PUBLICIDAD

El AMA Superbike de los 80 y el mundial de 500cc, ¡que vienen los americanos!

El mundial de 500cc sufrió un golpe de teatro con la llegada de una nueva generación de pilotos americanos que venía del AMA Superbike de los 80, el comienzo de una nueva era.

Europa hasta los años 70 se creía todopoderosa en la categoría reina del mundial de velocidad, los 500cc. Sus pilotos lograban los títulos uno tras otro en una hegemonía que parecía no tener fin. Phil Read, Giacomo Agostini y Barry Sheene dominaron la escena hasta 1978, momento en el que llegó el “relevo”.

De hecho, el mundial de velocidad en los 70 era tan europeo que hasta sus carreras se celebraban solamente en suelo europeo, con la excepción de una anecdótica carrera en Venezuela en 1977.

No por nada el sobrenombre del mundial de velocidad en los 70 era el Continental Circus, ya que la gran mayoría de los pilotos eran europeos y todas las carreras se celebraban en Europa.

Pero en este mismo año, 1977, comenzaron a llegar pilotos de los Estados Unidos, Australia, Sudáfrica o Nueva Zelanda, pilotos que ya comenzaron a marca territorio y a ponerles las cosas difíciles a los europeos.

Así, en 1977 Sheene luchó por el título con los americanos Pat Hennen y Steve Baker, y la parrilla de 500cc se nutrió de pilotos extra europeos como Jon Ekerold, Graeme Crosby o Johnny Cecotto, pero aún no lograron doblegar el poderío del Viejo Continente.

El Mundial de Velocidad de 500cc en los 70 estaba dominado por los europeos, hasta la llegada de Roberts

Pero en 1978 todo comenzó a cambiar… Llegaban los “extraterrestres”… La amenaza americana llegó en forma de un piloto con cara de póker, Kenny Roberts. Hijo de la escuela americana de pilotaje, puso el mundial patas arriba.

A lomos de una poderosa Yamaha YZR500 pintada con los colores amarillo y negro de Yamaha America, “el marciano” doblegó al vigente campeón Barry Sheene, en una enconada lucha, eso sí.

Roberts se convirtió en el primero de una nueva generación de pilotos americanos que comenzaron a dominar el mundial de velocidad de 500cc, logrando el título en 1978, 1979 y 1980. La invasión había comenzado.

Mientras tanto, en el otro lado del charco se preparaba una nueva generación de pilotos americanos que marcaría a fuego la década de los 80 del mundial de velocidad de la categoría reina.

En su casa los yanquis peleaban codo a codo por el Number 1, con sus carreras de Flat Track y Dirt Track sobre tierra, y el campeonato AMA sobre asfalto, practicando el arte del derrapaje, el arma secreta que derrotaría a los europeos en su propio feudo.

Los americanos eran los reyes del arte del derrapaje, y esta fue su arma secreta para dominar en Europa

Allí se preparaban los Freddie Spencer, Eddie Lawson y Randy Mamola, que serían el azote definitivo a la hegemonía europea en el Mundial de Velocidad de 500cc. En la recámara estaban Kevin Schwantz y Wayne Rainey que llegarían algo más tarde…

Las carreras del AMA Superbike National Championship Series en los USA, con estos pilotos a lomos de unas enormes naked niponas tetracilíndricas de un litro de cilindrada y 150 CV, no eran aptas para cardíacos. ¡Allí había más espectáculo que en el mundial de 500cc!

En el AMA Superbike de los 80 se corría con motos de serie modificadas, con más potencia en sus motores y cambios en suspensiones y frenos, pero fieles al resto de componentes.
Los toques, las derrapadas y los adelantamientos a cuchillo se convirtieron en legendarios, y anunciaban que un nuevo estilo de pilotaje estaba a punto de dominar los circuitos del Continental Circus.

AMA SUPERBIKE EN LOS 80 Eddie Lawson derrapando
Impresionante derrapada de Lawson sobre su Kawasaki KZ1000R.

Lawson sobre una Kawasaki KZ1000R -preparada por Rob Muzzy- y Spencer sobre una Honda CB900F luchaban por cada palmo de terreno. Simplemente espectacular.

“Steady” Eddie Lawson logró el campeonato americano de superbikes sobre su Kawasaki en 1981 y 1982, mientras que el de 1983 fue para Wayne Rainey -ya en la nueva categoría de superbikes de 750 c.c. en lugar de 1.000 c.c.-, otro americano ilustre que brillaría a principios de los 90.

Spencer a bordo de la Honda CB900F en 1982
Spencer luchó contra Lawson sobre su Honda CB900F en 1982.

En los 80 el dominio americano fue avasallador, logrando siete títulos

“Fast” Freddie Spencer no logró este título porque Honda lo fichó para desarrollar en 1980 su exótica NR500 de pistones ovales, aunque participó en alguna otra carrera con la nueva Honda Interceptor V4, la VF750F europea, ganando las 200 millas de Daytona en 1985.

Freddie Spencer en 1985 a bordo de la Honda VF750F
Freddie Spencer ganó las 200 Millas de Daytona en 1985 a bordo de la Honda VF750F.

Otro americano de renombre llegaría al Mundial de 500cc tras Roberts, Randy Mamola, que sobre su Suzuki RG500 y, más tarde, a lomos de una Honda NS500 y de la Cagiva C589, se convirtió en el rey de las derrapadas y el eterno subcampeón (1980, 81, 84 y 87).

Roberts, con un título (en los 80), Spencer, con dos títulos, y Lawson con cuatro, fueron los abanderados del dominio americano en los 500cc de los 80, trayendo a Europa el arte del derrapaje controlado, aprendido a lomos de unas poderosas naked niponas en los circuitos americanos.

Deja un comentario