MotoGP del futuro.

Una situación aparentemente imposible hasta hace mucho. Los constructores se han mostrado reacios a esta fórmula hasta el punto de, en algunos casos, amenazar con retirarse del campeonato si el formato de la centralita única era impuesta por DORNA, el organizador del Mundial. Sin embargo, al final el diálogo se ha impuesto a las medidas drásticas.

Superadas las cuestiones político deportivas, ahora comienza la fase de las discusiones técnicas. Es de imaginar que sobre la base desarrollada por DORNA las fábricas deberán comenzar a sugerir modificaciones. El fin es alcanzar un software que satisfaga a todos, o mejor dicho, que todas las partes den por válido, que no es lo mismo.

De momento los tiempos previstos se están cumpliendo. A mediados de abril se entregó a las fábricas las partes del programa relativo al motor, es decir, la gestión que sirve para poner el motor en marcha y hacerlo funcionar. Para que nos entendamos, es la parte necesaria para hacer funcionar un motor en un banco de pruebas, por ejemplo.

Esta segunda parte, la que se entregó el pasado lunes día 15, es la que controla/gestiona “el vehículo”: el control de tracción, el launch control , el freno motor, el anticaballito, etc. Con esta segunda entrega el software está completo.

“El “congelamiento” del software que entra en vigor a partir del día 30 se realizará equipo por equipo, y no por parte de cada fabricante”, nos explicó en Montmeló Corrado Cecchinelli, director técnico de DORNA. “Al término del GP de Alemania, la primera carrera después del 30 de junio, retiraremos todos los software y los archivaremos. A partir de ahí sólo son permitidos cambios por motivos de seguridad, que sólo será admitida si ha sido aprobada primeramente dentro de la MSMA –la Asociación de Fabricantes-. Mediante programas de detección de modificaciones, descargando el software utilizado en cada entrenamiento o carrera, nosotros estaremos en condiciones de verificar si ha habido alteración con respecto al que tenemos almacenado. No tenemos cómo detectar de qué manera se ha alterado, sólo que ha existido una modificación”.

“La mesa del nuevo software” estará compuesta por Ducati, Honda y Yamaha, que podrán solicitar modificaciones que realizaremos nosotros, siempre y cuando haya unanimidad. De la misma forma, ellos pueden vetar una propuesta nuestra, siempre y cuando también el veto sea unánime”.

Se da por hecho que las prestaciones de la centralita única que se implantará en 2016 será inferior a lo mejor que utilizan ahora las fábricas. La razón es bastante evidente: un programa que ha de funcionar en motos con diferentes características nunca podrá ser tan depurado como uno específico. Después está, claro también, el hecho de que cada fábrica no va a poner sobre la mesa toda su tecnología.

Con la introducción de la centralita única el organizador del campeonato busca básicamente dos cosas: por un lado disminuir los costes y por el otro reducir las diferencias técnicas entre las motos de la parrilla. Con ello sobre el papel se abrirá la puerta a MotoGP a nuevos constructores que hasta este momento han sido escépticos de sumarse a  esta categoría ante el disparatado coste que implica el desarrollo sin freno de la electrónica.

Un ejemplo es KTM, que oficialmente ha comunicado a DORNA su intención de volver a MotoGP en 2017. Un compromiso que ha hecho que la marca austriaca haya recibido la primera versión de la centralita obligatoria la mismo tiempo que Aprilia, Ducati, Honda, Suzuki y Yamaha.

Lo dicho, mientras los pilotos se juegan en la pista quién será el campeón del mundo de 2015, en los despachos se están escribiendo las primeras de un nuevo MotoGP.

Publicidad
Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad

SOLO MOTO MAGAZINE Nº 2058

Descubre nuestras ofertas de suscripción en papel o en versión digital.

Publicidad

Solo Auto

La mejor información del mundo del automóvil la encontrarás en Solo Auto.

Los + leídos