PUBLICIDAD

El susto de Crutchlow a 330 km/h

Cal Crutchlow respiraba tranquilo tras finalizar los primeros libres de Qatar, después de descubrir que el causante de su tremendo susto fue la pérdida de un tapón del depósito de su Honda LCR y que mojaba de aceite su rueda trasera.

“¡Me di cuenta de que había un problema cuando casi salgo por orejas en la curva uno, a 330 km/h! Y siendo honesto, durante el resto de la noche piloté como una mierda, porque no sabía qué había sucedido. Si te caes y sabes por qué, entonces dices ‘ok, ya sé por qué, ahora puedo ir más rápido’, pero cuando no controlas qué pasa, te cagas”.

«Estaba pilotando fatal, aunque al final me salió bastante bien, porque el tiempo por vuelta no fue tan malo y llevaba una moto que nunca había probado antes. Sólo iba a hacer dos vueltas y retirarme, y al final hice toda la sesión».

Y como Crutchlow es Crutchlow, al final hizo una de las suyas. Tras caerse en una de las sesiones, acabó ‘robando’ un scooter a un fotógrafo para volver a su box.

¡El maldito cacharro no arrancaba!, confesaba un divertido Cal. «Me preguntaba por qué demonios no se ponía en marcha, aunque la llave estuviese en ‘On’. ¡Al final opté por ponerla en marcha a patada!, pero mi bota estaba cubierta de aceite también, así que resbalaba… Luego, sin embargo, ¡fue la mejor vuelta en moto de toda la noche!«.

Deja un comentario