Connect with us
Publicidad

Noticias de motos

El ataque de los clones

Publicado

el

Que las motos más populares han tenido siempre modelos de otras marcas ‘inspirados’, o en algún caso, directamente copiados de ellas, es algo que no vamos a descubrir ahora. Si bien en algún caso las semblanzas son sutiles, en otros son realmente descaradas, y no siempre provienen de China, el país de las réplicas por excelencia. Hay algunos clones que provienen de Europa o del propio Japón, aunque en estos casos normalmente hablamos de hace casi dos décadas. Curiosamente, en estos últimos los ‘clonadores’ han terminado siendo clonados.

La familia Monster

Nacida en 1992 de la imaginación de Miguel Angel Galluzzi, la Ducati Montser ha sido el modelo más longevo y con mayor número de ventas de la marca de Borgo Panigale. Si la primera versión era de 900 c.c., con los años la familia creció por arriba y por abajo… e incluso desde fuera de Ducati. La Honda VTR 250 no puede negar una clara inspiración Monster en su diseño, empezando por su motor V2, siguiendo por el chasis multitubular, el color rojo, etc., eso sí, con los elevados estándares de calidad y finura de funcionamiento, habituales de Honda.

Aunque se desmarcaba un poco más de la Monster que la VTR, la Suzuki SV650 no puede negar que le guiñaba un ojo a la moto italiana: motor V2, chasis semi-multitubular, etc.

Lo que son las cosas: al cabo de un tiempo a la SV650 le salió una prima coreana: la Hyosung GT 650 Comet.

 

 

Honda CBR600: La reina de las deportivas medias

Si la Monster ha sido el icono de Ducati, sin duda la Honda CBR600 ha significado lo mismo para Honda. Esta excelente deportiva fue la moto más vendida en muchos países y e espejo en el que se miraron muchos.

Algunos incluso fabricaron su mismo reflejo… como Triumph y su TT600 de cuatro cilindros, que copió a la CBR de 1999 con tal exactitud que incluso reprodujo el mismo esquema de colores, negro y amarillo. Por suerte, en breve se sustituyó este modelo por la excelente Daytona 675 con motor tricilíndrico, personalidad propia y elevado rendimiento.

 

No solo la CBR600 de 1999 tuvo su clon: la versión de 2006 encontró en la china Zongshen 250 a una hermana pequeña no reconocida…

 

 

 

Y más deportivas clonadas…

La Yamaha R6R es una de las supersport o deportivas de gama media más bonitas y radicales que se han fabricado, y claro, desde China llegaron las pertinentes réplicas. En un Salón de la Moto celebrado en Shanghai vimos una copia exacta de la R6R, que incluso se llamaba igual…

Ligeramente más disimulada, esta pequeña y divertida Yayama R6 (sí, Yayama) es un clon a escala.

 

La bellísima Ducati 916 fue toda una revolución desde su aparición en 1994, con su estética rompedora en aquella época, acompañada además de numerosos éxitos deportivos, especialmente en SBK. 

En 1997, tanto Honda como Suzuki quisieron explorar el segmento de las grandes bicilíndricas deportivas y aunque hay que decir, en su favor, que les dieron su personal toque en el diseño no pueden negar que la Ducati fue fuente de inspiración, tanto para la Suzuki TL1000S como para la Honda VTR1000F.

 

 

 

Ni las grandes ruteras se libran

Una de las mejores viajeras de todos los tiempos ha sido la BMW R1200RT. Cómoda, ágil, y bien equipada, la versión de 2004 fue durante años la más apreciada por los ruteros, y la más vendida en muchos países.

De tal manera que cuando Triumph presentó su tricilíndrica Trophy, digamos que se inspiró en ella. La estética, instrumentación, maletas, etc. Se parecían demasiado a la RT como para ser fruto de la casualidad.

Aunque la Trophy no ha sido la única viajera que se ha fijado en la RT. Desde China, -cómo no- llega esta CF Moto 650 TK-G. Encuentra las 7 diferencias…

La Honda Paneuropean 1300 también ha tenido su réplica de CF Moto, la 650 TK.

 

 

 

El rey de los scooters

El Honda Scoopy 125 ha sido el scooter más vendido en España durante muchos y muchos años, así que no es de extrañar que otros fabricantes hayan querido tener ‘su’ Scoopy para intentar arañarle ventas.

 

Un claro ejemplo de ‘Scoopy 2’ fue el CSR Ona 125, una marca española de fabricación china. Dado el evidente parecido, Honda obligó a CSR a remodelar su Ona.

También se inspiraron en el superventas de Honda, Kymco, con su People, pero especialmente Suzuki y su Sixteen, por poner solo dos ejemplos más.

La marca china Linhai fue una verdadera especialista en clones de scooters. Cuesta ver la diferencia entre su Monarch y el Yamaha Majesty 250, y no fue el único caso de clon de la marca china.

En este caso, cuesta ver cuál es cuál.

Haz clic aquí para comentar

Publica un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad
Publicidad

Newsletter

Publicidad ¡Suscríbete a Solo Moto y llévate esta súper oferta!
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Facebook

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Solo Moto Nº: 2.043

Suscríbete y recíbela en casa por sólo 1,87€ al més o suscríbete para verla en formato digital.

Los + leídos