PUBLICIDAD

El RACC aboga por el airbag lateral en las motos para reducir la siniestralidad

El estudio PIONEERS presentado en la sede del RACC concluye que, si se implementan las iniciativas desarrolladas en el marco del mismo (como el airbag lateral en las motos), en ciertas condiciones, se podrían reducir hasta un 19% las víctimas en accidentes de moto.

En la sede del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC) en Barcelona se han presentado las conclusiones del estudio PIONEERS (Protective Innovations Of New Equipment for Enhanced Rider) sobre cómo mejorar la seguridad de los motoristas, con la intervención del presidente del RACC, Josep Mateu; el director general de Tráfico, Pere Navarro, y el director del Servei Català de Trànsit, Ramon Lamiel.

Financiado por la Unión Europea en el marco del proyecto ‘Horizon 2020‘ y con la participación de 16 empresas o entidades (entre las que se encuentra el mayor automóvil club de España y una de las organizaciones de referencia en el ámbito de la movilidad a nivel internacional), el proyecto apuesta, por un lado, por la creación de nuevas protecciones para conductores de motos y, por el otro, actualizar los protocolos de homologación de elementos como el casco para que «evolucionen de acuerdo a lo que las lesiones reales muestran«.

Es decir, para conseguir reducir la mortalidad de los motoristas, PIONEERS plantea la necesidad de mejorar la seguridad de los usuarios considerando tanto a los equipos de protección personal como a los accesorios que se integran en el vehículo.

Los dispositivos de seguridad pasiva

Entre las nuevas protecciones recomendadas por PIONEERS encontramos los siguientes elementos:

– Un casco que protege en los puntos más frecuentes de impacto (en base a un estudio de 1.400 accidentes).

– Una chaqueta con airbag de un tejido más resistente a las actuales para evitar heridas durante una caída. PIONEERS concluye que el uso de este sistema de protección, en accidentes que tienen impacto al tórax, podría llegar a reducir hasta un 8% las víctimas, hasta un 12% el número de lesiones serias y hasta un 4% las leves. Además, si se consigue que un 25% de los motoristas utilicen este dispositivo, se calcula que se podrían salvar unas 110 vidas durante un periodo de cinco años en toda Europa.

– Un protector pélvico pensado para motos de carretera que tienen el depósito de gasolina entre las piernas del conductor.

– Unas botas que aseguran protección en todos los sentidos de rotación del tobillo.

– Un protector de piernas para scooters (integrado en la carrocería del vehículo), similar al que se usa para el frío pero con foam (espuma) para amortiguar golpes. PIONEERS asevera que este sistema es eficiente en dos escenarios diferentes en función de la velocidad a la cual circule la motocicleta: uno para velocidades de impacto bajas (hasta 15km/h) y otro para velocidades de impacto medianas (entre 15km/h y 30km/h). Ese sistema de protección, que aún se ha de seguir desarrollando y probando, podría llegar a reducir hasta un 78% de las lesiones serias en aquellos accidentes en que se provoca daño a la parte inferior de las piernas.

– Un airbag para los laterales de la moto pensado para accidentes a velocidades no muy altas.

Sí al sistema automático de frenado

Precisamente por este último elemento de seguridad, el airbag lateral en las motos, es uno por los que más aboga el RACC para reducir la siniestralidad. Asimismo, la entidad catalana también apuesta decididamente por la implantación de un sistema automático de frenado. No evita el accidente, pero permite reducir la velocidad a la cual circula el vehículo; hecho que sí que contribuye a limitar la gravedad de los accidentes. No en vano, es capaz de reducir la velocidad hasta en 15 km/h. Sólo el uso de este freno podría reducir según el RACC en un 24% los accidentes mortales, un 17% las lesiones graves y en un 19% las leves. Así, si este dispositivo estuviese instalado en el 15% de las motos, se calcula que se podrían salvar unas 250 vidas durante un periodo de cinco años en toda Europa.

Pere Navarro, director de la DGT, ha reconocido durante el acto que existe un problema de seguridad con las motos. “Las motos representan el 27% de los fallecidos por accidente de tráfico. Todos los otros modos de desplazamiento van modulando, van bajando, y vamos pudiendo dominar. La moto es el único que desde 2014 cada año registra más fallecidos que el anterior”.

El estudio propone, por cierto, que se rebaje el precio de la equipación de los motoristas.

Las nuevas tecnologías: la clave

Los resultados generales del proyecto PIONEERS han demostrado que no solo se podrían reducir las víctimas de accidentes de motocicleta, sino que la implementación de estas medidas podría suponer una seguridad mayor a las carreteras. Y es que, tal como recuerda Ramón Lamiel, director del Servei Català de Trànsit: «Todos somos motoristas en algún momento, o peatones, o conductores, al final estas medidas no son solo para motoristas, porque usuarios vulnerables lo somos todos«.

El RACC, como miembro del proyecto, pide a las administraciones que apuesten por las nuevas tecnologías (como el airbag lateral en las motos) como una herramienta clave para la prevención de la mortalidad de los motoristas.

En este sentido, los resultados generados en el proyecto PIONEERS indican que no solo se reducirían las víctimas y los heridos entre los motoristas, sino que esto también repercutiría en un ahorro de hasta 140 millones de euros en cinco años para las administraciones europeas, si se consigue un buen equilibrio entre concienciación y promoción de estos dispositivos.

Deja un comentario