PUBLICIDAD

El «burnout» de la vergüenza

Realizar este tipo de maniobras de por sí no es ni legal, ni fácil. Sin embargo, realizarlo sin casco, en plena calle y con un acompañante en el asiento trasero es más complicado. 

Pero esto no debió parecerle un problema al conductor de esta CBR 1000 RR, que sin dudarlo intenta quemar la rueda de su moto cuando la chica sube a ella. 

Con todo el peso cargado en la parte trasera, el neumático no desliza hasta que, cuando lo hace, caen los dos de la moto. 

Bastante vergüenza tuvo que pasar el chico delante de toda esa gente cuando le ayudan a levantarse. Y es que querer pasarse de listo no siempre termina como uno espera. 

Deja un comentario