PUBLICIDAD

El karma siempre actúa contra los ladrones de motos

Tarde o temprano los ladrones de motos siempre acaban recibiendo su merecido. En el caso del vídeo de hoy el castigo le llegó bien rápido a este energúmeno que, afortunadamente, no pudo lograr su objetivo.

Ya de buen inicio sus maneras recuerdan más a una película de comedia que a un acto delictivo. Entra sigilosamente por la puerta y, cuando ve que nadie está mirando, coge la moto estacionada en el recinto y se la lleva. Pero cuando ya parece que conseguirá robar definitivamente el vehículo, de golpe se le queda enganchado en la valla. Entre los nervios y su poca habilidad, cada vez hace más y más ruido hasta que alerta al propietario, que poco después sale con una pala en la mano.

El ladrón finalmente se da por vencido y sale por patas. Esperemos que la experiencia le haga reflexionar y nunca más trate de robar ningún vehículo. Esta vez salió bien. 

Deja un comentario